50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Récord histórico de empleo en Canarias con más de 840.000 afiliados por primera vez

La región cierra mayo con 14.095 parados menos que antes de la covid y la cifra más baja en ese mes de los últimos 14 años | Los contratos ‘fijos’ se disparan

Turistas a su llegada al aeropuerto de Tenerife Sur. E.D.

El número de afiliados a la Seguridad Social aumentó el mes pasado hasta 841.076. Es la primera vez que Canarias rebasa los 840.000 trabajadores en alta laboral. Se trata, por tanto, del récord histórico de empleo en la Comunidad Autónoma. El Archipiélago encadena así tres meses consecutivos –marzo, abril y mayo– rompiendo su techo de afiliados.

Antes del estallido de la pandemia de coronavirus, el máximo de asalariados y trabajadores autónomos inscritos en la Seguridad Social –no están incluidos, claro, quienes se desempeñan en la economía sumergida– era los 827.428 de diciembre de 2019. El anterior récord se produjo, por tanto, apenas dos meses y medio antes del inicio de la pandemia en España, que comenzó a mediados de marzo de 2020 con el confinamiento de la nación. Un mes y medio después, debido a la parálisis del turismo por las restricciones de la movilidad y el cierre de fronteras en media Europa, las Islas se quedaban con tan solo 758.715 empleados en alta laboral. En 45 días se destruyeron 68.713 puestos de trabajo, y eso sin incluir las decenas de miles de asalariados que cayeron en el limbo de los expedientes de regulación temporal de empleo, los ERTE. Sin embargo, el tejido productivo regional ha mostrado desde ese momento una notable capacidad de recuperación. En diciembre de 2021, justo dos años después del récord de afiliados de finales de 2019, el mercado laboral de Canarias no solo se restablecía, sino que de hecho establecía una nueva marca con 831.919 trabajadores. Una cifra histórica que también se ha quedado ya pequeña: en marzo de este año se llegaba a los 833.823 empleados –tanto por cuenta propia como por cuenta ajena– y en abril, a los 839.049. Es más, esta escalada sin precedentes continuó el mes pasado, cuando la Seguridad Social ganó otros 2.028 afiliados, y deja por primera vez el número de trabajadores en más de 840.000. Un nuevo máximo histórico, el tercero consecutivo.

Solo Baleares logra reducir el desempleo más que el Archipiélago durante los últimos 12 meses

decoration

No en vano, el Archipiélago ha sido a lo largo del último año –de mayo de 2021 a mayo de 2022– la segunda Comunidad Autónoma que ha experimentado un mayor incremento –8,3%– de su población empleada. La primera es Baleares, con una subida del 24%, de modo que son las dos regiones más dependientes del negocio turístico las que encabezan este particular ranking. En este sentido, hay que puntualizar que las islas, las atlánticas y las mediterráneas, también fueron las comunidades que más sufrieron la pandemia en términos económicos y laborales precisamente por esa altísima dependencia del turismo.

Pero las cifras positivas para el mercado de trabajo isleño no acaban en la creación de empleo. También la evolución del paro insufla cierto optimismo, y no hay que olvidar que creación de empleo no siempre es sinónimo de bajada del paro, entre otras cosas porque en un mes determinado pueden apuntarse como demandantes en las oficinas del antiguo Inem más personas de las que engruesen las listas de afiliados a la Seguridad Social. El caso es que esto no ocurrió en mayo. Canarias cerró el último mes con 193.742 desempleados, 5.239 menos que en abril. Es una reducción de solo un 2,6%, lejos del 5,2% de Extremadura, del 6,3% de La Rioja y del 13,6% de Baleares. No obstante, la evolución en los últimos 30 días no muestra del todo la tendencia. Lo cierto es que el Archipiélago es la segunda autonomía que más ha bajado el paro en el último año, es decir, desde mayo de 2021. Hoy tiene 83.675 desempleados menos que entonces, un 30,2% menos. De nuevo es Baleares, con un -52%, la única región que mejora el dato de Canarias, y de nuevo debe precisarse que esto obedece en buena medida a que las demás comunidades comenzaron antes la recuperación de su mercado laboral. El industrial País Vasco, por ejemplo, no necesitó que volvieran en masa los turistas para reactivar su economía tras lo peor de la pandemia.

Ya solo quedan 2.223 asalariados en el limbo de los ERTE cuando llegaron a ser cerca de 90.000

decoration

Con todo, tampoco la bajada interanual del paro es el hecho más alentador para quienes buscan un puesto de trabajo. El dato más relevante es que en estos momentos hay en las Islas 14.095 desempleados menos que en febrero de 2020, esto es, 14.095 desempleados menos que en el último mes antes de la irrupción de la covid-19 en España.

Además, los actuales 193.742 parados son la cantidad más baja en un quinto mes de ejercicio desde 2008; o dicho de otro modo: habría que remontarse 14 años atrás para encontrar el último mayo con menos desempleados que el que acaba de terminar. Y en línea con esta tendencia también son cada vez menos los asalariados en ERTE, que en lo peor de la crisis del coronavirus llegaron a ser la friolera de 87.000 y de los que ya solo 2.223 se mantienen en suspensión de empleo. Otro dato reseñable es que el paro baja en todos los sectores de actividad. En los servicios, donde está incluido el turismo –el motor de la economía isleña–, el número de desempleados se redujo en mayo en 3.256 personas. Bajó en 651 en la construcción, en 141 en la industria y en 16 en el sector primario –agricultura y ganadería–. El colectivo de parados que busca su primera ocupación disminuyó en 1.175 personas.

El mes pasado se firmaron en el Archipiélago 59.723 contratos laborales, de los que hasta 30.219 son indefinidos, es decir, la mitad. Los efectos de la reforma laboral son así evidentes, al menos en la estadística. En mayo de 2019, el último año precrisis, de los 69.148 contratos suscritos, apenas 7.418, menos de un 11%, fueron fijos.

Compartir el artículo

stats