Los motoristas deben ir muy bien equipados para protegerse en caso de caída, pero ello no tiene por qué suponer pasar calor, aquí os mostramos cómo ir frescos y seguros en verano. Y es que sin lugar a dudas este colectivo es uno de los más vulnerables sobre el asfalto. Un motorista debe equiparse lo mejor posible para tratar de amortiguar el golpe en caso de accidente ya que no cuenta con otro escudo. En invierno no suele haber problema con esta sobre equipación, pero en verano puede ser molesta por el calor. Por ello en este reportaje y siguiendo los consejos de 'Mapfre Cuidamos tuMoto' vamos a tratar de mostraros cómo viajar en moto fresco a la vez que bien protegido.

El mejor casco para la moto en verano

La parte más delicada y vulnerable es la cabeza, por lo que debe ser lo primero y lo que mejor protejamos. Según la Organización Mundial de la Salud, el casco reduce en un 50% las lesiones mortales en la cabeza.

Existen tres tipos de cascos:

Los guantes más recomendados para ir en moto en verano

Cuando sufrimos un accidente en moto nuestro primer instinto es tratar de detener la caída con las manos, por lo que es uno de los miembros más expuestos a la abrasión. Esto hace necesario que utilicemos unos guantes muy resistentes. Por norma general, cuanta más protección ofrecen más aparatosos son, lo que juega en contra de la ventilación.

Por ello para verano, y siempre que no vayamos a realizar viajes largos o salidas arriesgadas, recomendamos unos guantes finos y ligeros, de cuero o textil, ventilados y perforados para que pueda circular aire por su interior. Finalmente hay que recordar además que según la DGT el uso de guantes es obligatorio, y más desde la llegada del coronavirus.

Chaqueta y pantalón de verano para la moto

Finalmente protegeremos el resto del cuerpo. Por lo general la ropa de moto suele “gorda” para evitar la abrasión en caso de rozar contra el asfalto y además suele albergar protecciones en su interior.

Empezamos por la chaqueta. Para el verano existen piezas específicas más delgadas, perforadas y con sistemas de ventilación para poder ir protegidos sin pasar calor. Lo más importante es que, ya sean de verano invierno, estas piezas contengan protecciones específicas para hombros, codos, espalda y tejidos especiales para la abrasión.

Para la parte baja del cuerpo también existen pantalones y botas específicas para moto. La primera regla es que ya sea para verano o inviernos, tanto los pantalones como las botas deben ser siempre largas. Además, los primeros deben llevar protecciones en rodillas y caderas. Respecto a las botas, hay muchos tipos con tejidos transpirables que cumplirán las dos misiones que perseguimos: protección ante caídas y evitar el calor.

Hay que recordar que la seguridad también depende del confort. Si no viajamos a gusto podemos distraernos o sufrir más fatiga de lo habitual. Además, en verano, se puede experimentar un golpe de calor, causando un grave accidente. Por eso, en verano es mejor viajar frescos aunque siempre tratando de ir lo más protegidos posible.