Los vecinos y visitantes de la llamada plaza roja que se localiza en la avenida Tome Cano estrenaron ayer el sistema de estacionamiento puesto en marcha por el área de Movilidad y el Distrito Salud-La Salle. Además de dar fluidez a la zona, se han instalado plazas PMR y un lugar de carga eléctrica.

El concejal del distrito Salud-La Salle, el popular Carlos Tarife, se propuso hacer suya la demanda de los vecinos de la calle Tome Cano, en el entorno del estadio Heliodoro Rodríguez López, que le solicitaron lo que consideran una demanda histórica: poner fin a los aparcamientos en doble fila a la altura de la llamada plaza roja de este enclave.

Los residentes habían comunicado al responsable del distrito la necesidad de dar fluidez y seguridad al tráfico en la zona. Aunque cerca se localizan aparcamientos subterráneos rotatorios, tras el correspondiente abono por el tiempo disfrutado, los vecinos comunicaron su malestar lo que se había convertido en una costumbre: los usuarios dejaban en doble fila sus vehículos con el pretexto de acercarse a realizar sus trámites en las oficinas próximas de la zona. Es esta manera ocupaban uno de los dos carriles de la vía que se dirige desde el cerca del estadio Rodríguez López hasta la confluencia con el monumento a Los Sabandeños.

El concejal popular, responsable de Urbanismo y también del distrito Salud-La Salle, informó de la situación y la necesidad de la búsqueda de la solución al área de Movilidad que dirige Evelyn Alonso, que se encargó de buscar una solución técnica.

La propuesta, acogida y desarrollada desde el distrito Salud-La Salle, pasa por la supresión de aparcar el línea o paralelo a la plaza roja y en su lugar se han habilitado estacionamientos en aguja o también denominados en horizontal. De esta forma, «hemos conseguido aumentar el número de plaza para los vehículos y erradicar la posibilidad de aparcar en doble fila», explica el responsable del distrito Salud-La Salle.

En total, ahora existen 35 plazas para vehículos, doce más de las que estaban en servicio hasta que el pasado martes comenzaron los trabajos desarrollados conforme a las indicaciones del área de Movilidad.

Además, también se ha habilitado un punto de recarga eléctrica y al inicio de la zona de estacionamientos en aguja se han reservado plazas para personas con movilidad reducida. El responsable del distrito con mayor población de la capital tinerfeña visitó ayer los trabajos que se desarrollan en la calle Tomé Cano en compañía de su compañera de equipo de gobierno municipal, Evelyn Alonso.

Ambos mostraron su satisfacción por dar respuesta a una vieja aspiración de los vecinos de Tomé Cano, una zona que registra a diario y alto nivel de ocupación de vehículo dada la proximidad tanto al ambulatorio de Tomé Cano, considerado un centro sanitario de referencia por tener consultas especializadas, así como por ser una vía de entrada y salida a la ciudad, tanto por Tres de Mayo como por su cercanía a las Ramblas.

El concejal de Salud-La Salle mostró su satisfacción por las facilidades encontradas por el área de Movilidad, que hizo suyo el proyecto y ha permitido que en dos días se haya hecho realidad. El edil popular Carlos Tarife destacó que los trabajos han supuesto al distrito una inversión de 2.360,40 euros y permiten dar mayor fluidez en el tráfico en la zona. «Además, se erradica esa situación de desorden que reinaba en la zona», precisa Evelyn Alonso, para referirse a los vehículos que provocaban la doble fila.

Según se procedía al secado de la señalización horizontal y se retiraban los conos que impedían aparcar, los conductores ya procedían a estrenar esta nueva forma de organizar los estacionamientos. «Una pequeña inversión que permite arreglar un problema de años»., dice Tarife.