14 de enero de 2020
14.01.2020

Dolores Rosales evita su desahucio

El juez ha desestimado la demanda de desalojo contra la vecina de 91 años que reside en una vivienda histórica en la calle Candelaria de Santa Cruz de Tenerife

14.01.2020 | 09:34
Dolores Rosales tras salir del juicio el pasado 17 de diciembre.
Dolores Rosales, la mujer para la que Satyani solicita el desahucio en Santa Cruz de Tenerife
Juicio para el desahucio de Dolores Rosales, vecina de Santa Cruz de Tenerife de 91 años

El juez ha desestimado la demanda de desahucio contra María Dolores Rosales, la vecina de Santa Cruz de 91 años que reside en una vivienda histórica en la calle Candelaria de Santa Cruz de Tenerife. Así se ha dado a conocer este martes 14 de noviembre, así como que la autoridad judicial ha determinado que esta vecina no tendrá que abonar las cantidades que la sociedad mercantil Satyani de Inversiones le reclama.

Rosales reside en la calle Candelaria desde que tiene ocho años, pero el pasado 11 de noviembre casi tuvo que abandonar la que siempre ha sido su casa tras la demanda realizada por Satyani de Inversiones.

El alquiler que abonaba Dolores fue durante décadas de renta antigua. Pero la vivienda fue adquirida por un grupo inversor tinerfeño que no solo le pidió actualizar la renta, sino que además le instaba a abonar unos 11.000 euros en concepto de la tasa de Basura, de IBI (Impuesto de Bienes Inmueble) y de renta, lo que no constaba en ningún contrato debido a su antigüedad.

Los actuales propietarios de la casa informaron entonces de que Dolores no había abonado el alquiler durante 20 años ni tampoco cuando se le actualizó el alquiler y los gastos correspondientes a la vivienda. También indicaron que en la actualidad el estado en el que se encuentra la casa supone un riesgo para la inquilina.

El pasado 17 de diciembre tuvo lugar el juicio por el desahucio de la mujer. Ella nunca había entrado en un juzgado y no paró de llorar. Hoy Dolores puede volver a respirar tranquila y a seguir habitando el inmueble con tranquilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook