Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ERUPCIÓN EN LA PAL,MA | El análisis de una científica a 600 metros de la columna de lava en el mar
María Gómez Ballesteros Geóloga marina del Instituto Español de Oceanografía

María Gómez Ballesteros: «La lava del volcán de La Palma elevó la temperatura del mar hasta siete grados»

«Cuando la colada llegó al agua se hizo el silencio en el ‘Ramón Margalef’; fue impresionante», señala la geóloga marina del Instituto Español de Oceanografía

La geóloga marina María Gómez Ballesteros, ayer en el barco científico Ramón Margalef, a unos 600 metros de la colada de lava que ha entrado en el mar. E. D.

María Gómez vivió el momento en que la lava del volcán de La Palma llegó al mar a solo dos kilómetros. Solo lo vieron tan cerca los otros 9 científicos del barco Ramón Margalef. Licenciada en Geología Marina, es jefa de Medio Marino y Protección Ambiental del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

La madrileña María Gómez Ballesteros, de 47 años, realizaba una investigación sobre contaminación marina en Ibiza cuando la llamaron para que se fuera a La Palma a toda prisa. Se había producido una erupción en la dorsal de Cumbre Vieja y el Instituto Español de Oceanografía (IEO) movilizó a sus científicos para que un equipo se dirigiera a la Isla, a bordo del barco Ramón Margalef, a investigar el impacto de la lava sobre los ecosistemas marinos ante la certeza de que las coladas iban a alcanzar el Atlántico. Lo hicieron el martes pasadas las 23:00 horas. María Gómez estaba allí, a solo dos kilómetros de distancia.

¿Cómo vivió el momento en que la lava irrumpe en el mar en la playa del Perdido de Tazacorte a las 23:10 horas del martes?

Estábamos trabajando cerca de la zona desde media tarde. Pasadas las nueve de la noche fue cuando vimos que la lava se empezaba a deslizar hacia el acantilado de Tazacorte y que bajaba con más rapidez. Entonces posicionamos el barco científico Ramón Margalef frente a la zona del acantilado a la que se dirigía la colada. Estábamos perfectamente posicionados. Fue impresionante ver cómo la lava avanzaba y se aceleraba, cómo engullía todo lo que se topaba en su camino: casas, fincas de plataneras... Ya cuando sorteó todos los obstáculos y llegó al acantilado, se precipitó en caída libre. Empezó como un hilo pero al poco tiempo ese hilo de lava se convirtió en un flujo continuo que dio lugar a una cascada naranja incandescente.

¿La lava cayó directamente sobre el mar? Porque no se vieron las grandes explosiones y columnas de humo previstas.

Esto es muy importante. La lava no cayó directamente al mar, sino a la arena de la playa. Se fue acumulando y empezando a formar un delta como el que se ve en las desembocaduras de los ríos. Fue esa lengua formada en la orilla la que contactó con el mar.

El hecho de que la lava cayera sobre la arena en vez de hacerlo directamente sobre el agua ¿ha minimizado los efectos de los gases que se generan por el choque térmico de un líquido que está a más de 1.000 grados con otro que está a 20?

Eso ha ocurrido efectivamente y ha sido por varios factores: porque la pendiente no era abrupta, porque la lava no ha caído directamente al mar, sino a una playa de arena, y por la composición de la lava. Es una lava básica que no genera esos efectos tan virulentos que se esperaban con el contacto con el agua del mar. El avance de la lava hacia el mar una vez que cae por el acantilado fue suave y moderado. Se veía una cascada pero esa cascada no cayó directamente al agua, sino a la playa, y ahí se ralentizó el avance hacia el mar. La lengua se fue introduciendo poco a poco creando ese delta sobre un fondo marino que en sus primeros 50 metros es arenoso y no tiene mucha profundidad. Esto también ha influido.

«No hemos detectado emanaciones de lava en los fondos marinos de La Palma»

decoration

El barco del Instituto Español de Oceanografía en el que usted trabaja, el Ramón Margalef, llegó con la suficiente antelación para analizar la zona marina por la que cayó la colada. ¿Esto es importante para sacar conclusiones sobre los cambios que va a producir la erupción en el mar?

Es decisivo. Llegamos con la suficiente antelación para conocer bien los parámetros físicos y químicos –temperatura, salinidad, ph, oxígeno, turbidez, microbiología– que había en la zona antes de la llegada de la lava de la erupción y compararlos con los que hay tras su llegada al mar . Esto nos va a permitir ver con mucha mayor claridad el comportamiento de los ecosistemas ante una erupción. Todos estos parámetros previos y posteriores a la llegada de la colada al mar serán una parte importante del puzzle que nos ayudará a los científicos a conocer cuál es el funcionamiento de este volcán que ha surgido en La Palma.

¿Para qué va a servir principalmente ese conocimiento?

