Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

sol y sombra

La corrupción

Cuando casi todo arde por los cuatro costados, en el PSOE se ha declarado un nuevo incendio fruto del fuego sin extinguir de los ERE, el mayor caso de corrupción investigado en España y con un fraude que supera los 680 millones. El Tribunal Supremo acaba de confirmar la condena de seis años del expresidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que tendrá que ingresar en prisión. Los socialistas mantienen la vieja cantinela de que como no se han enriquecido personalmente ni Griñán ni Chaves, también condenado, pueden considerarse corruptos, y persisten en exigirle exclusivamente al Partido Popular una rendición de cuentas tras otra por parte de Esperanza Aguirre.

Reducir el ámbito de la corrupción al lucro personal, además de una simpleza, es un error cuando esta se manifiesta políticamente en el conjunto sin necesidad de que exista dinero de por medio. Puede estar en la claudicación frente al nacionalismo, en la degradación continua de las instituciones, en la perversión de las leyes, en la discriminación en los indultos por razones sectarias y en tantas relaciones putrefactas de poder. Y, por supuesto, existe corrupción en los principales responsables políticos del saqueo tolerado durante años de los recursos públicos de la Junta andaluza para tejer una red clientelar pagando prejubilizaciones de forma ilegal durante diez años o dando ayudas a empresas cuidándose de esquivar la ley de subvenciones.

En términos de latrocinio poco importa que el dinero público destinado a otros fines pase a engrosar el botín de un partido o beneficie a dos de sus dirigentes condenados que permitieron sistemáticamente el robo al erario.

Hay muchas formas de corromperse, no solo una poniendo el cazo para lucrarse personalmente. La corrupción no es lo mismo que el Principio de Arquímedes, que es único, y no varios como llegó a pensar el renacido Patxi López cuando se estrenó como lendakari, le preguntaron si lo conocía y respondió: «Depende de cuál de ellos».

Compartir el artículo

stats