Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El uso de protectores bucales en deporte base

El uso de protectores bucales en España no es muy extendido, ¿cuántos de nuestros hijos utilizan protectores bucales mientras practican su deporte base? Se debería de potenciar el uso de estos protectores bucales, por parte de las instituciones, entrenadores y dentistas, para la prevención de fracturas dentales de los niños mientras practican deporte. El deporte en el cual estadísticamente existen más traumatismos o avulsiones dentales (salida completa del diente de la boca) es el baloncesto. Sin embargo, sí estamos más acostumbrados a verlos en partidos oficiales de la NBA, o ACB, ya que el uso de forma profesional y en USA está más extendido.

El mayor inconveniente es que si es tu hijo el único que lo lleva, será el rarito, problemas de comunicación mientras lo utiliza, y que si utilizamos los prefabricados no son tan cómodos, se caen o se aflojan. Mientras que los mejores son los que te hace tu dentista a medida y personalizados, estos pueden ser con su color favorito o los de su equipo; en su contra, el mayor inconveniente de estos últimos es el costo.

También debería ser extendido la educación para padres, profesores, pediatras de cómo actuar en cada caso. Los traumatismos en los que se producen pérdidas dentarias suelen ser de alto impacto, por lo que lo primero deberá ser asegurar el bienestar del niño, una vez descartado esto, pensemos que las heridas en la boca suelen ser muy llamativas, pues la saliva se mezcla con la sangre y parece mayor la cantidad, muy escandaloso, ¿pero quién se acuerda de los dientes? Deberíamos de tener esto muy presente, pues toda herida en tejido blando puede ser suturada en diferido, sin dejar apenas cicatriz, sin embargo, la rotura o la ausencia de un diente anterior deja secuelas el resto de la vida.

El medio ideal de transportar tanto un diente completo o un trozo sería la solución de Hank, pero como esta no suele estar a mano, aunque debería se exigible en todos los colegios y centros deportivos, el segundo medio ideal sería la leche entera (no de soja, ni avena, ni arroz…) o en su defecto suero fisiológico o la propia saliva del paciente. La reimplantación debe ser antes de la primera hora, por ello, y asegurada la seguridad del niño, debemos acudir cuanto antes al odontopediatra para la recolocación del diente o fragmento de este.

Compartir el artículo

stats