Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

La UE aprobará cerrar casi un centenar de áreas a la pesca, la mitad en Gran Sol

El objetivo es proteger hábitats sensibles | El sector, indignado en Europa: “Es un impacto bestial” | El palangre de fondo gallego, el más afectado: en riesgo el 75% de sus capturas

Un arrastrero en el puerto de Vigo. / A.A.

El mes de junio de 2022 no será fácil de olvidar para el sector pesquero gallego y del resto de Europa. Con la cabeza llena de preocupaciones, especialmente por el alza de los precios del combustible y la prórroga de la ayuda de los 20 céntimos el litro impulsada por el Gobierno, los armadores se encontraron el pasado viernes con algo que no se esperaban. Sobre todo, con algo sobre lo que, a todas luces, tendrían que tener conocimiento. La Comisión Europea, en un movimiento “por la puerta de atrás”, como critica la industria, ha impulsado una medida sin precedentes que profundiza en el anhelo comunitario de reducir la actividad del arrastre: la UE ha decidido cerrar a la pesca un total de 94 áreas situadas entre el Golfo de Cádiz y la zona más al norte de Gran Sol (llegando al oeste de Escocia) con el pretexto de proteger los hábitats sensibles, bien sea porque han sido localizados o, simplemente, porque potencialmente se pueden encontrar ahí.

Esto afecta a mucha más flota que la prohibición del arrastre”, alerta el presidente de la Alianza Europea de Pesca de Fondo (EBFA, en inglés), el vigués Iván López, que teme “un impacto bestial” para aquellos barcos cuya captura tiene contacto con el fondo. Entre ellos está el arrastre, pero en este caso sobre todo el palangre de fondo, que debido a las zonas elegidas vería afectadas un 75% de sus capturas. De hecho, la mitad de las zonas identificadas para el cierre se encuentran en aguas del histórico caladero de Gran Sol, aunque la propuesta también afecta a la flota de litoral en España, en especial de Andalucía. Salvo sorpresa de última ahora, la norma se aprobará este martes.

La responsable de la DG Mare, Charlina Vitcheva, impulsa la medida

decoration

La medida fue impulsada por la DG Mare, dirigida por la directora general Charlina Vitcheva y bajo el paraguas del comisario Europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius. De hecho, fue la búlgara la que envió este mes una misiva a los responsables pesqueros de los Estados miembro –y no al sector– avisándoles de la futura “acción” en el marco de la Estrategia de la Biodiversidad y del llamado Green Deal que servirá para “introducir la pesca en la nueva era de la gestión basada en el ecosistema”.

En el escrito, Vitcheva avisa a los países que el “acto de ejecución” se votará hoy en la reunión de la Comisión de Pesca y Acuicultura e insta a los mandatarios a “demostrar que la protección de la vida marina y el suministro de alimentos marinos sostenibles son complementarios y se refuerzan mutuamente”.

El sector censura que no fue consultado sobre esta propuesta

decoration

La responsable de la DG Mare, que se muestra en la carta “orgullosa del trabajo que ha llevado a esta propuesta”, defiende que las áreas seleccionadas son fruto del trabajo científico (del Consejo Internacional para la Exploración del Mar, el ICES) y que, además, el sector pesquero fue consultado durante varias etapas del proceso. “No han hecho consulta alguna sobre esta propuesta”, clama Iván López, “es una vergüenza”.

Pero, ¿qué busca la CE? La intención es la de cerrar 94 áreas a la pesca (según muestra un mapa del ICES) a todos los artes de fondo por debajo de los 400 metros en aguas de España, Portugal, Francia e Irlanda con el objetivo de proteger los ecosistemas marinos vulnerables (VME, en inglés). “Además de Gran Sol se ven afectados también los cantiles de Galicia y del resto del caladero Cantábrico Noroeste”, recuerda López.

El sector pesquero comunitario se reunió ayer de urgencia en el marco de la EBFA y también a nivel español, tanto con representantes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, como con la propia Comisión Europea. Demandan a Bruselas dejar la norma en stand by y piden a los responsables pesqueros de los países que no la aprueben ante la falta de consulta adecuada, la falta de análisis sobre su impacto socioeconómico global o las contradicciones con la legislación actual (en otras cosas, no se ha consultado a Reino Unido pese al acuerdo existente entre Bruselas y Londres). “Por ejemplo, no se ha previsto los desplazamientos de esfuerzos pesqueros a otras zonas”, critica el presidente de la EBFA.

Una medida revisable cada año en base al consejo del ICES

El acto de ejecución que impulsa la Comisión Europea de cara a cerrar casi un centenar de áreas para la pesca de fondo no es el final de una tramitación. “Es el principio”, reconoce el sector pesquero. Y es que la responsable de la DG Mare, Charlina Vitcheva, escribió a los responsables en materia de pesca de los Estados miembro que cada año se decidirá qué zonas se cerrarán a las actividades que entran en contacto con el fondo en base al informe anual de recomendación del Consejo Internacional para la Exploración del Mar, el ICES. Así, el año próximo pueden ser más o incluso menos zonas, lo que eleva la crítica del sector hacia la identificación de estas áreas que ahora serán clausuradas.

Ayer, la Comisión Europea trasmitió a la flota que el proceso será “muy similar” al establecimiento de las posibilidades de pesca (las cuotas) que cada año tiene lugar en diciembre. Además, a los datos del ICES se sumarán también los producidos por los propios países, por lo que la investigación que realice España con su amplia flota oceanográfica puede ser clave de cara a las próximas normas.


Compartir el artículo

stats