Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La endiablada legislatura

¿Quién votará qué en la reforma laboral y por qué lo harán?

La vía de Ciudadanos necesita del 'sí' de hasta cuatro formaciones distintas que aún están negociando con el Gobierno

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz.

El Gobierno de coalición está sudando la gota gorda para aprobar la reforma laboral. Desde que arrancó la legislatura, pocas votaciones le han costado tanto al Ejecutivo de coalición. El bloque de la investidura, los llamados socios prioritarios del Gobierno, ERCPNV y EH Bildu votarán 'no' el próximo 3 de febrero en el Congreso. Salvo sorpresa de última hora. Y la vista está puesta en Ciudadanos y algunos partidos minoritarios. Los naranjas no habían vuelto a ser necesarios para el Ejecutivo desde que salvaron varias prórrogas del estado de alarma al comienzo de la pandemia. Parece que regresan los tiempos de la aritmética variable.

A favor

La reforma laboral cuenta, por el momento, con 170 'síes' y necesita superar el número de 'noes', que ahora mismo es de 173. PSOE (120 diputados) y Unidas Podemos (34) llevan un mes intentando alcanzar la cifra que saque de la zona de peligro al acuerdo que pergeñaron con patronal y sindicatos. Ante el rechazo de sus socios habituales, el ala socialista del Gobierno ha explorado otras vías y ha empezado a labrar un camino.

Los 9 diputados de Ciudadanos votarán a favor de la reforma siempre y cuando no se toque ni una coma. Como exige la CEOE. Los naranjas creen que la norma es "poco ambiciosa", pero admiten que "trata de potenciar el empleo y resolver los problemas existentes" y que es fruto del diálogo social. Además, aseguran que su 'sí' puede evitar que ERC Bildu "metan sus manos" en el texto.

Coalición Canaria (1) mantiene un discurso similar. Creen que la reforma "se queda corta", pero que hay que respetar los acuerdos entre patronal y sindicatos. Y el Partido Regionalista de Cantabria (1) asegura que "con lo difícil que es en España llegar a un acuerdo, si se llega entre los afectados, qué más quieres". Teruel Existe (1) está en la misma línea. Nueva Canarias (1), más próximo al PSOE, aplaude que la norma ataque la temporalidad, un problema endémico del mercado laboral en las islas.

Tras mantener la incógnita durante varias semanas, Más País (2) y Compromís (1) se han sumado al bloque del 'sí'. Íñigo Errejón sostuvo que la reforma laboral "es buena y puede ser mejor". Le gustaría introducir cambios, pero finalmente votará a favor. El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, coindice con Errejón y habla también de un posible entendimiento para impulsar medidas legislativas a futuro que complementen el texto actual. Lo mismo ha hecho el PDECat. A escasas horas de la votación, el portavoz de la formación, Ferrán Bel, ha confirmado el 'sí' de sus cuatro diputados. UPN, los últimos en confirmar su voto favorable, han terminado por dar la mayoría absoluta al Gobierno.

En contra

En el 'no' se acumulan 173 diputados. El PP (89 escaños) está en contra de la reforma. La razón es simple: deroga partes de la normativa que aprobó el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en 2012. El rechazo a la norma ha llevado a los conservadores a enfrentarse con la CEOE, pero sostienen que el pacto sería perjudicial para el mercado laboral. Vox (52) considera el acuerdo "un acto de propaganda masiva" y una "burla" del Gobierno, la patronal y los sindicatos. Aun así, no han detallado con qué están en desacuerdo ni posibles alternativas.

ERC (13), EH Bildu (5), la CUP (2) y el BNG (1) presentaron el pasado jueves una declaración conjunta contra la reforma. Consideran que es "insuficiente" y solo apoyarían la norma si el Ejecutivo acepta tramitarla como proyecto de ley para introducir modificaciones. El PSOE se niega. Entre sus demandas está aumentar la indemnización por despido, recuperar la autorización administrativa para los ERE o la prioridad de los convenios autonómicos sobre los estatales. En este último punto está también de acuerdo el PNV (6) que lamenta profundamente que el Gobierno no quiera cambiar una coma del acuerdo. Muchas de estas exigencias las comparte Junts (4) que tampoco dará su 'sí' a la reforma.

Al bloque del 'no' hay que sumar a Pablo Cambronero, exdiputado de Ciudadanos que abandonó el partido y pasó al Grupo Mixto.

Compartir el artículo

stats