Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

Retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

Maravillas y trampantojos

Veremos maravillas y trampantojos indescriptibles alrededor de del proyecto urbanístico y hotelero Cuna del Alma, en las inmediaciones del puertito de Adeje. Ayer martes, sorpresiva y sorprendentemente, la Dirección del Territorio y Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife ha dictado una resolución por la que mantiene la suspensión cautelar de una parte de las obras, porque «en ese espacio se ha producido la destrucción parcial de restos arqueológicos», lo que constituye una infracción administrativa calificada como «muy grave». Caramba. ¿Cuándo se produjo la destrucción de los restos y en qué ha consistido exactamente? Este nuevo informe, ¿es fruto de una denuncia o se ha producido de oficio? ¿No había afirmado el presidente del Cabildo, Pedro Martín, que todos los informes sobre el proyecto eran favorables?

Una vez conocido el papel de la Dirección Insular del Territorio y Patrimonio Histórico –una demostración de que el cumplimiento de la joven ley de Patrimonio representa una auténtica garantía conservacionista– ha cundido la desconfianza entre las organizaciones ecologistas, medioambientalistas, políticas y vecinales que se han posicionado contra el proyecto Cuna del Alma. La idea más extendida es que el Cabildo de Tenerife –y en general todos los poderes públicos– intentará por todos los medios orquestar un paripé para evitar que el PSOE sea castigado electoralmente – a nivel local e insular – por autorizar un urbanización de lujo impulsada por inversores extranjeros y que ocupará una zona privilegiada y vinculada a los usos sociales y a la memoria colectiva de miles de tinerfeños. Para evitar tanto un fortalecimiento al desarrollo de la urbanización como un desgaste electoral más que probable el ayuntamiento de Adeje y el Cabildo tinerfeño retrasarán todo lo posible el comienzo efectivo de las obras o, en el peor de los casos, se emprenderán los trabajos menos agresivos espacial o paisajísticamente. Informitos negativos, apertura de algún procedimiento de infracción, supuestos nuevos compromisos de los inversores en materia ambiental, mayor número de contrataciones. Queda a la credulidad de cada cual presentes y futuras modificaciones, nuevas promesas o improvisaciones en el calendario. Solo una observación al respecto: los grandes proyectos de inversión en urbanizaciones de lujo que pretenden levantarse en las proximidades de parajes con protección ecológica, paisajística y/o arqueológica suelen contratar a biólogos, ecólogos y/o arqueólogos. No ha trascendido que los responsables de Cuna del Alma lo hayan hecho.

Más allá de las maniobras de distracción del Cabildo Insular, más allá incluso de la apología del proyecto explícitamente formulada por el presidente del Gobierno autónomo, Ángel Víctor Torres, tan escasamente coherente con la muy supuesta identidad de un Ejecutivo preocupado por la ecología y la sostenibilidad, está la incomprensión de inversores, políticos y técnicos a sueldo para entender la oposición frontal entre miles de personas, sus argumentos, su determinación, su voluntad de convertir este espacio de Adeje en el testimonio practico de una lucha contra una nueva colonización turística del territorio, que solo sería accesible para millonarios capaces de autoabastecerse en sus propios palacetes sin necesidad siquiera de salir a comer, a comprar o a desenvolverse por los alrededores. La protesta contra una urbanización en La Tejita, en El Médano, será una broma contra lo que puede ocurrir en el puertito de Adeje. Vendrán ciudadanos de toda la isla y de todas las islas para evitar que el alma isleña sea adormecida en cualquier cuna de mármol, oro y lapislázuli. No deberían olvidarlo. No va a ser un paseo militar con un par de multas de adorno. Quítense esa idea de la cabeza y de la cartera.

Compartir el artículo

stats