29 de abril de 2019
29.04.2019
 
Resultados de Canarias al Senado

El PSOE manda en el Senado canario y Alarcó salva su acta "in extremis"

Unos 2.500 mil votos impidieron el regreso de los nacionalistas de Tenerife a la Cámara Alta.

29.04.2019 | 04:19
Senadores en una sesión de la Cámara Alta.
El PSOE celebra en Tenerife los resultados del 28-A
Así celebraron los partidos políticos de Canarias los resultados de los comicios
Elecciones Generales en Canarias #28A

A Coalición Canaria se le resistió la máxima que dice que la fuerza política que logra dos diputados al Congreso de los Diputados consigue colocar un senador. Cuando los nacionalistas de Tenerife celebraban sus dos escaños en la Carrera de San Jerónimo y confiaban en obtener representación en el Senado para José Manuel Pitti por primera vez después de quince años, el ajustado escrutinio acreditó, cuando se superó el 90% del recuento de los votos, que Antonio Alarcó logró salvar su acta para el PP, en detrimento del periodista. El candidato popular sumó 82.098 apoyos, frente a los 79.551 que recibió José Manuel Pitti, 2.547 votos que le permiten al cirujano mantener su plaza en Madrid con el 98% del escrutinio. El senado canario sufre una transformación radical respecto a la configuración de 2016 por el descalabro nacional de los populares, que arrastró al votante local. De las once actas que reserva la Cámara Alta a Canarias, el PP pasó del dominio de hace tres años, con 7 actas, a conformarse con una, en beneficio de los socialistas, que, respecto a 2016, cosechan mejores resultados que los populares, al pasar de 2 plazas a 8. Las tres restantes se las reparten el PP (2) y Agrupación Socialista Gomera (ASG).

De las tres actas de Tenerife, que en 2016 fueron para los dos senadores populares Antonio Alarcó e Isabel García y la candidata del PSOE Olivia Delgado, los socialistas le dieron la vuelta, contagiándose de la ola nacional. Olivia Delgado repite y se convierte en la más votada por Tenerife, seguida de su compañero José Antonio Valbuena, mientras Alarcó retuvo in extremis su plaza. Los nacionalistas de Tenerife se quedaron a las puertas del Senado y, lo que es peor, CC se queda sin representación en la Cámara Alta después de que los nacionalistas de El Hierro tampoco lograran retener su acta para David Morales, alcalde de Valverde, a consecuencia del arrastre socialista, que contagió también al electorado de la Isla del Meridiano.

Los nacionalistas herreños perdieron anoche el feudo que mantenía Pablo Rodríguez, al que aspiraba a suceder el alcalde de Valverde, David Morales. Finalmente, la plaza de la Isla del Meridiano en el Senado la ocupará la socialista Esther Carmona, que logró 2.325 votos (41%) -con el 100% del escrutinio-, por encima de los 2.100 apoyos que llevaron hace tres años al nacionalista al Senado. En El Hierro, los populares pasaron de ser segundos en 2016 a contentarse con el tercer puesto.

La formación que fundara Casimiro Curbelo en la Isla Colombina consolida su acta en el Senado, y hasta amplía el apoyo cosechado, al pasar del 42,54 por ciento de los votos de 2016 al 52% de anoche. Prueba del poderío de la Agrupación Socialista Gomera, con el 95,87% del escrutinio, su senadora Yaiza Castilla Herrera, con 5.409 votos, atesoraba ella sola más apoyos que la suma resultante de los sufragios que recibieron los candidatos de las otra siete formaciones que presentaron candidato al Senado por La Gomera.

El vuelco político en Canarias afecta en cascada y no solo a El Hierro, acta que pasa de CC a las manos del PSOE. También en La Palma, donde el alcalde la capital de la Isla Bonita, el socialista Sergio Matos, -que llegó a anunciar antes de las elecciones su intención de dejar la política- ocupará esta plaza, en detrimento del PP, a la que aspiraba Borja Pérez Sicilia. Hasta última hora se mantuvo la pugna en el escrutinio entre el regidor municipal y el candidato popular. Con el 99,18% del escrutinio, Sergio Matos tenía sitio en Madrid con 12.121 sufragios, frente a los 11.857 que alimentaban las esperanzas del popular Borja Pérez hasta el cierre del recuento.

