21 de agosto de 2019
21.08.2019

La cultura se nutre de las conquistas

20.08.2019 | 23:56
Olga Seco

Indudablemente, nos encontramos ante una época que usamos mucho la escritura. Es curioso ber que la vida íva de faltas. Estamos tergiversando el espíritu que la escritura ofrece...

La cultura ofrece serenidad; es el mejor sedante para los nervios, suele estar comprometida con el diálogo, se puede tensar pero jamás romper. Igual es el momento de hablar en profundidad de ella. Al parecer hemos progresado, y en ese duelo con el progreso, nos hemos cargado a los verdaderos caballeros andantes: Don Quijote, por poner un ejemplo. Ahora, nuestras aventuras no tienen nada que ver con los duelos y quebrantos de don Miguel de Cervantes e incluso Colón. La cultura se nutre de las conquistas, de las apetencias de la genialidad, de identificarse con el talento y la convicción. Pero por lo visto vamos en sentido contrario...

Los libros, sí libros de grandes autores, andan por los suelos, nunca mejor dicho: por los suelos de los mercadillos. Igual que las bragas 2x1. ¿Es normal humillar así a Mariano José de Larra, Rosalía y un largo etcétera?

La realidad es cruda, en la obviedad hay muchos significados ocultos de la realidad. Me enerva pensar en los quebrantos que pasaron los hombres grandes para crear y encontrarme su legado, minucioso y extenso, sin posibilidad de réplica, pisado por la suela de la ignorancia.

Ay, enfebrecidos incultos, los mismos que escriben con múltiples faltas de ortografía, y por su ignorancia no se dan cuenta. Qué rabiosa es la oscuridad de la mente... Los hombres que menosprecian la cultura jamás podrán ser sensibles. En los barullos de la ignorancia no prima lo excelso, por lo tanto, es hasta normal, que no tengan respeto por el mundo de la cultura y el conocimiento.

"Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora". Proverbio hindú

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook