Patronal y sindicatos se reúnen para buscar soluciones al absentismo laboral en Canarias

Los agentes sociales analizan las trabas burocráticas para invertir en el Archipiélago y las vías para impulsar la diversificación sectorial

El Círculo de Empresarios mantiene un encuentro con los líderes sindicales de UGT y CC.OO

El Círculo de Empresarios mantiene un encuentro con los líderes sindicales de UGT y CC.OO / Andrés Cruz

Néstor Santana

Néstor Santana

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria y los sindicatos buscan soluciones para reducir las preocupantes cifras de absentismo laboral de Canarias. Este martes el foro mantuvo una reunión en la capital grancanaria con los líderes de Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), donde, entre otros asuntos, se abordó esta cuestión.

Ambas partes coinciden en la problemática, que supuso en el segundo trimestre de este año la pérdida del 7,6% de las horas pactadas, pero las recetas que proponen para atajarla son diferentes. Y es que, mientras los empresarios sostienen que faltar a la oficina sin avisar perjudica «seriamente» a la competitividad de la actividad económica, los representantes de los trabajadores se «niegan» a vincularlo con la baja productividad que impera en las Islas.

El Archipiélago es la segunda comunidad después del País Vasco con mayor tasa de absentismo del Estado. Entre abril y junio de 2023, ese 7,6% de tiempo de trabajo no computado supuso un aumento de tres décimas respecto al mismo periodo del año anterior y más de 10.000 trabajadores diarios ausentes sin justificación, según el informe trimestral elaborado con datos de la EPA por Randstad. Es más, el presidente de la organización grancanaria, Agustín Manrique de Lara, aseguró que en algunas firmas la tasa se dispara al 12% o 15%.

También subrayó que es una falta de responsabilidad, en especial cuando se trata de bajas forzadas. «Perjudica de manera intensa al resto de trabajadores que conforman la plantilla, que tienen que asumir las labores de otros de forma sorpresiva», señalo. Como solución, el lobby de las compañías grancanaria apuntó a fomentar unas mejores relaciones laborales, ambiente de trabajo y condiciones contractuales, así como a impulsar la formación y la motivación de los empleados.

Eso sí, Manrique de Lara recalcó que hay situaciones que se escapan al control de los empresarios y que repercuten directamente sobre los ánimos de la plantilla. «Por ejemplo, los graves atascos que vive Tenerife afecta y tienen poco que ver con las empresas. Cuando una persona tarda dos horas en transporte público o coche privado en llegar a su puesto de trabajo, sin duda no empieza la jornada en las mejores condiciones del mundo» explicó el presidente.

«Nos negamos a vincular el absentismo con la baja productividad», cosa que sí hace la patronal, enfatizó el secretario general de UGT en Canarias, Manuel Navarro. El País Vasco, detalló, a pesar de que posee una cifra de faltas sin aviso al trabajo mayor que las Islas –un 8,6% de las horas pactadas–, cuenta con la «mejor» productividad del país. «Por tanto, no creemos que sea tan vinculante», indicó Navarro. Aposta por invertir en la calidad del trabajo y en mejoras salariales, ya que el «gran crecimiento» de los costes de la vida diaria, potenciado por el aumento del precio de los alquileres o la inflación, ha dejado sin efecto la última subida del salario mínimo interprofesional (SMI), recalcó el sindicalista.

Baja productividad

Pero, ¿qué es la productividad? Es la riqueza que puede generar un trabajador durante su jornada laboral, el ‘talón de Aquiles’ de la economía canaria. En el Archipiélago, un empleado del principal sector isleño, el terciario, produjo en 2022 un total de 44.632 euros. El dato implica una subida de 2,6% en comparación con el año anterior, pero todavía está lejos de los 57.915 euros de la media nacional. De hecho, si Canarias tuviera la misma productividad que esa media del Estado en su sector más potente, habría aportado en 2022 un total de 10.960 millones de euros más a su Producto Interior Bruto (PIB).

Ante esta ‘enfermedad’ que padece Canarias, el presidente autonómico, Fernando Clavijo, anunció el mes pasado un gran pacto para mejorar la productividad entre Gobierno, empresarios, sindicatos y universidades. Una propuesta, aun por definir, que el principal partido de la oposición en el Parlamento de Canarias, el PSOE, quiere ‘completar’ con una serie de enmiendas a los presupuestos del Ejecutivo para el año que viene. El objetivo es «aportar valor añadido a nuestra economía concentrando recursos en el capital humano y en I+D+i», declaró a finales de noviembre el portavoz del Grupo Socialista, Sebastián Franquis.

El fin: la cohesión social

Tanto el presidente del Círculo de Empresarios como los líderes de UGT y CCOO subrayaron que todos tienen el «fin común» de alcanzar un desarrollo económico y una cohesión social que permitan a las Islas avanzar. Aunque la buena sintonía y diálogo que se percibió entre los agentes sociales ayer no es la tónica general. El secretario general de CCOO en Canarias, Inocencio González, explicó que los representantes de los trabajadores y la patronal al más alto nivel sí son capaces de llegar a unos acuerdos que, cuando son en rangos inferiores, denunció que los empresarios ponen muchas trabas, sobre todo en el ámbito de los convenios sectoriales o de las compañías. 

Durante este encuentro de carácter informal, además del absentismo, se trató la formación, el desequilibrio territorial de Canarias respecto al resto de España, la diversificación para evitar la alta preponderancia del sector turístico en el archipiélago y la simplificación administrativa para facilitar la implantación empresarial y disminuir trabas burocráticas.

Sobre este último punto, el sindicalista de CCOO criticó que las trabas burocráticas a las que están sometidas las inversiones dificultan la diversificación sectorial, uno de los principales retos del Archipiélago que, por ahora, está lejos de convertirse en realidad. Y es que el turismo cubre ahora un porcentaje del PIB regional nunca antes visto: según el informe Impactur –del Gobierno y Exceltur–, al cierre del año pasado ocupó el 35,5%. «La falta de simplificación administrativa provoca que Canarias pierda proyectos interesantes de economía azul o de economía circular», resaltó González.