Disciplina en los mensajes

Feijóo pide obediencia a sus barones para que Sánchez no pueda usar guerras internas ante el 23-J

Feijóo, este martes, a su llegada a la sede del PP acompañado de los dirigentes autonómicos que se sometieron a las urnas el pasado domingo.

Feijóo, este martes, a su llegada a la sede del PP acompañado de los dirigentes autonómicos que se sometieron a las urnas el pasado domingo.

Pilar Santos

Alberto Núñez Feijóo convocó este martes en Madrid a los dirigentes autonómicos, diputados, senadores, alcaldes y altos cargos del PP para analizar los resultados de las elecciones del domingo e impartirles doctrina para las próximas, las generales, que se celebrarán el 23 de julio. La alegría por el éxito en las municipales y autonómicas se escenificó con la llegada conjunta de los barones que han pasado por las urnas y el líder del PP a la sede de la calle de Génova. Dentro les esperaban decenas de jóvenes de Nuevas Generaciones que les aplaudieron y les saludaron con efusividad, haciéndoles un pasillo muy futbolístico.

El líder del PP subraya ante los dirigentes autonómicos que él les ha dejado diseñar sus estrategias y que ahora es su turno

Minutos después, ya todos reunidos en la junta directiva nacional, escucharon un discurso de Feijóo en abierto a los medios de comunicación y otro, ya sin cámaras, en las que el político gallego se explayó. Según varios de los presentes, en esa segunda intervención, el líder del PP celebró la unidad del partido en estos momentos, les dijo que siente que son todos "amigos" y que ahora es el turno de colocar a uno de esos "amigos" (a él) en la Moncloa.

Para conseguirlo cree que es bueno que remen todos a una y concretó que, así como él ha dado vía libre a que cada barón decidiera su estrategia particular en estas autonómicas y municipales, ahora reclama él esa misma libertad para marcar la línea a seguir en la campaña que se avecina. Quiere "prudencia", evitar patinazos, salidas de tono y, sobre todo, obediencia a lo que cada día recoja Génova en sus argumentarios.

"Ahora es el tiempo de Alberto Núñez Feijóo", dice Ayuso recogiendo el guante

Las discordancias con Ayuso

El mensaje, según cuentan algunos testigos, fue una petición general a todos los presentes (senadores, diputados, alcaldes...), aunque fue inevitable pensar en Isabel Díaz AyusoLa presidenta de la Comunidad de Madrid no ha dudado hasta ahora en mostrar públicamente algunas opiniones discordantes con Feijóo (ella quiere la ilegalización de EH Bildu, no veía "maquillaje" en los datos del paro, mantuvo la impugnación ante el Supremo de los fondos europeos...). Ahora, el líder de los populares les pide, a ella y a todos, que sean disciplinados y eviten que Pedro Sánchez pueda señalar guerras internas en el PP.

Horas más tarde, Ayuso reunió por su parte a la junta directiva del partido de Madrid, del que ella es presidenta, y recogió el guante. "Este proyecto [del Gobierno de coalición] tiene los días contados y cuanto más trabajemos y más demos de nosotros mismos, el resultado de Madrid se llevará a toda España y, muy especialmente a la Moncloa. Es nuestra gran oportunidad. Ahora es el momento de Alberto Núñez Feijóo", subrayó.

Cariño para Paco Núñez

También sin cámaras tomaron la palabra (por orden alfabético) los barones. Ayuso y Jorge Azcón (Aragón) agradecieron el trabajo de Feijóo para ganar el domingo. La presidenta dio datos sobre los resultados en la Comunidad, felicitó expresamente a Carlos Mazón (Comunidad Valenciana) y Marga Prohens (Baleares) por sus éxitos pese a la influencia del nacionalismo, concretó, y tuvo palabras de cariño para Paco Núñez (Castilla-La Mancha), que no ha desbancado al socialista Emiliano García-Page.

Juanma Moreno, presidente de Andalucía, celebró no solo la victoria en todas sus capitales de provincia, sino también las mayorías absolutas en municipios como Jerez y Algeciras. Azcón aseguró también que ante las generales va a seguir como hasta ahora: "Trabajando media jornada... Doce horas diarias". Antes, ante los medios, Feijóo les avisó de que la "única oportunidad" de Sánchez es pillarles relajados después del triunfo del 28 de mayo. "Necesitamos un empujón más", les jaleó. También anunció que el PP “pone al servicio del constitucionalismo” sus votos en el País Vasco para cortarle el paso a EH Bildu en futuros gobiernos.

Sin menciones a Vox

Ni en abierto ni en cerrado uno referencias del líder del PP a Vox, un partido con el que se van a tener que entender si quieren gobernar en seis comunidades (Comunidad Valenciana, Extremadura, Aragón, Cantabria, Murcia y Baleares). Apenas Alfonso Rueda (Galicia) se jactó de que la fuerza de ultraderecha solo haya logrado un concejal en su comunidad en estas elecciones. Vox fue este martes en Génova el elefante en la habitación.