eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las calles comerciales de Canarias se reactivan y cogen velocidad de crucero

Las tiendas canarias se acercan a las cifras de venta prepandemia impulsadas por el turismo | El sector crece en las Islas un 9% en los primeros meses del año

Daiana Bonilla, encargada de una tienda de ropa. Juan Castro

Hay vida después del covid. Si no que se lo digan a los representantes de las calles comerciales de las Islas que, después de más de dos años de pandemia, vuelven a ver las tiendas llenas y el alza de las cifras de ventas acercándose cada vez más al punto de salida –año 2019– de antes de la crisis. Todavía no hablan de una «completa recuperación», pero aseguran que la luz ya se ve al final del túnel. Y los datos ya reflejan esa luz. El comercio minorista creció en Canarias el 8,7% durante los primeros meses de 2022 según el Índice de comercio al por menor publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Y aunque no todos los compradores son turistas, lo cierto es que el repunte de viajeros ha beneficiado a las tiendas canarias.

«Hay más turistas, mucho movimiento y eso siempre nos beneficia», reconoce la presidenta de la Federación de Comercio de Las Palmas (Fedeco), Conchi Cotino, quien asegura que la recuperación de los negocios del sector, «por suerte o por desgracia» está ligada al turismo y prevé que esta llegará por completo «sobre el mes de octubre». También defiende esta idea la presidenta de la Asociación de Comerciantes de Puerto del Rosario (Fuerteventura), Daniela Plotegher, quien subraya que existe un dependencia del turismo en un 90%».

Dos jóvenes pasean por una tienda de calzado en la calle Castillo (Tenerife). | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Dejando a un lado el motivo de la reactivación, lo cierto es que las cifras dan oxígeno a los empresarios. Los últimos datos registrados –del mes de febrero– apuntan a que las ventas se incrementaron el 1,7% en comparación con el mismo mes de 2021. En este sentido, el Archipiélago ha tenido un crecimiento interanual del 10,3%. También ha crecido el indicador de confianza empresarial armonizado (ICEA) un 1,4% en el segundo trimestre del año en relación al trimestre anterior, un dato que convierte a las Islas en la segunda comunidad con mayor incremento dentro de las únicas tres regiones que presentan cifras positivas.

«Hemos tenido unos primeros meses muy buenos, por lo que podemos decir que esto empieza a funcionar», afirma el presidente de la Federación de Áreas Urbanas de Canarias (Fauca), Abbas Moujir, quien asegura que ha habido incrementos de ventas a nivel regional en todos los subsectores, lo que permite hablar ya de cifras «similares» al año 2019. En temporadas «señaladas» del comercio, como puede ser el famoso Viernes Negro o las Navidades, ya se registró un aumento importante de la ventas pero, según Moujir, es ahora en el «día a día» cuando de verdad puede valorarse la recuperación del sector.

Un empleado de una tienda de electrónica en Santa Cruz de Tenerife atiende a un cliente. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

«Ojalá todo el año nos vaya como hasta ahora», reconoce el presidente de Facua, quien asegura que el flujo de gente por las calles es producto de las ganas contenidas de dos años de restricciones. «Es como si acabáramos de descorchar una botella de champán y está saliendo la espuma a lo loco», apunta entre risas el empresario.

Las ganas de comprar no pasan desapercibidas para los comerciantes. «Basta mirar a las caras de la gente y se aprecia otra expresión, más alegría e ilusión», apunta Moujir, para quien otra de las razones del aumento de ventas es la «capacidad de ahorro» de las familias que llevan dos años sin «darse caprichos». También nota la alegría entre los consumidores el presidente de la Asociación de empresarios de Arrecife Zona Centro (Lanzarote), Miguel Cabrera, quien señala que los canarios se han «tirado a la calle como locos sin pensar las consecuencias a largo plazo para sus bolsillos». Según los empresarios, los isleños tienen ganas de volver a vivir como en 2019, con «completa normalidad». «Lo hemos visto con las mascarillas, la mayoría de la gente se ha liberado», apunta Cabrera.

La Semana Santa sirvió de termómetro a los comerciantes para medir las intenciones de los consumidores canarios. Y los resultados fueron «más que positivos», hubo movimiento en todas las islas. «Se dieron las condiciones perfectas y fue muy bien, lo que nos permite ser optimistas y creer que a partir de ahora todo es crecer», apunta el presidente de Fauca, quien reconoce que no todas las zonas ni todos los sectores crecen al mismo ritmo.

