Opinión

José María de Loma

Queremos más Pretty Woman

Los guionistas de Hollywood han puesto fin a la huelga, huelga a la que se había unido el Sindicato de Actores. Iniciaron la protesta el 2 de mayo, ¡se formó el dos de mayo! , y el paro ha durado 145 días. 145 días sin argumentos, sin textos ni diálogos, 145 días para ponerse al día de cine clásico. Los guionistas han conseguido su objetivo: más dinero. También para fabricar sueños hace falta parné. Los que son capaces de escribir la historia de un hombre y una mujer que se aman no quieren vivir a diario la misma historia: no llegar a fin de mes. Para escribir una obra maestra conviene a veces tener el impulso del hambre y la necesidad, ahí está la historia de la bohemia, pero no es menos cierto que barrigas llenas también han dado al séptimo, y al sexto y al quinto arte, obras dignas de aprecio. Y de taquilla.

El guionista es capaz de crear una personalidad pero se le tenía por un personaje de segunda. Fabrican protagonistas pero en la industria son actores de reparto. Al cine lo ahogan las series, el streaming, los nuevos usos sociales pero también cierta falta de talento. Y la codicia de los productores. Pero de la misma forma que el cine no mató al teatro ni el vídeo se cepilló a la estrella de la radio, como decía la mítica canción, al cine no lo va a matar nadie por mucho que esté por ver que la savia nueva de los guionistas lo reanime. Dicen los teóricos que hay en realidad solo cuatro o cinco argumentos universales y que todo lo demás son variaciones sobre el mismo tema, pero qué variaciones, vive Dios. Ahí es nada contar Cenicienta pariendo Pretty Woman. O narrar la guerra de Troya. Pero con Brad Pitt. Ya hoy habrá guionistas afilando el lápiz, cazando conversaciones, perfilando diálogos. Alguno de ellos escribirá un Lo que el viento se llevó y otros venderán bodrios, pero la industria americana ya tiene quien le escriba. Aguardamos en las salas una historia épica de unos guionistas levantando barricadas y ganándole el pulso a torvos explotadores. Apta para palomiteros.