Ningún policía local de La Laguna ha sido vacunado pese a pertenecer a un cuerpo considerado esencial. Esto denunció ayer Domingo Cháchez, representante del sindicato STAP, que mostró su “indignación” porque la Policía lagunera “trabaje en primera línea frente a la pandemia desde el inicio de las medidas sanitarias” pero pese a ser un cuerpo prioritario “no se le haya tenido en cuenta en la campaña de vacunación”.

Lo mismo ocurre a otras policías locales de Canarias como la de Santa Cruz de Tenerife, cuyas plantillas no han sido vacunadas a diferencia de otros cuerpos de seguridad como los dependientes del Estado o la Policía Autonómica. La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, a través del sindicato CSIF, demanda “una solución lo antes posible” en cuanto a la vacunación de los agentes de la capital, además del resto de policías de la Comunidad Autónoma de Canarias, pues siguen sin estar vacunados contra el coronavirus Covid-19.

“Se trata de un servicio esencial y básico para poder mantener la seguridad en los municipios, para el cumplimiento de las normas administrativas, para la regularización del tráfico rodado y, sobre todo, para el cumplimiento de las medidas sanitarias para prevenir la propagación del virus en la población”, señaló el sindicato.

El CSIF apunta que “de nada sirve aplicar medidas si no hay policías que las hagan cumplir”. “Apelar a la responsabilidad de cada cual queda muy bien, pero al final es la potestad coercitiva de los agentes de la autoridad la que impera”, relata Jesús Illada, delegado del sindicato en la capital tinerfeña.

Los sindicatos laguneros lanzan la misma exigencia al encontrarse en idéntica situación que los agentes chicharreros. “Y seguimos sin tener una respuesta a nuestras demandas de vacunación”, recuerda Domingo Chávez, que exige una solución inmediata al trabajar el cuerpo en primera línea frente a la covid-19.