Los alcaldes reclaman recuperar las infraestructuras dañadas por el volcán

La consejera regional Nieves Lady Barreto se reúne con el presidente del Cabildo y los alcaldes del Valle de Aridane para la revisión definitiva del decreto urbanístico

Un momento de la reunión celebrada en el Cabildo de La Palma.

Un momento de la reunión celebrada en el Cabildo de La Palma. / ED

La consejera de Presidencia, Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, acompañada por el director general de Ordenación del Territorio, Onán Cruz, mantuvo una reunión de trabajo en La Palma con el presidente del Cabildo y los alcaldes de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte para llevar a cabo la revisión final del decreto ley de ordenación territorial y urbanística, una vez que ya fue presentado a los representantes de las plataformas de afectados y asociaciones de vecinos, y donde los responsables locales reclamaron la necesidad de recuperar al máximo posible las infraestructuras destruidas por las lavas del Tajogaite.

La consejera pidió a Sergio Rodríguez, Eloy Martín, Javier Llamas y Manuel González una revisión a fondo de todos los planos para asegurar que el decreto recoge todas las carreteras, caminos, pistas e infraestructuras que se han ido definiendo en las múltiples reuniones técnicas previas entre el Gobierno, el Cabildo y los tres ayuntamientos, que se han celebrado en estos últimos meses bajo la coordinación del viceconsejero para la Recuperación Económica y Social de La Palma, Pedro Afonso.

El Cabildo y los tres ayuntamientos afectados tienen hasta este viernes, 1 de diciembre, para realizar la revisión final y comprobar si falta alguna vía, camino o pista preexistente o nuevo.

Barreto explicó que «la reunión ha servido para garantizar que el decreto recoge aquello que los ayuntamientos y el Cabildo tienen previsto reconstruir en la zona de la colada en la que el decreto permite actuar». Además, indicó que la idea sobre la que se ha trabajado este decreto es dar la posibilidad, si se quiere, de recuperar las infraestructuras que existían antes del volcán.

El Gobierno de Canarias concibe el decreto ley de ordenación territorial y urbanística, y los posteriores que se aprobarán para la reconstrucción, como normas que estarán en continua adaptación porque la recuperación es un proceso vivo.

Aun así, la consejera recalcó la importancia de contar con una norma que sea lo más completa posible, «porque eso permitirá a los ayuntamientos y al Cabildo actuar ya, sin pérdida de tiempo, allí donde ya se puede y facilitará que los afectados también empiecen cuando antes a trabajar sobre sus parcelas para reconstruir sus viviendas».