Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reactivación económica | Relajación de las restricciones

El sector turístico canario respira con la apertura a los menores británicos

Los hoteleros esperan recuperar el pulso de las reservas para la temporada invernal y el verano

Turistas paseando en el sur de Tenerife.

El turismo canario coge aliento. La patronal hotelera de Canarias y el Gobierno autonómico celebran que España vuelva a permitir la entrada de los niños británicos sin la pauta completa de vacunación frente a la covid-19. A partir del lunes, los turistas de entre 12 y 18 años procedentes de países extracomunitarios –entre ellos Reino Unido– podrán acceder al país presentando con una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas previas a su llegada, según publica el Ministerio del Interior en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Esta orden llega después de que miles de familias británicas se vieran obligadas a cancelar sus reservas para pasar las vacaciones de Navidad en Canarias.

En plena temporada alta turística del Archipiélago, el veto a los menores británicos ocasionó unas pérdidas de más de 400 millones al sector hotelero isleño. A este monto habría que sumar el impacto que la medida ha tenido en los negocios complementarios como la restauración. El presidente de la Federación de Empresarios y Hostelería de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricúa, destaca la importancia que tiene la decisión de «levantar esta absurda restricción» de cara a la recuperación económica de las Islas.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, calificó la modificación de los requisitos sanitarios de entrada a España de «excelente noticia» para la recuperación turística y para la temporada alta del sector en la islas. A través de sus redes sociales, Torres hizo hincapié en que la actualización de la medida es fruto de las negociaciones entre el Ejecutivo regional y los ministerios de Sanidad, Turismo, Interior y Asuntos Exteriores. Además, en declaraciones ante los medios de comunicación agradeció «la comprensión» del Gobierno de España frente a una circunstancia que afecta especialmente a la economía canaria. Torres detalló que el pasado noviembre el Archipiélago recibió 1,2 millones de turistas, entre peninsulares y extranjeros, un dato similar a los del mismo mes de 2019, antes de la pandemia. Si bien, matizó que el impacto de la sexta ola obligó a tomar medidas y que la incidencia que se registró en Canarias durante los meses de diciembre y enero «no permitía la entrada de niños sin la pauta completa».

Por su parte, la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, a través de un tuit, mostró su satisfacción al conocer que «se escucha por fin nuestra demanda y la de todo el sector, que pedíamos la eliminación de obstáculos innecesarios a nuestro principal mercado emisor». Durante la presentación del Estudio de Impacto Económico del Turismo (Impactur), la consejera valoró la determinación del Ejecutivo central, aunque reconoció que llega tarde, porque ya se han perdido miles de reservas en Navidad y la decisión se ha tomado muy cerca de las vacaciones escolares de febrero, con lo que las familias británicas ya han podido decantarse por otros destinos.

Castilla relató que Canarias siempre ha estado en contacto con el mercado británico a través de Promotur, para mantener actualizada la información sobre todas las condiciones y restricciones de cara al turismo. «Seguiremos trabajando para reactivar el flujo de turistas y que último viaje que no se haya comprado y lo podamos captar para Canarias», aseguró la consejera, quien añadió que espera que «con la relajación de la medida se pueda recuperar ese mercado tan importante para el Archipiélago».

Canarias es un destino muy popular entre las familias británicas para disfrutar del descanso escolar de febrero, que empieza la próxima semana. «A partir del lunes, volvemos a competir por el turismo británico en las mismas condiciones que otros destinos como Grecia o Portugal», celebra Mañaricúa, quien apunta que «los datos de ocupación van a mejorar y podremos asegurar el verano, porque hemos perdido parte de la temporada de invierno y, además, no teníamos claro qué iba a pasar a partir de Semana Santa». El alivio de las restricciones a los visitantes de terceros países y la contención de la sexta ola, apuntan los hoteleros, permitirá retomar el pulso de las reservas y recuperar las cifras de turistas de británicos de 2019.

«Estábamos perdiendo negocio e imagen de marca. No generábamos confianza en ese mercado emisor», lamenta Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turístico (Cehat) y de Ashotel. Además, sostiene que la restricción «no obedecía al sentido común», cuando se dejaba entrar a niños austriacos o alemanes sin ningún tipo de vacuna y se denegaba el acceso a los británicos con una dosis y un test negativo. Marichal instó al Gobierno central a hacer una «campaña flash» para recuperar el mercado que se ha perdido con la imposición de esta medida «en un momento en el que todavía se pueden recuperar reservas» de cara al verano, Semana Santa e, incluso, el invierno en el caso de Canarias.

El portavoz de Turismo del Grupo Popular en el Parlamento de Canarias de Canarias, Carlos Ester, exige a Castilla «la inmediata puesta en marcha de un plan promocional en el Reino Unido para recuperar el mercado y las pérdidas producidas». Ester sostiene que la eliminación del requisito de exigir la pauta completa de vacunación a los menores británicos sin ningún informe científico que lo avale demuestra que la medida adoptada por el Gobierno de España y la ministra canaria de Sanidad, Carolina Darias, «obedecía más a criterios políticos que sanitarios».

Compartir el artículo

stats