Alianza Atlántica

Las amenazas de Trump de un ataque ruso por el gasto aliado disparan la inquietud en la OTAN

Desde el sábado las reacciones por el impacto de las palabras de Trump para la cláusula de defensa mutua recogida en el artículo 5 del Tratado de la OTAN se han multiplicado

La Casa Blanca ve atroz y desquiciado el apoyo de Trump a Rusia contra la OTAN.

La Casa Blanca ve atroz y desquiciado el apoyo de Trump a Rusia contra la OTAN. / EFE

Silvia Martínez

Cualquier mensaje de Donald Trump suele suscitar una atención mediática descomunal pero las palabras pronunciadas este pasado sábado por el provocador político republicano en un mitin de campaña en Conway (Carolina de sur) sobre el gasto en defensa aliado, en medio de una guerra en Ucrania y las resistencias de su partido a seguir proporcionando ayuda militar a Kiev, han disparado de nuevo todas las alarmas entre los países de la Alianza Atlántica, ante el posible impacto para la seguridad común que tendría un segundo mandato suyo al frente de Estados Unidos.

Origen de la controversia

¿Protegería Estados Unidos en caso de ataque de Rusia a un país aliado? La pregunta, según contó Trump durante un mitin en el marco de las primarias de su partido para nominar al próximo candidato presidencial que concurrirá en las elecciones de noviembre, se la hizo el mandatario "de un gran país" que no desveló. Su respuesta demuestra que su forma de afrontar el debate del gasto en defensa aliado no ha variado ni un ápice durante estos últimos cuatro años desde que perdiera las elecciones: "¿No habéis pagado? (...) No, no les protegería. De hecho, les animaría (a los rusos) a hacer lo que les diera la gana. Hay que pagar las deudas", advirtió Trump en referencia al compromiso aliado, acordado en la cumbre de Gales en 2014, de destinar el 2% del PIB a gasto militar para 2024 y el 20% al gasto en capacidades militares. Un debate que, según fuentes aliadas, está "viciado" desde hace años al no tener en consideración la aportación que muchos países hacen a operaciones y misiones. Actualmente son 11 los países que han alcanzado el objetivo del 2%. España tiene previsto llegar en 2029.

Cláusula de defensa mutua

Desde el sábado las reacciones por el impacto de las palabras de Trump para la cláusula de defensa mutua recogida en el artículo 5 del Tratado de la OTAN se han multiplicado. ¿Qué dice este artículo? "Que un ataque armado contra una o más de ellas (naciones aliadas), que tenga lugar en Europa o en América del Norte, será considerado como un ataque dirigido contra todas ellas". Si tal ataque se produce, continúa, "cada una de ellas, en ejercicio del derecho de legítima defensa individual o colectiva reconocido por el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, ayudará a la parte o partes atacadas, adoptando seguidamente, de forma individual y de acuerdo con las otras partes, las medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada, para restablecer la seguridad en la zona del Atlántico Norte".

Reprimenda de la OTAN, la UE y la Casa Blanca

"Cualquier sugerencia de que los aliados no se defenderán entre sí socava toda nuestra seguridad, incluida la de Estados Unidos, y pone a los soldados estadounidenses y europeos en mayor riesgo", saltó en tromba el domingo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que dejará el cargo después del verano. "Fomentar la invasión de nuestros aliados más cercanos por regímenes asesinos es atroz y carece de sentido", respondió la Casa Blanca. Y lo mismo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, para quien "declaraciones imprudentes" que ponen en tela de juicio el artículo 5 "solo sirven a los intereses de (Vladímir) Putin" y le hacen flaco favor a la alianza trasatlántica. "Seamos serios, la OTAN no puede ser una alianza militar a la carta, que funciona dependiendo en el humor del presidente de Estados Unidos", se ha sumado este lunes el alto representante, Josep Borrell.

Malestar entre los aliados

"Ninguna campaña electoral es una excusa para jugar con la seguridad de la Alianza", ha advertido el ministro polaco de Defensa, Wladyslaw Kosiniak-Kamysz. "Trump está pidiendo directamente que se entregue Europa a Putin", añadió su colega de Interior, Marcin Kierwinski. Aunque a algunos diplomáticos aliados les cuesta pensar que un segundo mandato de Trump pudiera ir contra la OTAN, todos en la organización están convencidos de que el deterioro de la seguridad afectaría no solo a Europa sino también a Estados Unidos. Lo ocurrido el sábado, en todo caso, es para los europeos una señal más de la necesidad de que Europa desarrolle su "autonomía estratégica" y refuerce su peso dentro de la alianza.

Intimidación con precedentes

No es la primera vez que Trump echa mano de este tipo de amenazas contra la OTAN. Según relató a principios de año en Estrasburgo el comisario de mercado interior, Thierry Breton, Trump ya lo hizo en el año 2020 con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, como interlocutora. "Deben entender que si Europa es atacada nunca vendremos a ayudarles y apoyarles", dijo añadiendo a renglón seguido que, "de todas formas, la OTAN está muerta y nos iremos, abandonaremos la OTAN". En esa misma reunión, el republicado habría recriminado a Von der Leyen que Berlín le debía 400.000 millones de dólares "porque no pagásteis, alemanes, lo que teníais que pagar por defensa". Un ataque que no es un caso aislado. Ya en julio de 2018 Trump puso en punto de mira a Berlín acusando al país de estar "controlado por Rusia" e incluso un año antes, durante la inauguración de dos memoriales en la sede de la OTAN, reprochó a los aliados no pagar lo que debían.