Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclo electoral en Francia

Sin un día de descanso, Macron y sus rivales empiezan la batalla electoral de las legislativas

El presidente francés, según las previsiones, nombrará a su nuevo primer ministro a principios de mayo | La izquierda y la ultraderecha aspiran a conseguir una mayoría alternativa en la Asamblea Nacional

Emmanuel Macron.

Menos de 24 horas de descanso y de estado de gracia para Emmanuel Macron. Tras la resaca electoral de la reelección del presidente, con el 58,54% de los votos, Francia se levantó este lunes con la mirada puesta en las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio. 

Desde la instauración en 2002 de un mandato de cinco años para el jefe del Estado, estos comicios parlamentarios se convirtieron en un puro trámite para el partido vencedor en las presidenciales. Sin embargo, la ultraderechista Marine Le Pen (derrotada el domingo, pero con más del 40% de los apoyos) y la izquierda liderada por Jean-Luc Mélenchon (socioecologista) quieren romper esta lógica. Es decir, imponer al dirigente centrista una mayoría alternativa en la Asamblea Nacional, y por consiguiente un gobierno de distinto signo, lo que en Francia se llama una cohabitación. Estas elecciones parlamentarias ya han sido bautizadas como “la tercera vuelta”.

Las decisiones que tomará Macron en los próximos días tendrán la mirada puesta en estos comicios. El Consejo Constitucional (equivalente galo del Tribunal Constitucional) anunciará oficialmente el miércoles los resultados definitivos, aunque ya se conocen. A partir de ese día y antes del 13 de mayo —fecha en que estaba previsto el final del actual mandato presidencial—, tendrá lugar la ceremonia de investidura del dirigente centrista, el cuarto presidente en lograr su reelección en la historia de la Quinta República después de Charles de Gaulle, el socialista François Mitterrand y el conservador Jacques Chirac. 

Anuncio de un nuevo primer ministro

Tras este acto, está previsto el anuncio del nuevo primer ministro. Salvo una sorpresa mayúscula, reemplazará al poco carismático Jean Castex, al frente del ejecutivo desde julio de 2020. Luego se anunciarán los nombres de los ministros del primer gobierno del nuevo mandato de Macron. Según las especulaciones de la prensa francesa, pocos de los actuales ministros seguirán en el cargo y se prevén novedades. 

“Los próximos años no serán tranquilos”, aseguró Macron en su sobrio discurso de celebración de su victoria desde el Campo de Marte, desde la zona de la Torre Eiffel, donde evitó dar la imagen triunfalista que se le reprochó en el pasado. Sabe que el ciclo electoral aún no se ha terminado. “Somos conscientes del contexto del país y que hay unas fracturas a las que debemos responder”, declaró este lunes a la emisora de radio RTL la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, que suena como primera ministra, aunque estas especulaciones suelen fallar. La sociedad francesa sale fracturada de estas presidenciales. Así lo refleja el fuerte apoyo a Le Pen entre los obreros (67%) y empleados (57%) que acudieron a las urnas.

En medio de este contexto electoral y agitado en Europa —con la guerra en Ucrania y la crisis de los precios de la energía—, la elección del nuevo primer ministro tendrá una evidente relevancia. Según la tradición de la política gala, este se encarga de llevar a cabo la campaña de las legislativas, aunque el principal puntal del macronismo es la figura del presidente. 

El mismo Macron sigue de cerca el proceso de designación de los candidatos de su coalición —formada por La República en Marcha (su partido), pero también por el Modem de François Bayrou, Horizons del exprimer ministro Édouard Philippe y otros pequeños partidos— en las 577 circunscripciones en que se divide el territorio francés. Es consciente de una de las especificidades de este segundo mandato: la legislación francesa establece un máximo de dos mandatos consecutivos y en 2027 no podrá presentarse por este motivo. El nombre de su sucesor estará presente a lo largo del mandato —de momento, el favorito es Philippe— y podría suscitar divisiones y facciones en su grupo parlamentario.

La "tercera vuelta" de Mélenchon y Le Pen

Antes de ello, Macron deberá lograr una mayoría parlamentaria. “Hago una llamada a todos ellos, desde la socialdemocracia hasta la (derecha) gaullista, pasando por los ecologistas”, afirmó el 2 de abril durante un mitin en París sobre su voluntad de sumar a su “gran coalición”, entre centro-derecha y centro-izquierda, nuevos dirigentes procedentes de Los Republicanos, el Partido Socialista y de sectores moderados de los verdes. Tras haber obtenido entre ambos apenas el 6% de los votos en la primera vuelta, la derecha republicana y los socialistas afrontan estas legislativas con el temor de perder a una parte considerable de sus diputados.

“Podéis vencer al señor Macron y elegir otro camino”, aseguró el domingo Mélenchon. Las negociaciones de la izquierda insumisa con comunistas y verdes, y en menor medida con los socialistas, avanzan bien para presentar candidaturas unitarias de la izquierda en junio, bajo el paraguas mélenchonista de la “Unión Popular” y el programa del Futuro en Común. Según un sondeo de este lunes, que debe cogerse con pinzas puesto que aún falta un mes y medio para las legislativas, esta alianza de la izquierda podría conseguir unos 100 diputados (de un total de 577 escaños).

La ultraderecha también quiere dar la sorpresa en las legislativas. Sin embargo, se desconoce si el partido de Le Pen y el del polemista Éric Zemmour se presentarán en coalición o por separado. La líder de la Reagrupación Nacional (RN) optará a su reelección como diputada en su circunscripción del norte de Francia, convertida en su laboratorio político.

A pesar de haber obtenido el 41% de los votos en la segunda vuelta, la RN se confrontará otra vez al escollo del sistema electoral. En 2017, tras haber conseguido el 33% en las presidenciales, apenas obtuvo siete diputados. Históricamente, las legislativas no fueron un terreno favorable para el lepenismo. Pero ahora quiere romper esta tradición con la actual recomposición de la política francesa.

Compartir el artículo

stats