Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate de política general

El PSC forzará a ERC y Junts a dividirse por la mesa de diálogo y los presupuestos

Los socialistas también buscarán con sus propuestas de resolución el apoyo de los posconvergentes a la ampliación del aeropuerto del Prat y al Quart Cinturó

El líder del PSC, Salvador Illa, durante el debate de política general. FERRAN NADEU

Hacer palanca en las grietas abiertas entre los independentistas, tender la mano a los unos por unas cosas y a los otros por otras porque tiene perfectamente identificado qué les divide. El PSC buscará con sus propuestas de resolución en el debate de política general que se visualice la "ruptura" de un Govern que considera que no tiene "proyecto". Una de las de más calibre será la de presupuestos, donde esperan contar con el apoyo de Junts; pero también será de alto voltaje la de la mesa de diálogo, diseñada para recabar el 'sí' de ERC.

En las propuestas que registrarán este miércoles en el Parlament, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, diario que pertenece al grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, los socialistas emplazan a presentar las cuentas y la ley de acompañamiento este mes de octubre -como dijo el 'conseller' Jaume Giró que era su objetivo- y que se abra un diálogo con todos los grupos parlamentarios para explorar un acuerdo "amplio y transversal". Illa es consciente de la incomodidad que provoca en el 'president' Pere Aragonès que el 'conseller' de Economía incluya a los socialistas en su interlocución y los contemple en la aritmética de pactos. Además de esta propuesta del PSC, los 'comuns' también intentarán meter en un brete a los partidos independentistas a tenor del impuesto de patrimonio, que ERC quiere mantener pero que Junts considera que hay que replantear.

Si en esta votación buscarán dejar en evidencia la división con la que los socios de coalición afrontan la negociación, en la del diálogo con la Moncloa pasará lo mismo, pero en este caso sumando con ERC. El texto en este ámbito es escueto y ambiguo. Reza así: "El Parlament de Catalunya manifiesta su apoyo a las iniciativas que, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo suponen un esfuerzo para superar la polarización que ha presidido durante la última década la vida política en Catalunya, e insta al Govern a comprometerse, juntamente con el Gobierno del Estado, a apostar por la vía política y la búsqueda de soluciones pactadas para resolver el conflicto y a mostrar su compromiso firme con las labores de la mesa de diálogo y negociación, y a integrarlas en las agendas políticas respectivas".

Uno de los tres incumplimientos del pacto de investidura que Junts reprocha a ERC para plantearse su salida del Govern es, precisamente, el rumbo de la mesa de diálogo, que el partido de Laura Borràs y Jordi Turull exige que se centre exclusivamente en la autodeterminación y la amnistía.

Además de estas dos cuestiones, los socialistas también abogarán por recuperar el proyecto de ampliación del aeropuerto del Prat, a la que se opone ERC y que defiende Junts, así como por impulsar el Quart Cinturó, proyecto que también aglutina un amplio rechazo entre los republicanos y que, en cambio, sí que avalan los posconvergentes. Otra de las propuestas incómodas para el partido de Aragonès será una que pretende forzarles a reconocer los resultados positivos de la reforma laboral, que ERC no apoyó en el Congreso.

Compartir el artículo

stats