19 de septiembre de 2019
19.09.2019

Comienza la campaña de cruceros con recelo al jubilarse el 'Zenith'

El último trimestre de este año será similar en escalas al mismo período de 2018, pero se teme que la desaparición en enero de uno de los barcos de Pullmantur suponga un serio retroceso

19.09.2019 | 00:59
La estampa del casco urbano de Santa Cruz de La Palma se ve enriquecida con el comienzo de una nueva temporada de cruceros, clave para el sector comercial.

El casco histórico de Santa Cruz de La Palma celebró ayer con una feria de artesanía en la plaza de España el comienzo de la temporada de cruceros, que tiene programación cerrada hasta final de año pero que despierta recelo entre los establecimientos por la jubilación el próximo mes de enero del barco Zenith, sin que los comerciantes conozcan si sus habituales escalas en la Isla serán reemplazadas por alguna otra embarcación de la compañía Pullmantur, lo que no parece probable.

La temporada oficialmente se abre en octubre, aunque ayer se inició con la llegada del Ventura, procedente de Funchal y con La Luz y Las Palmas como puerto de destino. En este mes también está previsto el atraque del Britannia, en concreto el día 28. Hasta final de año se contabilizarán más de sesenta escalas, una cifra similar a la contabilizada en el último trimestre de 2018.

Entre las cerradas, está previsto tanto en octubre como en noviembre y diciembre la llegada en media docena de oportunidades del Zenith, remodelado en 2012 y con capacidad para 1.800 cruceristas en nueve cubiertas, que en enero será jubilado por Pullmantur, lo que en principio provocará la cancelación de las rutas de Canarias y Madeira. Sus itinerarios por el norte de Europa sí pasarán a ser operados por el Monarch.

Fuentes del sector turístico señalaron a esta redacción que "disponemos de las escalas previstas hasta final de año, pero desconocemos lo que ocurrirá después", advirtiendo de que "la jubilación del Zenith y si se confirma la eliminación de rutas que afecta a La Palma sería muy negativo, aunque es cierto que también aparecen otras embarcaciones nuevas con escalas puntuales". "Preferimos esperar a tener la programación de la temporada completa para hacer valoraciones más globales", sentencian.

Por ahora, Santa Cruz de La Palma ha optado por recibir a los primeros cruceristas con una feria donde los artesanos puedan mostrar los trabajos que se realizan a mano en la capital, pensando siempre en que un número notable de comercios sobreviven gracias a los pasajeros que llegan al puerto en este tipo de barcos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook