El IPC resiste en el 3,9% y aleja a las Islas del objetivo de inflación del BCE

Canarias es la región en la que más crecieron los precios en junio y una de las cinco comunidades autónomas en las que todavía están por encima del 2%

Varias personas hacen la compra en un supermercado de las Islas.

Varias personas hacen la compra en un supermercado de las Islas. / ANDRES CRUZ

El Índice de Precios al Consumo (IPC) en Canarias resistió en el mes de junio en el 3,9%, convirtiendo al Archipiélago en la región donde la inflación se mantuvo más alta y, por lo tanto, más alejada del objetivo que plantea el Banco Central Europeo (BCE) de llevarla por debajo del 2%. Mientras a nivel nacional este reto ya se consiguió –el IPC general se situó en junio en el 1,9%– y también en la gran mayoría de las comunidades autónomas, Canarias formó parte de las cinco en las que el coste de la vida se resiste a bajar de ese porcentaje. Además de las Islas, tan solo Andalucía, Baleares, Cantabria y el País Vasco registraron una subida de precios mayor del 2% en junio, pero en todas ellas la subida se mantuvo por debajo del 3%, a diferencia de lo que ocurrió en Canarias. 

Aun así, el IPC encadena dos meses de retroceso en el Archipiélago, tras el leve repunte que se produjo en el mes de abril, pero el descenso está siendo lento. Además, el precio de los alimentos continúa disparado, en el 12,8%, a pesar de que también lleva cuatros meses de retroceso después de que alcanzaran el pico el pasado mes de febrero, cuando se registró un alza histórica del 18%. Las Islas siguen siendo además la comunidad en la que el encarecimiento de la cesta de la compra es más elevado.

De esta manera, mientras el Gobierno central presume de cómo están funcionando las medidas antiinflación que aplicó a finales del año pasado para tratar de atajar sobre todo la escalada del precio de la compra, en Canarias las familias siguen soportando unos precios excesivos, sobre todo si se tiene en cuenta el poder adquisitivo medio de los hogares isleños. Entre las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Sánchez estaba una bajada del IVA para determinados alimentos básicos como el pan, las harinas, la leche, los huevos o las frutas y verduras. Una iniciativa de la que no se ha beneficiado Canarias, ya que aquí se aplica el IGIC y el tipo cero se instauró en estos productos desde hace años, con lo que el camino para abaratar la cesta de la compra debe ser distinto, sin que todavía –siete meses después de que se pusiera en marcha el plan anticrisis estatal– se haya tomado ninguna medida específica para el Archipiélago. 

La patronal demanda medidas específicas que palien los efectos en el Archipiélago

Por eso ayer, desde el empresariado canario se volvieron a escuchar voces que demandan acciones para aliviar la presión inflacionista en el Archipiélago. Una de ellas fue la del presidente de CEOE-Tenerife, Pedro Alfonso, quien destacó que las consecuencias de la inflación siguen «haciendo mella en nuestra economía» y calificó como «imprescindibles» medidas que las palien de manera rotunda. En el mismo sentido se manifestó el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé. «Cualquier acción que se ejecute para aliviar esta presión inflacionista, que sobre todo está castigando a las economías más vulnerables, a pymes y autónomos, será bienvenida en la economía», sostuvo.

Aliviar el encarecimiento de la cesta de la compra en la economía doméstica de los canarios es uno de los principales retos del nuevo Gobierno de Canarias, que ayer tomó el testigo. Entre las medidas que se barajan está la reducción del IGIC del 7% al 5% o la supresión del impuesto al combustible en las Islas Verdes. También se ha puesto sobre la mesa la actualización del coste real y efectivo del transporte de mercancías entre la Península y Canarias. Una medida pactada por CC para apoyar los Presupuestos Generales del Estado de este año y que el Gobierno central todavía no ha puesto en marcha. Ayer fue calificada por Sesé como «especialmente relevante para el buen funcionamiento de la economía», ya que permitiría equiparar las condiciones de competitividad de todo el Archipiélago, haciendo que los transportistas no tuvieran que soportar un sobrecoste en este traslado que luego tengan que repercutir en los precios de los productos que se venden en Canarias. 

Lo cierto es que la subida de precios sigue notándose en las Islas. Entre mayo y junio subieron un 0,6%, motivado principalmente por el encarecimiento del ocio y la cultura, un 1,8% y los alimentos y bebidas, cuyo coste subió un 0,9% en un mes, así como la vivienda, el agua, la electricidad y otros combustibles que también subieron un 0,8%.  

El resto de los grupos que conforman la cesta de la compra canaria también aumentaron en su gran mayoría con la única excepción de del vestido y el calzado que descendió de forma tímida por las rebajas. 

Funcas prevé un repunte de la inflación

Funcas indicó ayer que la inflación, que se ha situado en el 1,9% interanual en junio a nivel nacional, ha marcado un «mínimo anual» y que repuntará en los próximos meses, de tal manera que prevé que cierre el año en el 5%. El centro de análisis destaca que tras el mínimo anual de junio, la tasa general volverá a niveles superiores al 2% en los próximos meses para converger de forma progresiva hacia la tasa subyacente. Tras el descenso al 1,9% en junio por el «efecto escalón» en los productos energéticos, Funcas detalla que en los últimos meses se ha observado una moderación de las presiones inflacionistas en los alimentos, tomados en su conjunto, pero un mantenimiento en los servicios, mientras que en los bienes no energéticos la tendencia no está clara. Así, Funcas mantiene su previsión de media anual del IPC en el 3,9% este 2023 y el 3,4% el año próximo, con tasas interanuales del 5% y del 1,5% en diciembre de 2023 y diciembre de 2024. Funcas ha decidido mantener sus estimaciones de inflación dada «la estabilidad del petróleo y del gas en las últimas semanas». | LP/DLP