El descalabro del PP pasó factura también a los representantes elegidos en la provincia oriental para el Senado. Vuelco en Gran Canaria, con intercambio de "cromos", el PSOE pasa de una a dos plazas, a la inversa de lo que ocurrió con el PP, respecto a los resultados cosechados en 2016, que ahora se contentará con un sólo representante por dicha Isla. Frente al mejor resultado que logró el PP en 2016 con María Auxiliadora Pérez, con 141.868 votos, y los 137.294 que cosechó su segundo senador, Hipólito Suárez, anoche la mejor carta la jugó por el PP Sergio Ramos, que sumó 81.520 votos, con el 98,08 por ciento del escrutinio, que le permitió retener una de las dos actas.

Los populares pierden su acta por Fuerteventura, al igual que ocurre en Lanzarote, en beneficio de los representantes socialistas. La socialista Paloma Hernández coloca al PSOE en el segundo puesto en la carrera del Senado en Fuerteventura, con 8.520 votos, con el 91,61% del escrutinio, mientras que la candidata del PP, Jessica de León, quedó relegada al tercer puesto. El poder de persuasión que otrora caracterizó el marqués de La Oliva, Domingo González Arroyo, quedó menguado, al quedar en séptimo puesto, con 2.134 apoyos, con poco más del 90% de votos escrutados.

En Lanzarote también se dejó sentir el "terromoto socialista" en las urnas, con el socialista Francisco Manuel Fajardo, como senador más votado, con 15.673 votos con el 98,28% del escrutinio, y el PP de Remigio Joel Delgado -la misma fuerza que ganó en la Isla en 2016- relegado al tercer puesto y dejando por el camino más de 3.500 votos.

Cabe recordar que el Senado está formado por 266 señorías, de las cuales 208 se eligieron anoche de forma directa y 58 son designados por las comunidades autónomas. A diferencia de lo que ocurre con las provincias peninsulares, a las que se asigna cuatro senadores, a las dos islas capitalinas se les reserva tres representantes en la Cámara Alta, y un senador para cada una de las cinco Islas restantes del Archipiélago canario.

El acta de senador "más cara" de Canarias fue la del socialista Ramón Morales, que logró más de 117.000 votos, con el 94% del escrutinio, frente a los poco más de dos mil votos que le hicieron falta a su compañera de partido en El Hierro, Esther Carmona, para garantizarse una plaza en la Cámara Alta.

Si en VOX presentó candidatura en la provincia oriental -Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote- y solo en La Palma, por la provincia occidental, en esta oportunidad también concurrió en Tenerife, no así en La Gomera ni en El Hierro. Con el 92,10% del escrutinio, VOX se estrenó en Tenerife con 22.678 votos para Raquel Atienza y 18.442 para José Manuel Muñoz, muy alejados de los entre 117.034 y 76.259 votos que necesitaron los tres senadores electos, contentándose con el puesto número once y doce en la relación de candidatos, por detrás de los representantes de PSOE, PP, CC, Podemos-IU-Equo y Ciudadanos, y por delante de PACMA. Aquellos que presagiaban que la entrada de VOX como un huracán contentaron con una suave brisa. En Tenerife se estrenaron con 22.678 votos para su mejor candidata posicionada, con el 92,10% del escrutinio; mientras en La Palma reunieron más de 1.500 sufragios.

Gran Canaria fue la isla que deparó mejor resultado a VOX, con 24.505 votos para su candidato mejor colocado con el 95% del escrutinio, frente a los entre 116.852 y 77.044 votos que costaba una de las tres plazas del Senado por dicha Isla. Eso sí, VOX multiplicó con creces los 727 sufragios que alcanzó en 2016 Manuel Vega. Algo similar, en proporción, ocurrió en Fuerteventura, donde VOX pasó de 66 votos de Ricardo Baña a 2.300 que recibió Francisco Sánchez. En Lanzarote pasaron 101 apoyos hace tres años a los 3.000 que reunió Fernando Bermejo.

La victoria socialista; el pulso entre PP y CC por un senador en la isla de Tenerife y la pérdida del acta nacionalista en El Hierro dejó en una anécdota el resultado de VOX.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook