La actual situación sanitaria que vive la Isla, en la que en apenas dos semanas se ha pasado de cero a 149 casos activos activos de Covid-19, provoca la preocupación entre el sector turístico por las inminentes cancelaciones que pueden comenzar a llegar de entre quienes habían elegido La Palma para pasar sus vacaciones de verano.

Así lo expresó el presidente del Centro de Iniciativas Turísticas Tedote, Óscar León, que representa a 220 empresas palmeras del sector, que lamentó que «estemos en esta situación con lo bien que había sido el comportamiento de toda la sociedad palmera ante la pandemia» y cuando, añadió, «estamos levantando cabeza ante un buen verano». León mostró su repulsa a que esa recuperación del sector se vaya a perder por la «insolidaridad», refiriéndose al sector de población más joven, causante de los brotes que están provocando el considerable aumento de positivos en la Isla.

Aludió también el representante de la patronal turística que es el sector privado de La Palma el que está padeciendo esta situación, «sobre todo las organizadoras de eventos que han visto que tienen que cancelar todo», dijo, y se mostró preocupado ante «las posibles restricciones que vamos a sufrir ahora, que nos hace dar pasos atrás en la economía».

Óscar León se refirió también a que «sólo queda trabajar y ayudar a las administraciones para pedir a este sector de la población que sea responsable», aunque destacó también los efectos negativos que tendrá para la Isla el pasar de ser «el único punto verde en Europa a subir de nivel de alerta».

Por ello, reseñó que desde el sector se espera que el aumento de casos no suponga cancelaciones de reservas ni la ralentización en las ventas, «que van a un ritmo que hacía años que no teníamos», destacó, esperando que «las afecciones sea las menos posibles, porque sabemos dónde está el problema».

Óscar León hizo hincapié en que «el turista no ha traído el virus a la Isla», señalando a los más jóvenes residentes, de quienes dijo que «nos han metido en este problema» y «solo nos queda esperar a que esto en cuestión de quince días podamos darle la vuelta».

De cara a la temporada de invierno, el presidente del CIT señaló que el sector «confía» en que se pueda revertir la situación, para que «en dos o tres semanas podamos solventar ese periodo, aunque ya no podamos presumir de ese lugar de Europa con el menor índice de contagios». Aun así, considera que «queda tiempo, todo se podrá solventar», confiando en los avances de la vacunación, para la posible recuperación del sector con vistas al invierno.