Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

El cono del volcán de La Palma ya es más alto que una gran iglesia

El volcán de Cumbre Vieja mide entre 170 y 190 metros, una altura que supera a la futura Sagrada Familia de Barcelona

Gráfico comparativo de alturas entre el volcán de La Palma y los edificios mayores del mundo eldia.es

El nuevo volcán de La Palma surgido en Cumbre Vieja aún no tiene nombre oficial ni una altura definida. Su continua construcción, unida a los procesos destructivos, hacen que su medición de hoy no tenga nada que ver con la de mañana. Pero los científicos sí que trabajar con un tamaño aproximado: entre 170 y 190 metros, que lo situarían, si se comparara con estructuras construidas por el humano, como el edificio más alto de Canarias ya que supera ampliamente los 120 metros de las Torres Gemelas de Santa Cruz de Tenerife o los 102 de la torre Yaiza, conocida popularmente como el edificio de los taxistas, en la avenida José Mesa y López de Las Palmas de Gran Canaria.

El vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN) Stavros Meletlidis explica que la cota del volcán va variando según el momento. “Lo hemos medido hoy [el viernes para el lector] y está en 1.170 metros” sobre el nivel del mar, que le sitúan por encima de otras montañas de La Palma como Montaña Marcos (1.060 metros) y cerca de los cercanos volcán Bardino (1.275) y montaña de Enrique (1.260 metros). Pero esta altura cambia mucho. “El problema es que hay un proceso tanto constructivo como destructivo”, indica el científico, quien explica que “durante las primeras 72 horas” su formación es “más fácil” debido a que “hay más material expulsado”.

La cota máxima del volcán de La Palma se sitúa en 1.170 metros sobre el nivel del mar, aunque su edificio se alza entre 170 y 190 metros, más alto que cualquier edificio construido en el Archipiélago

decoration

A partir de ahí, su crecimiento depende de la creación de los diferentes conos que emiten lavas, material piroclástico o gas, “que también desgastan el volcán» mediante los mencionados derrumbes, indica Meletlidis. Tampoco ayuda el terreno sobre el que se asienta. “En esa disposición en la que está ahora mismo, en una ladera, es muy difícil que crezca mucho más”. Para que lo hiciera, “necesitaría estabilidad”, apunta el científico, que añade que “sólo puede hacerlo si amplía la base o si hay un proceso de reestructuración en la parte superior” como la formación de un nuevo cono volcánico adjunto, “que le ayudaría a tener un poco más de volumen”.

El vulcanólogo señala, en cualquier caso, que la medida aún no es definitiva porque es probable que aumente su tamaño durante el proceso final de la erupción, cuando deje de emanar tanta cantidad de lava y se vaya formando un cono perfecto en el cráter principal que ahora presenta “irregularidades, está achatado y le falta algún trozo”. “Esa actividad que tiene ahora le quita unos 30 ó 40 metros”, añade Stavros.

Los 170 ó 190 metros de altura que presenta en la actualidad el cono eruptivo no lo hace especialmente grande. El científico griego, aunque afincado en el Archipiélago desde hace más de dos décadas, lo compara con el volcán Tagoro de El Hierro, formado en 2011 y que cuenta con un diámetro de un kilómetro y una altura de 312 metros, a 89 de alcanzar la superficie del mar. En cambio, se queda cerca de otros volcanes que se crearon en el Archipiélago como la montaña de La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, cuya cota sobre la que se construyó un faro se sitúa en los 248 metros. O de la montaña de Timanfaya, en Lanzarote, que si bien su punto más alto está a 510 metros sobre el nivel del mar, su edificio volcánico es de aproximadamente 200 metros.

Gráfico comparativo de alturas entre el volcán de La Palma y los edificios mayores del mundo

Aunque si se hace esa comparación con construcciones artificiales sí que se puede apreciar su magnitud. El volcán de Cumbre Vieja supera con creces el tamaño del Hotel AC Gran Canaria, también conocido como Los Bardinos, que cuenta con 84 metros; la Torre Woermann que se levanta hasta los 77 o el rascacielos de la Avenida 3 de Mayo de la capital tinerfeña, de 85. Está incluso por encima de las construcciones más conocidas de Madrid, como la Torre Picasso (156), el Edificio España (117) o las Torres Kio (114). Y también por encima de la Sagrada Familia de Barcelona, que en la actualidad alcanza los 138 metros pero que en 2026 se espera que llegue hasta los 172 que le convertirán en la iglesia más alta del mundo, según National Geographic. Hasta entonces, ese récord lo tiene la parroquia de la ciudad alemana de Ulm, cuya aguja de estilo gótico se alza hasta los 161 metros. Aunque si se habla de edificios religiosos, el techo más alto lo tiene la mezquita de Hassan II, en la ciudad marroquí de Casablanca, que se erige hasta los 210 sobre una isla artificial creada junto al océano Atlántico. Pronto será superado en sólo tres metros por el templo hindú Vrindavan Chandrodaya Mandir en la región india de Uttar Pradesh, que está en construcción desde 2014 y se espera que esté finalizado en 2023.

Eso sí, el nuevo volcán de La Palma está muy lejos de las estructuras más impresionantes del planeta Tierra. Lejos, muy lejos, queda el Burj Khalifa de Dubai, que con 828 metros es el más alto de cuantos se han construido hasta ahora. O las Torres Petronas, de Malasia, con 452; el Empire State Building de Nueva York, con 381; o la torre Eiffel de París, que con sus 300 metros es la torre más visitada del mundo por sus excelentes vistas a la ciudad de La Luz.

Visitas que también atraerá el volcán palmero, cuyo proceso eruptivo que hoy cumple 50 días ya ha atraído a miles de turistas que se han visitado a la Isla Bonita para presenciar un fenómeno de la naturaleza que impresiona por la energía que emerge desde el interior de la tierra, pero que también se ha llevado por delante el futuro de miles de palmeros que han visto como su pertenencia más valiosa, su hogar, ha desaparecido debajo de toneladas de tierra volcánica.

Compartir el artículo

stats