ANÁLISIS

Canarias y la ruta africana

El barco que se va a asaltar transporta una importante cantidad de droga. En medio del silencio, una sola orden: «Entramos»

Raúl Contreras Sabio

Tres de la mañana. En la mitad del océano Atlántico una lancha con un equipo del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional espera la orden de abordaje. El barco que se va a asaltar transporta una importante cantidad de droga. En el medio del silencio, una sola orden: «entramos»... Asalto positivo: buque, cargamento y tripulación son trasladados como presas al puerto canario más cercano.

Esta escena se repite cada vez más a menudo en las aguas próximas al archipiélago canario, fruto de la preponderancia que en los últimos años está tomando la llamada «ruta africana»en contraposición a la denominada «ruta del Atlántico Norte» con Galicia y la costa atlántica como referente, y que si bien continúa estando muy activa, la presión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en aquella zona, tradicional asentamiento de organizaciones de narcotraficantes, herederas de los antiguos contrabandistas de tabaco, ha empujado a estos grupos criminales a buscar otros destinos donde desembarcar su ilícita mercancía, frecuentemente países con unas estructuras policiales y judiciales mucho más débiles que las europeas, cobrando gran relevancia como destino en África los países del golfo de Guinea y posteriormente y por diversos medios llevarlas hasta su destino final: Europa. En este punto, por su privilegiada situación geográfica, las Islas Canarias son una plataforma idónea para ser objeto de recepción de la sustancia estupefaciente (de la cual una parte abastecerá el consumo interno del archipiélago y otra será trasladada a otros puntos en partidas de menor tamaño), o bien por considerarlas base logística donde aprovisionarse, reparar, descansar o simplemente esperar instrucciones antes de atravesar el océano rumbo a las costas sudamericanas.

Es de significar la preponderancia que ha asumido Brasil en los últimos tiempos como destino predilecto de carga de los buque con cocaína con destino a África (y luego a Europa) en detrimento de zonas más al norte (como el Caribe) y que influye igualmente en que los mismos en su tornaviaje se aproximen a nuestras islas en demanda de su destino final en tierras africanas.

Si bien se ha detectado un aumento del tráfico de drogas en los últimos tiempos, esta situación no constituye un fenómeno nuevo, puesto que al menos desde 2007 ya se venía observando la relevancia de la mencionada ruta africana.

Por eso en ese año se desplegaron en Canarias grupos Greco (Grupos de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado) de la Udyco Central de la Comisaría General de Policía Judicial de la Policía Nacional, que si bien en la actualidad no continúan operativos en el archipiélago, han pasado el testigo a los Grecos subsistentes en la península, que junto a la Brigada Central de Estupefacientes (todos ellos encuadrados en la Udyco Central) en estrecha colaboración con las Udyco de ambas provincias canarias, trabajan incansablemente en la lucha de la Policía Nacional para la detección de organizaciones criminales y su desarticulación, aprehendiendo las sustancias estupefacientes con las que trafican así como interviniendo el resto de medios materiales y beneficios de dichas organizaciones criminales.

Asimismo por los distintos organismos internacionales involucrados en la persecución del tráfico de drogas como la Unodc (en español, Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Crimen) y las diversas unidades de inteligencia y cooperación en la lucha contra esta lacra de la Policía española y europea tales como el Maoc-N con sede en Lisboa (Portugal) o el Ofast en Martinica (Francia), se ha venido observando un nuevo fenómeno de un tiempo a esta parte como es el intercambio de hachís por cocaína.

Así, las embarcaciones se dirigen desde el norte de África (Marruecos principalmente) hacia las costas sudamericanas donde descargan dicha droga y vuelven de aquellas aguas cargados con cocaína. En este asunto se ha detectado el denominado intercambio «kilo por kilo», es decir se intercambia en la misma cantidad el hachis por la cocaína, dado que en Sudamérica el hachís (por carecer de él) se revaloriza en igual medida que la cocaína en nuestro continente. Asimismo en dicho intercambio también se envía a América (dentro de la ruta africana) Mdma con destino preferente en Argentina.

