31 de mayo de 2020
31.05.2020

50 aniversario del fallecimiento de Miguel Brito, introductor del cinematógrafo en Canarias

31.05.2020 | 06:45
Miguel Brito.

Miguel Brito Rodríguez, nacido en Santa Cruz de La Palma el 25 de septiembre de 1876, persona polifacética –escritor, poeta, actor, fotógrafo, cineasta, aventurero y bohemio–, le compró a un turista alemán su equipo fotográfico en 1898 y abrió un estudio, laboratorio y sala de retratos en la capital palmera, denominado Fotógrafos y Dibujantes.

Al año siguiente, conocedor de que en Nueva York existían salas en las que introduciendo una moneda en una máquina, llamada kinetoscopio, se reproducían imágenes en movimiento, se embarcó en el vapor Alfonso XII con rumbo a aquellas tierras. En la escala que el barco hizo en Cuba, mientras visitaba la Lonja de Comercio de La Habana, tuvo la suerte de encontrar en la tienda de Coromina & Co el aparato que andaba buscando, por lo que se quedó allí perfeccionando su manejo hasta que llegó el barco correo que le trajo de nuevo a Tenerife.

El kinetoscopio –inventado por Edison– era una caja de madera vertical, con una serie de bobinas sobre las que corrían 14 metros de película que pasaban por debajo de un cristal ampliador, colocado en la parte superior de la caja. Entre la lámpara y la película había un obturador de disco rotatorio, perforado con una estrecha ranura, que iluminaba cada fotograma tan brevemente que congelaba el movimiento de la película, proporcionando unas 40 imágenes por segundo. También se trajo cilindros de fonógrafo, otro invento de Edison, que reproducía el sonido.

Miguel Brito llevaría a cabo la presentación de este prodigioso invento el 26 de abril de 1897, en el salón de variedades del Círculo Mercantil de Santa Cruz de Tenerife. Para producir electricidad tuvo que utilizar la dinamo de un motor de una carpintería. El público que acudió en gran número a las nueve sesiones celebradas pudo presenciar escenas de Escuela de Equitación, La Danza Serpentina, el Espectáculo Circense de la Bella Geraldine€

Al año siguiente, Miguel Brito llevaría a cabo la presentación de otra novedad, el cinematógrafo que los hermanos Lumière acababan de inventar en Francia, pues el domingo 13 de febrero de 1898, en el salón de variedades del Círculo Mercantil de Santa Cruz de Tenerife, llevaría a cabo la primera proyección cinematográfica que se realizó en el Archipiélago Canario.

El cinematógrafo Lumière utilizaba una película perforada de 35 milímetros de ancho, una a cada lado de cada fotograma. Por el lado que funcionaba como proyector, el cinematógrafo contaba con un sistema de accionamiento con garfios que inmovilizaba brevemente cada imagen delante de la ventanilla de proyección, haciendo que la película avanzara intermitentemente.

Cada noche proyectaba tres sesiones, animando los intermedios con un cuarteto musical. El precio era bastante elevado para la época pues a los mayores les costaba 1,50 pesetas, y los niños pagaban 50 céntimos.

La proyección que más agradó al público fue Los siete pasos de la Pasión de Jesús, logrando de esta manera que los moralistas radicales dejaran de atacar su espectáculo, pues lo consideraban inmoral, al estar mujeres y hombres juntos en un mismo local, y a oscuras. En la película titulada La llegada del tren, las imágenes impactaron tanto a los espectadores que abandonaron el local, asustados. También proyectó Noche Toledana, El cazador€

Ante el éxito obtenido, el Ayuntamiento le permitió utilizar el Teatro Municipal –Guimerá- para que llevara a cabo sus funciones desde el 19 al 24 de marzo de 1898, aunque tendría que encargarse de instalar la luz eléctrica en el hall del Teatro, pues hacía pocos meses que este nuevo invento había llegado a la ciudad. Para responder de los posibles desperfectos que se pudieran ocasionar, tuvo que depositar una fianza de 200 pesetas.

También Brito llevaría el cinematógrafo Lumière a Santa Cruz de La Palma, su ciudad natal, destinando a la Cruz Roja lo recaudado en la primera proyección, celebrada el 14 de abril de 1898.

Miguel Brito sería nombrado fotógrafo de la Casa Real por la reina regente María Cristina, para cubrir la visita que el rey Alfonso XIII realizaría por el Archipiélago canario en abril de 1906. Con las placas de cristal obtenidas formó un magnifico álbum. También en el Archivo General de La Palma se conservan 21.384 instantáneas obtenidas a lo largo de su carrera.

En 1906, se incorporó a trabajar como proyeccionista del Parque Recreativo, el recién estrenado Teatro-Cine al aire libre –en 1912 pasaría a ser cubierto–, y que estaba situado frente a la Plaza del Patriotismo, con entrada por la calle Suárez Guerra, propiedad de don Ramón Baudet Grandy. Por tanto, Brito tiene el privilegio de haber sido la persona que proyectó la primera película muda (1906) y la primera película sonora (1927) en las Islas Canarias.

En Santa Cruz, donde fue vecino del barrio Duggi, se le conocía como don Miguel, el del Cine, puesto que solía alternar su trabajo de proyeccionista en las cabinas del Parque Recreativo, Cine La Paz, y Teatro Baudet, todos pertenecientes a la empresa del Sr. Baudet.
Miguel Brito se casó a la edad de 65 años, con Blanca Rosa Padilla Cabrera, una cubana de 31 años, trasladándose a vivir a la isla de La Palma, residiendo en casa de su hermana Rosario, que aún mantenía abierto el estudio de fotografía.

Falleció el 24 de mayo de 1972, a los 96 años de edad, siendo enterrado en el cementerio de Santa Lastenia.

El 18 de octubre de 2002, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, a solicitud de la iniciativa popular, tomó el acuerdo de poner su nombre a la calle que comunica las avenidas Reyes Católicos y Madrid, por la que se accede al parque La Granja.

(*) Cronista Oficial de la Ciudad

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España