La naturaleza es impredecible pero todas las pistas científicas que podamos recopilar nos ayudarán a generar un conocimiento sobre cómo se pueden predecir las próximas erupciones y cómo se pueden comportar. Vamos a entender mejor cómo es el sistema volcánico de La Palma, cómo funciona, cómo reacciona el ecosistema submarino al contacto de la lava con el mar y también cómo podríamos aplicar todo este conocimiento en sistemas de alerta temprana para tener una mayor previsión de lo que pueda suceder cuando la naturaleza, de forma caprichosa, decida desencadenar otra erupción. El principal reto es minimizar los efectos sobre poblaciones e infraestructuras.

Cuando la lava empezó a caer al mar ante sus propios ojos, ¿cómo reaccionaron en el barco viendo algo que nadie más podía seguir tan de cerca?

Se hizo el silencio entre los 10 científicos que estamos en el Ramón Margalef. Ninguno había presenciado en su vida algo igual. A todos los niveles, tanto científico como humano, era impresionante. Yo pensé por un lado en que me sentía afortunada por vivir el acontecimiento en primera línea pero también en la tristeza que me causaba ver toda la destrucción que está ocasionando el volcán. Vimos cómo la lava iba engullendo la vida de los palmeros. Son sus casas, sus recuerdos, sus cultivos, su futuro…

«Creemos que, como pasó en El Hierro, la vida resurgirá en el mar palmero en tres años»

decoration

¿Han empezado a percibir las primeras consecuencias sobre la biodiversidad marina?

Hemos detectado importantes anomalías desde primera hora de esta mañana. La temperatura superficial del mar en la zona en la que hemos empezado a recoger datos ha pasado de entre 20 y 24 grados, antes de la llegada de la lava, a marcar un pico de 27 grados tras la llegada de la lava en un punto concreto. Es el último dato que hemos recogido. Se ha producido un aumento que ha llegado a 7 grados en la superficie del mar, lo cual es muy significativo, una gran alteración. También hay más turbidez y una reducción importante de oxígeno. El aumento de la temperatura y la falta de oxígeno pueden provocar la mortandad de peces y tienen un impacto importante en los ecosistemas y sus ciclos de vida.

Además, la colada construye un delta que ocupaba anoche 10 hectáreas. Es decir, el territorio de La Palma está creciendo.

No tengo esos datos, pues se están recogiendo en tierra, pero el avance de la colada es impresionante. Al entrar en el mar, el hilo se ha terminado convirtiendo en un todo un frente de lava. Es increíble ver cómo ha crecido la Isla. Lo estamos viendo desde el barco perfectamente, hora a hora. La Isla va a modificar su morfología en esta zona de forma considerable. No sabemos cuánto más va a cambiar. Eso dependerá del tiempo que el volcán permanezca activo y de si las bocas van a seguir soltando lava que se dirige al mar.

¿A cuánta distancia se encuentra el barco Ramón Margalef en el que está de ese frente de lava que ha entrado al mar?

Nos hemos mantenido siempre a la distancia de seguridad que establece el Plan de Emergencia Volcánica de Canarias, Pevolca. Cuando la lava llegó al mar, estábamos a dos kilómetros. Después, durante la madrugada, nos llegamos a acercar a un kilómetro para recoger toda la información de los parámetros. Hoy [por el martes para el lector] nos hemos podido acercar más, a 600 metros, siempre respetando el perímetro de seguridad.

¿Ha dormido?

Bastante poco, unas dos horas, tanto yo como los otros nueve científicos que estamos en el barco. Hay en el equipo geólogos marinos, oceanógrafos y biólogos.

¿El Ramón Margalef cuenta con toda la instrumentación para medir bien el impacto de la erupción en el océano Atlántico?

Es un barco perfecto. Es una plataforma destinada específicamente a investigación marina. Por tanto, está dotada de equipos de última generación para estudiar la columna de agua y los fondos marinos. La columna de agua la estudiamos de día y los fondos, de noche. Tenemos tecnología que nos permitirá incluso obtener mapas de los fondos marinos, con lo que vamos a poder ver la morfología de esa lava una vez que se deposita y avanza sobre el fondo del mar. De hecho, el barco se estrenó con una erupción, la submarina de El Hierro hace diez años.

«El aumento de temperatura y la reducción del oxígeno alteran los ciclos de vida»

decoration

¿Estuvo en esa erupción?

No pude porque estaba dando a luz a gemelos. Pero el Instituto Español de Oceanografía mantiene un programa de monitorización submarina del volcán Tagoro, que surgió frente a las costas de El Hierro. Dos veces al año, en primavera y otoño, acudimos a esta isla para hacer los estudios en el Ramón Margalef o el otro barco de investigación que tenemos, el Ángeles Alvariño. También hemos investigado los fondos de La Palma desde que hace dos años comenzaron los enjambres sísmicos. En esas campañas sí que he participado pero no estuve en la erupción herreña.

Entiendo que estudiar dos erupciones tan distintas como la submarina de El Hierro de 2011 y la que se está produciendo ahora en tierra en La Palma les va a permitir obtener datos valiosísimos incluso a nivel internacional.

Nos va a dar muchísima información y muy valiosa. Es la primera vez que recopilamos información tan relevante en España antes y después de erupciones volcánicas. Incluso podremos comparar dos episodios volcánicos tan diferentes como el de El Hierro y el de La Palma. Va a tener una gran repercusión internacional.

