Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estrategia de los conservadores

Alberto Núñez Feijóo apunta al Senado y reforzará la cúpula del PP en las próximas semanas

El líder de los populares esperará a estar al 100% en Madrid para decidir las secretarías de área y nombrar más vicesecretarios | Pons se erige en el hombre de confianza del presidente: negociará el CGPJ y recibe la información sobre el ‘Catalangate’

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras su intervención de despedida al presentar su renuncia en una reunión extraordinaria del Consello. LAVANDEIRA JR

Alberto Núñez Feijóo era consciente de que tanto su liderazgo como la renovación del PP iban a ir por fases y, este pasado viernes, completó otra relevante: dimitió de su cargo de la Xunta de Galicia para poder instalarse en Madrid de manera permanente. Ahora es presidente autonómico en funciones pero, dentro de dos semanas, Alfonso Rueda será investido nuevo jefe del Ejecutivo de esa comunidad y se podrá volcar a tiempo completo en el partido.

A partir de entonces, Feijóo se buscará una tribuna en la capital desde la que hacer oposición a Pedro Sánchez. La única vía de la que puede disponer para tener un cara a cara con el presidente del Gobierno es el Senado es conseguir un escaño si el Parlamento de Galicia le designa senador autonómico. Y lo logrará sin problemas, ya que el PP tiene mayoría absoluta en esa autonomía. Para ocupar un asiento en el Congreso, en cambio, deberá esperar a la convocatoria de las próximas elecciones generales, en las que aspira a obtener uno ya directamente en la bancada azul, la del Ejecutivo.

Llegada de senadores autonómicos

Las sesiones de control al Gobierno en el Senado tendrán así una relevancia desconocida esta legislatura por los intercambios dialécticos que se verán entre el jefe del Ejecutivo y el líder de la oposición y también porque en esa Cámara se sentarán, según fuentes de la dirección del PP, Miguel Tellado, una de sus personas de máxima confianza en los últimos años en Galicia y vicesecretario Territorial de la formación, y Elías Bendodo, consejero en la Junta de Andalucía y coordinador general del PP. Ambos ocuparán también escaño como senadores designados por sus parlamentos. En el caso de Bendodo se esperará a que pasen las elecciones autonómicas andaluzas, el 19 de junio, donde a los populares les espera una campaña complicada al tener que lidiar con la beligerante Macarena Olona como candidata de Vox.

Sin la mochila ya de la Xunta a la espalda, Feijóo aprovechará estos próximos días para celebrar reuniones en su despacho de Génova con su equipo y decidir qué personas ocuparán las secretarías de área, que dan apoyo a los vicesecretarios (Territorial, Institucional, Economía…), y también afinar si necesita algún vicesecretario más, como sospecha.

Dirección 'en progresión'

El fin de semana del congreso en Sevilla ya dejó claro que su cúpula iba a sufrir "ajustes" a corto plazo. Dos carteras tradicionales, que el PP ha mantenido en casi todas sus direcciones, siguen vacías: la de Comunicación y la de Estudios y Programas. Según fuentes del equipo de Feijóo, la previsión del jefe de filas es que esos nombramientos lleguen a finales de mayo o principios de junio, antes de las elecciones andaluzas.

En esa cúpula está copando cada vez más poder Esteban González Pons, el eurodiputado y vicesecretario de Institucional. Se está viendo que es el hombre de confianza para llevar los asuntos más delicados que debe dirimir Feijóo, como la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), caducado desde hace más de tres años, y también la información sobre el ‘Catalangate’. Pons ha sido la persona también a la que la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha adelantado algunas informaciones que se han ido conociendo estos días a través de los medios de comunicación, como que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) usó el programa de espionaje Pegasus siempre con control judicial y que intervinieron las comunicaciones en concreto de 18 líderes de Tsunami Democràtic.

Reunión con los portavoces de las comisiones

El vicesecretario de Institucional reunió a los portavoces de las comisión de Interior y de Defensa del Senado y el Congreso para abordar con ellos este delicado asunto que tiene al Gobierno de Sánchez en debilidad parlamentaria por el enfado de ERC ante la falta de explicaciones. Pons quiso saber cómo veían ellos este asunto, según fuentes presentes.

El Ejecutivo espera que la próxima convocatoria de la comisión de gastos reservados, en la que comparecerá la directora del CNI, Paz Esteban, calme los ánimos de los partidos soberanistas. Robles insinuó el pasado miércoles en sede parlamentaria que se facilitaría información que pondrá en aprietos a los dirigentes independentistas y les llevará a dejar sus quejas por las acciones del Gobierno.

La recuperación de Navarro

Y, en este largo proceso de reforma del PP tras la caída de Pablo Casado, ha pasado desapercibido un movimiento de Feijóo para intentar mejorar la imagen de su partido tras años de escándalos de corrupción. El dirigente gallego ha decidido borrar el nombre de “tesorero” del organigrama para ahuyentar los males que desencadenó el más famoso de todos: Luis Bárcenas. Ahora ese cargo se llama “directora de finanzas” y lo ocupa Carmen Navarro.

La elegida asumió el puesto de "tesorera" justo después de Bárcenas, pero Pablo Casado la relevó cuando fue procesada por la destrucción de los ordenadores de su antecesor. Finalmente fue absuelta y ahora Feijóo la recupera para el mismo puesto, aunque con otro nombre.

Compartir el artículo

stats