Para hacer frente a este nuevo tipo de negocio criminal, donde igualmente nuestro archipiélago se torna importante por su ya citada situación geográfica junto a Cabo Verde antes de iniciar el cruce del Atlántico, los esfuerzos llevados a cabo por la Policía Nacional en este último semestre de 2023 han llevado a la ejecución de dos importantes operaciones por la Udyco de Las Palmas:

La Operación Raya en cooperación con el Greco Levante de la CGPJ, con la intervención en julio de 2023 del velero Raya con 6.000 Kg de hachís procedentes de Marruecos y destino Brasil. La Operación Thiass en coordinación con la Unidad de Drogas de la Guardia Civil de las Palmas de Gran Canaria, con la intervención en noviembre de 2023 a bordo del velero Thiass, de 3.200 kilos de hachís procedentes de Marruecos y destino a Brasil.

La lucha contra estas organizaciones criminales es uno de los principales objetivos estratégicos de la Policía Nacional y para ello no se escatiman esfuerzos ni a nivel de medios, ni de personal o cooperación de inteligencia, tanto a nivel nacional como internacional, dada la importancia de combatir a estos grupos criminales.

Fruto de ese gran esfuerzo, solamente en el año 2023 se han producido múltiples intercepciones de naves en aguas próximas al archipiélago canario con ingentes cantidades de estupefacientes intervenidas y por ende organizaciones criminales desarticuladas; entre ellas se pueden destacar:

Operación Mambo, diciembre de 2022: Greco Galicia y Udyco Las Palmas interceptaron el velero Mambo, procedente de Brasil, con 2.400 kilos de cocaína.

Operación Orión, efectuada en enero de 2023 por la Brigada Central de Estupefacientes y la Udyco Las Palmas: en el curso de la misma se asaltó el carguero de ganado Orion, procedente de Colombia. Se intervinieron 4.250 kilos de cocaína.

Ese mismo mes en un operativo conjunto de la Udyco de Tenerife con unidades de la CGPJ se confiscaron en el marco de la Operación Blume, 4.000 kilos de cocaína en el buque de igual nombre.

En marzo de 2023 se llevaron a cabo dos operativos ejecutados por la Udyco de Tenerife en cooperación con la CGPJ, interceptándose dos buques, a la sazón los llamados My Love y Rade, que intentaban introducir ilegalmente en Europa 1.100 kilos de cocaína.

Operación Effesios, mayo de 2023: durante la misma, en un operativo conjunto entre la Brigada Central de Estupefacientes y la Udyco Las Palmas se aprehendieron 1.500 kilos de cocaína a bordo del pesquero Efesios, procedente de Guayana.

Ese mismo mes y en el curso de la Operación Alice, por las referidas unidades se interceptó el velero del mismo nombre que procedente de Brasil transportaba 1.425 kilos de cocaína. En agosto de 2023 y fruto de la colaboración estrecha entre ambas unidades se procedió a la captura del pesquero Oceanía 2, que proveniente igualmente de Brasil transportaba 2.200 kilos de cocaína.

Al mes siguiente y en una operación conjunta entre la Udyco Las Palmas y el Greco Galicia se intervinieron 1.010 kilos de cocaína a bordo del pesquero Mathieu, procedente de Guinea.

En el mes de noviembre, la Brigada Central de Estupefacientes en aguas próximas a La Palma lideró el operativo que concluyó con el decomiso de 2.050 kilos de cocaína a bordo de la embarcación Sea Paradise.

Igualmente, y junto a la interceptación de alijos en la mar, se han realizado importantes aprehensiones de sustancia estupefaciente ya desembarcada en tierra, oculta en sus escondites (llamados caletas en el argot criminal), bien para consumo insular o bien para su transporte a otros puntos. Así en el año 2023 se han llevado a cabo importante operativos en este sentido tales como:

La denominada Operación Citizen, que en una investigación conjunta de las Udycos de Las Palmas y Tenerife incautaron 500 kilos de cocaína escondidos en San Cristóbal de la Laguna.

La acaecida este último mes de noviembre, llevada a cabo por la UDYCO de Tenerife en el marco de la Operación Viruela, que concluyó con la intervención de cerca de 1.000 kilos de cocaína escondidos en dicha isla, constituyendo una de las mayores aprehensiones en tierra de los últimos años.

Lo anteriormente expuesto quiere resaltar el compromiso máximo de la Policía Nacional en colaboración con otros operadores, tanto nacionales como internacionales, en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Este compromiso junto a la triada conformada por la cooperación internacional, la aportación de medios humanos y materiales y la maximización del uso operativo de la inteligencia, seguirá sin duda brindando éxitos en este campo en beneficio del bienestar y seguridad de todos los ciudadanos.

Raúl Contreras Sabio es Jefe de Operaciones de la Policía Nacional en Santa Cruz de Tenerife.