Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resultados empresariales

Opel España gana 62 millones en 2021 pese a vender un 14% menos

La filial del grupo Stellantis casi duplicó los beneficios a pesar de los achaques por la falta de microchips | Figueruelas sigue perdiendo producción en 2022, con 157.000 coches hasta mayo, un 3% menos

Un trabajador en una de las líneas de producción de coches de la planta de Opel España en Figueruelas, que emplea a 5.500 personas. Stellantis

El año 2021 no fue fácil para el sector del automóvil, cuya actividad se vio mermada y condicionada por los problemas de suministro de microchips, una crisis que a día de hoy aún sigue coleando. Como consecuencia de este escenario adverso, las ventas de la compañía automovilística Opel España, perteneciente al grupo Stellantis y que tiene su base en la fábrica de Figueruelas, cayeron un 13,6% en ese ejercicio, al pasar de los 4.519 millones de euros que ingresó en 2020 a los 3.902 millones del año pasado, es decir, 617 millones menos de facturación.

El descenso llega al 24,7% si se compara con la cifra de negocio obtenida en 2019 (5.182 millones), el año previo a la pandemia. A pesar de ello, la empresa logró incrementar su beneficio neto hasta los 61 millones de euros, de manera que casi duplicó (una subida del 90%) los 32 millones que ganó en el ejercicio anterior, según las cuentas anuales de la firma depositadas en el Registro Mercantil.

El volumen de fabricación bajó un 17% el pasado año por los problemas de suministro de componentes

decoration

El descenso de las ventas fue muy similar al retroceso del volumen de producción que experimentó la planta de Figueruelas, donde se fabrican actualmente dos modelos de la marca Opel (el Corsa y el Crossland) y uno de Peugeot (C3 Aircross). El pasado año salieron de la factoría zaragozana un total 325.000 coches, lo que supuso una caída del 17% frente a las 391.000 unidades ensambladas del ejercicio anterior. Se trata de la cifra de fabricación más baja de los últimos siete años, desde las 320.000 registrados en 2014, y a gran distancia de los valores alcanzados en los dos años previos al estallido de la crisis del coronavirus (448.000 en 2018 y 470.000 en 2019).

La caída de producción de Opel España es mayor que la registrada en el sector en España, donde el conjunto de los fabricantes de vehículos cerraron 2021 con 2,1 millones de unidades y un retroceso de la actividad del 7,5% respecto al año anterior y del 25,6% frente al 2019, el año antes de la pandemia, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). La principal causa del declive es la crisis de suministros, que pasó factura a una industria que aporta el 10% del PIB nacional.

Los paros de producción son una constante en las plantas automovilísticas de todo el país y también a nivel europeo desde finales de 2020 debido a la falta de los semiconductores, unos microchips indispensables para múltiples sectores y productos como los automóviles. Figueruelas perdió el pasado años más de 300 turnos de trabajo por esta circunstancia, lo que equivale a dejar de fabricar unos 115.000 vehículos. La cadena de distribución mundial de estos componentes esenciales, que se fabrican fundamentalmente en los países asiáticos, se rompió a raíz de la pandemia y sigue sin estabilizarse por completo.

La atonía de las ventas y de la producción se ha prolongado durante 2022. En los cinco primeros meses del año, Opel España acumula una producción de 157.000 unidades, un 3% menos respecto al mismo periodo de 2021 (162.000) y un 30% inferior en relación a 2019 (225.000).

A la espera del e-208

Por otra parte, el resultado de explotación de la filial española de la marca alemana se situó en los 78 millones de euros en 2021, un 122,8% más que los 35 millones que obtuvo en el ejercicio precedente. El resultado antes de impuestos también se disparó un 114,2%, hasta 75 millones de euros frente a los 35 millones de 2020.

Figueruelas se encuentra actualmente en un periodo de transición a la espera de que el grupo Stellantis le asigne nuevos productos. Los modelos que fabrica ahora han superado el ecuador o están en el final del ciclo de vida de sus actuales generaciones. La sexta generación del Opel Corsa, el coche insignia de la planta —representa la mitad de toda su producción— se ha fabricado ya durante tres años, con lo que le quedan otros tres o cuatro por delante. En este caso, se da por seguro que el futuro de este icónico turismo seguirá vinculado a la planta, donde hace 40 años que se monta.

Sin embargo, la continuidad de los otros dos vehículos que produce la factoría, los todocaminos C3 Aircross y Crossland, está prácticamente descartada. Aunque oficialmente no se ha comunicado su marcha, los planes de la compañía pasan por trasladar ambos modelos a la fábrica de Trnava (Eslovaquía) a finales de 2023, cuando expire la producción de sus actuales versiones.

En la factoría se da por hecha la llegada del Peugeot ‘e-208’ y se ve muy probable la del Lancia ‘Ypsilon’

decoration

El vacío que dejarían estos vehículos se espera cubrir con la llegada de nuevos modelos. Dos son los candidatos principales: los coches eléctricos Peugeot e-208 y Lancia Ypsilon. La llegada del primero, que ahora se fabrica en Trnava, se da por hecha en la plantilla y la industria auxiliar del automóvil de Aragón, aunque falta que se produzca el anuncio oficial de su asignación, algo que podría ocurrir este mismo mes. Sobre la adjudicación del vehículo cero emisiones de la marca italiana hay menos certezas, pero las fuentes consultadas también creen que hay muchas posibilidades de que recale en Figueruelas.

Lo que preocupa en la plantilla y los sindicatos son los volúmenes de producción que traerían estos modelos. A priori serían inferiores a los del Aircross y el Crossland, al no abarcar las versiones de motor térmico. Y a menos carga de trabajo, menos empleo.

Aunque todo dependerá de su éxito en el mercado. La parte positiva de la asignación de vehículos 100% enchufables a la fábrica zaragozana es que supondría un nuevo paso en su electrificación, lo que le colocaría en un posición aventajada en la carrera de futuro de la industria del automóvil. 

Compartir el artículo

stats