Según la presidenta de la Asociación de Comerciantes de Puerto del Rosario la recuperación es «muy desigual» al comparar las cifras de las islas capitalinas con las que no lo son. «En Fuerteventura nos está costando recuperar el rimo más que en Gran Canaria o Tenerife», afirma Plotegher, quien lamenta que durante la pandemia hayan cerrado 50 tiendas de la zona. «Nos hemos visto con el agua al cuello, salir de eso no es nada fácil», reconoce.

Cabrera también considera que la situación de las islas no capitalinas es más «complicada». «En Lanzarote vamos dos pasos por detrás que el resto, falta mucho trabajo en las zonas comerciales para que sean atractivas para turistas y visitantes», afirma el empresario, que confía en que el proyecto de un nuevo centro comercial en Arrecife «motive a los usuarios» y las visitas a la zona comercial de la ciudad aumenten.

El sector comercial isleño tiene además un as en la manga: la época de bodas, bautizos, festivales y comuniones. Una temporada relacionada con el aumento de compras y que servirá a los empresarios para compensar el freno de turismo que suele darse durante estos meses previos a verano. Además, el as viene con un plus, la cantidad de eventos será mayor por los retrasos que causó la pandemia. Es ahora cuando muchos canarios deciden programar sus celebraciones, una vez se han eliminado las restricciones y ha desaparecido, parcialmente, la mascarilla. «Es el momento perfecto para dar un impulso a las tiendas», afirma el presidente de Fauca, quien asegura que será la parte textil y de complementos la que «más se beneficie» de esta oportunidad. Cabrera asegura que en Lanzarote hay «colas» para reservar los trajes para estas ocasiones especiales porque muchas fábricas textiles se han visto «saturadas» con tantos encargos.

Precisamente la ropa fue uno de los sectores más perjudicados por la llegada de la pandemia y el confinamiento. «Es cierto que, según los datos, el textil es el sector que presenta mayor crecimiento porcentual, pero también es el que tuvo mayores caídas», aclara Moujir.

Los comerciantes viven con entusiasmo esta etapa de buenos datos y aumento de ventas, pero no pueden evitar pensar en los efectos que puede tener en Canarias el conflicto en el este de Europa. «Prefiero no hacer predicciones del impacto de la guerra si afecta al turismo, es mejor no pensarlo y vivir el presente», reconoce Cotino. El presidente de Fauca sí se ha parado a pensarlo y asegura que a los empresarios les «preocupa la inflación y la subida de precios» por lo que no consiguen separarse de la sensación de «incertidumbre». Para Plotegher la situación es «preocupante» y provoca «inseguridad e inestabilidad» entre los compradores lo que puede impactar negativamente en el futuro del sector por lo que reclama «más ayudas» de las administraciones especialmente para autónomos y pymes.

Dos turistas compran algunos artículos en una perfumería de la capital grancanaria. | | JUAN CASTRO

Y aunque los empresarios temen las consecuencias de la guerra de Ucrania reconocen que, por el momento, no ven la misma preocupación entre los clientes. «No hay miedo ni control alguno, la gente va con los ojos cerrados a comprar porque la guerra por ahora les queda lejos», afirma Cabrera. Moujir tampoco nota que el conflicto haya frenado las ganas de comprar, pero sí reconoce que la falta de algunas materias primas está retrasando algunas ventas como en el sector de la automoción. Cotino, por su parte, considera que la subida de los precios puede dañar gravemente a «muchas familias canarias» que lo llevan pasando mal durante tanto tiempo, pero confía en que el conflicto termine de «aquí a tres meses».

Lo que no ha acabado de recuperarse todavía es el empleo en el sector, pero va por el camino. Las últimas cifras de la Seguridad Social reflejan que los afiliados del comercio crecieron un 5% en marzo en Canarias, con respecto al mismo mes del año anterior, hasta sumar un total de 153.034 trabajadores. Esto supone 6.458 personas más que en el mismo periodo de 2021, pero 5.461 menos que en febrero de 2020, justo antes de que estallara todo.

Compartir el artículo

stats