Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el recorte

Al margen de Canarias

A algunos socialistas en las islas les está apretando más de la cuenta el cuello de la camisa. Porque se le han subido dos cosas que normalmente están en el entresuelo. El viaje emprendido por Pedro Sánchez, escapado del pelotón de la democracia en una aventura en solitario con Marruecos, está empezando a mostrar graves peligros. Después de claudicar y entregar a Rabat el cuello de una ministra de Asuntos Exteriores, González Laya, indemnizada con un retiro dorado en una industria de productos lácteos –para que luego digan que uno tiene mala leche– Sánchez arrojó por la borda la historia de amigos para siempre del PSOE con el Frente Polisario. Aquello de seguir con ellos «hasta la victoria final», que decía Felipe González, se fue a freír puñetas. Pero es que ahora nos enteramos que nuestro corredor solitario ha pactado una “mesa técnica” en la que se va a tratar el asunto de la soberanía de las aguas marroquíes. De espaldas a la Cortes españolas y al margen de las Islas Canarias, un territorio directamente afectado por cualquier cesión o chapuza que se le ocurra hacer a Sánchez, que ya ha demostrado mil veces que le importamos un comino. Houston, tenemos un problema.

Compartir el artículo

stats