Los criterios de reparto de ayudas para la sequía dejan a Canarias en la cola

El Gobierno regional denuncia que el Ministerio ignora las «singularidades» de las Islas - Madrid publica la lista de 139.000 agricultores que recibirán 269 millones

Tractores durante una concentración , ayer, en Valladolid, Castilla y León.

Tractores durante una concentración , ayer, en Valladolid, Castilla y León. / Europa Press

Andrea Saavedra

Andrea Saavedra

Otro palo para la agricultura canaria. El reparto entre comunidades de la ayuda extraordinaria puesta en marcha por el Gobierno central de 268,7 millones de euros para compensar las dificultades debidas a la sequía y a las consecuencias de la de la guerra en Ucrania no beneficia al campo isleño. Canarias vuelve a ocupar uno de los puestos de la cola en un ranking nacional al ser la segunda región que menor parte del pastel recibirá. Ni un 0,01%. De los casi 269 millones, solo viajarán a las Islas 18.614 euros para 45 explotaciones. Los datos solo están por detrás de los de Cantabria, que recibirá 5.981 euros para 12 agricultores.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación publicó ayer, en plena jornada de protestas en las carreteras peninsulares, el listado provisional de las 139.756 titulares de explotaciones productores de tierra de cultivo de secano, arroz y tomate de industria (para salsas) que podrán recibir la ayuda extraordinaria. Con este paquete de ayudas se completan los 1.400 millones de euros de subvenciones directas extraordinarias que el Ejecutivo central ha activado por la falta de agua y el conflicto bélico en Europa.

El número de hectáreas subvencionables para la percepción de estas ayudas ha sido determinado de oficio por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) conforme a los criterios establecidos en la Orden APA/871/2023, de 20 de julio, que desarrolla el Real Decreto-ley 4/2023, del pasado 11 de mayo. Criterios que no acaban de convencer al Gobierno canario al considerar que «no se tienen en cuenta» las singularidades de las explotaciones canarias que presentan diferencias respecto a la España peninsular. «Sin duda la falta de agua es uno de los problemas principales que presenta el sector primario canario», aseguran fuentes de la Consejería de Agricultura del Ejecutivo regional.

No es la primera vez que desde el departamento que dirige Narvay Quintero reconocen no estar de acuerdo con los criterios que desde Madrid se imponen para repartir las partidas de ayuda al sector primario. «Con las partidas para la ganadería tienen en cuenta la dependencia de los pastos y es verdad que nosotros tenemos menos que en la Península, pero eso solo refleja la dependencia tan enorme que tenemos de los piensos importados, uno de los productos que más se han encarecido», apuntan desde la Consejería. «Entendemos que igualmente estamos afectados por la falta de agua y no se están teniendo en cuenta nuestras singularidades», denuncian.

En concreto, esta ayuda, beneficia a las personas físicas o jurídicas o entes sin personalidad jurídica, titulares de explotaciones agrícolas que sean elegibles para la percepción de las ayudas directas de la Política Agrícola Común (PAC) en la campaña 2023 y que cuenten en su explotación con tierras de cultivo de secano, excluidos los pastos temporales, con tierras de cultivo de regadío en zonas de cultivo tradicional del arroz y tengan una superficie determinada para la ayuda asociada al cultivo de tomate de industria en las últimas campañas.

El Ministerio distingue entre zonas de afectación alta y de afección media, y en este último grupo es donde coloca a Canarias junto a las Islas Baleares, las provincias de Burgos, León, Palencia, Soria, Valladolid y Zamora. Mientras, los criterios establecen que Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja, Murcia y Navarra, y las provincias de Álava, Ávila, Salamanca y Segovia son las regiones con más afectación y, por lo tanto, aquellas, que más dinero deben recibir.

Fuentes de la Consejería de Agricultura del Gobierno canario explican que para establecer la diferenciación por zonas se han tomado en cuenta varios criterios, entre ellos, el índice de precipitaciones estandarizado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Utilizando de referencia el periodo comprendido entre octubre de 2022 y abril de 2023.

Más en Castilla y León

El mayor número de explotaciones receptoras de estas ayudas pertenecen a las comunidades de Castilla y León (36.882 y algo más de 64 millones de euros en ayudas), Castilla-La Mancha (33.673 explotaciones y 72 millones de euros) y Andalucía (20.982 explotaciones y 43 millones de euros). En el caso de Cataluña, son 10.776 las explotaciones receptoras de un total de 12,77 millones de euros en ayudas.

Según explica el secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), Theo Hernando, las ayudas se establecen «según las comarcas hidrográficas» por lo que reciben más dinero aquellas que «dependen más de las lluvias y las aguas de escorrentía almacenadas en presas». «En Canarias, al tener las galerías, pozos, desaladoras y las aguas regeneradas no nos afecta tanto en número de productores», aclara Hernando, quien asegura que en zonas con restricciones de agua se han visto «cultivos de secanos gravemente afectados por la sequía». El Archipiélago tiene experiencia con la desalación de agua, pero según el representante de Asaga, existe un déficit de infraestructuras en el que se debe trabajar. Además, hay que favorecer el uso de aguas regeneradas, modernizar las conducciones y las líneas de suministro.

En el Archipiélago las plantaciones más afectadas han sido las papas y las viñas. Este verano, como consecuencia de varias olas de calor consecutivas, hubo mucha pérdida de cultivo. En el caso de la papa se llegó a perder entre el 50 y el 70% de la producción en muchas fincas de las Islas. Y también se desecharon muchos frutales templados, ya que estos requieren de una parada vegetativa de frío en invierno para crecer con fuerza y esta no se ha dado. También lo sufrieron otros productos como las lechugas, al ser plantaciones que requieren de muchísima agua, se acabaron abandonando ante la falta de lluvia. Con la sequía, las facturas de gasto de agua de los productores canarios han aumentado, provocando más pérdidas que complican la supervivencia del sector.

Los pocos agricultores canarios que están incluidos en el listado publicado por el Ministerio ahora disfrutarán de las ayudas cuyas cuantías oscilan entre los 19,94 euros por hectárea subvencionable, para explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de tierra de cultivo de secano y los 407,66 euros para productores de tomate de industria. Además, existe una línea de 39,88 euros por hectárea subvencionable para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de tierras de cultivo de secano. Y otra de 186,10 euros por hectárea de arroz.