¿Por qué son tóxicas las columnas de gases que se generan cuando la lava entra en contacto con el mar?

Los metales que lleva la lava se volatilizan al entrar en contacto con el agua, lo que genera esos gases que pueden ser tóxicos y dañinos, por tanto, para la salud humana. De hecho, ya antes de llegar la lava al mar, nosotros estábamos trabajando en cubierta con mascarillas especiales de protección para gases tóxicos y con gafas también especiales por los propios gases y la ceniza. Ahora mismo, la camiseta y el pelo los tengo llenos de ceniza. Somos muy precavidos.

Hay biólogos que defienden que se ganará, más que se perderá, biodiversidad marina con la erupción a medio y largo plazo. Y más en esa parte de la costa palmera con fondos arenosos. ¿Lo ve usted así?

Ya lo observamos en la evolución de los fondos marinos tras la erupción submarina del volcán Tagoro en El Hierro. La erupción afectó indudablemente a la vida marina pero los elementos que aportó a los ecosistemas, y que actuaron como fertilizantes, hicieron que se recuperara la vida y hasta la biodiversidad se hizo más rica. Hubo un aumento importante de la vida por esa fertilización. Eso ocurrió en la Reserva Marina de La Restinga. La casualidad ha querido que en el caso de La Palma la lava haya contactado con el mar en otra reserva marina. Creemos que, como pasó en El Hierro, en tres años la biodiversidad resurgirá en La Palma e incluso con mayor fuerza y riqueza.

«Hemos detectado importantes anomalías que afectan a los ecosistemas marinos»

decoration

¿Y qué ocurre con la lava cuando entra en contacto con el mar?

La parte superficial se enfría, por el gran cambio de temperatura, pero el interior de la colada sigue caliente y avanzando por el fondo del mar dando lugar a unas estructuras muy singulares llamadas pilow lavas, por su forma de almohada.

¿Ese frente de lava en la playa del Perdido se ensancha?

No solo se está ensanchando, sino que está ganando altura. Sigue llegándole lava de la colada.

¿Puede haber más lenguas de lava que bordeen la Montaña de Tres Picos y lleguen al mar en Tazacorte?

Podría ser pero es imposible de prever. Dependerá del aporte de lava del volcán, de las características de la propia lava… En cuanto al fondo marino, la plataforma marina de las Islas Occidentales es muy estrecha y el talud es muy abrupto, de tal manera que cuando la lava deje la orilla y se encuentre con grandes profundidades, caerá por esos acantilados submarinos por efecto de la gravedad.

También se les ha encargado investigar si hay emanaciones de lava en los fondos marinos de La Palma asociados a la erupción. ¿Han encontrado alguna?

Era una posibilidad y nos encargaron estudiarlo pero no hemos detectado ninguna emanación de lava en el fondo del mar. Desde el primer día hemos buscado anomalías hidrotermales o expulsión de gases y no hemos detectado nada.

¿Con qué se va a encontrar el sector pesquero cuando la erupción acabe?

Va a haber seguramente mortandad de peces, aunque en un futuro a medio plazo la biodiversidad marina se pueda recuperar e incluso tener mayor riqueza, como ocurrió en el volcán submarino de El Hierro. El sector pesquero necesitará ayudas en ese periodo de recuperación marina, que en El Hierro tardó unos tres años. La lava está afectando a muchos sectores económicos y a muchos servicios públicos, como la luz, el agua, el transporte, las comunicaciones… Los pescadores de El Hierro aseguran que ahora ven más abundancia de pescado de la que había antes de la erupción del Tagoro. Tenemos esperanza en que suceda lo mismo en la Reserva Marina de La Palma: puede haber un periodo de mortandad de peces pero el efecto fertilizante del volcán hará que se recupere pronto la vida submarina. Hay que partir de la base de que los fondos marinos de Canarias tienen una gran riqueza y variedad de ecosistemas.

«La lava no cayó directamente al mar sino a una playa; eso minimizó el efecto de los gases»

decoration

¿Qué le ha sorprendido más de la erupción?

Los que trabajamos en el mar nos movemos siempre en medio del silencio. En este caso, el silencio lo rompe ese rugido continuo del volcán. Impone mucho. Es increíble cómo ruge. Luego está la luminosidad y el color de la lava en plena noche. Ver el reflejo de esos colores y de esas luces de la lava sobre el mar es impresionante. Parece oro fundido.

La ciencia española ha vuelto a demostrar que pese a las carencias tiene un gran potencial.

La ciencia trabaja al servicio de la sociedad y es lo que estamos haciendo ahora y seguiremos haciendo en el futuro. Un buen ejemplo es lo que está pasando en La Palma. Gracias a la ciencia se pudieron activar los protocolos de protección de la población, lo que ha permitido que nadie haya resultado herido. Y ahora estamos generando conocimiento, no solo los que estamos en el barco, sino todos los equipos de la ciencia española, que son muchos, y que están trabajando en esta erupción, a pie de volcán, con gran coordinación y arrimando el hombro. Y todo para ayudar a la población. Siempre será nuestra prioridad.

Compartir el artículo

stats