Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Regalo en forma de tiempo

La empresa canaria CIB Labs implanta la jornada laboral de cuatro días y sin recorte salarial | Los trabajadores reconocen haber «cumplido un sueño» al librar los viernes

Trabajadores de la empresa canaria CIB Labs que tienen jornada laboral de 4 días sin reducción de salario.

Los trabajadores de la empresa canaria CIB Labs han cumplido un sueño: trabajar cuatro días y librar tres. La compañía alemana es la primera en todo el Archipiélago en implantar la jornada laboral de cuatro días sin recorte salarial. La medida, que permite a los empleados tener más tiempo libre, ha mantenido las cuentas de la empresa «sin cambios» y ha provocado que los trabajadores sean «más eficientes» en sus tareas.  

Algunos sueños se cumplen. Es lo que pensaron los trabajadores de la empresa canaria CIB Labs cuando sus jefes les comunicaron que se convertirían en la primera compañía en las Islas en implantar la jornada laboral de cuatro días. El pasado mes de septiembre la utopía de trabajar menos y ganar lo mismo dejó de serlo y se transformó en la realidad de los 35 empleados de esta marca especializada en procesos de digitalización y gestión documental con inteligencia artificial, además de desarrollo de software y consultoría. «Fue un regalo, un sueño cumplido que al principio no nos creíamos», explica Cristina Silvera, responsable de personal de la filial de la empresa en Las Palmas de Gran Canaria, quien reconoce que en los últimos cinco meses ha ganado «tiempo y vida» gracias a la medida.

Esta innovadora jornada con fines de semana de tres días completos ya se ha aplicado en las sietes sedes del grupo CIB Group, matriz de la firma canaria CIB Labs. Estas están distribuidas en Alemania, España (Valencia y Canarias) y Austria. En total el grupo cuenta con unos 171 trabajadores, 35 en Gran Canaria, 11 en Valencia y 125 en Alemania. Todos ellos trabajan 36 horas a la semana, de lunes a jueves, y libran viernes, sábado y domingo. «Teníamos muy claro que sería el viernes el día que ganarían los trabajadores, así que nos organizamos en base a eso», explica Ulrich Brandner, CEO y director gerente de la compañía, quien asegura que tanto los salarios como las vacaciones han permanecido intactos a pesar de la reducción de jornada. Los empleados del área de soporte son los únicos que rotan para trabajar el viernes y libran en su defecto los lunes.

Maratón

«La empresa se dedica a ahorrar tiempo con la digitalización de los procesos y decidimos que ese tiempo se lo regalaríamos a los empleados», afirma Brandner quien reconoce que otra de las cuestiones que lo llevó a tomar la decisión fue el aumento de la edad de jubilación. «Si queremos correr una maratón no podemos ir a toda prisa, tenemos que bajar el ritmo para aguantar el camino completo», explica. Y lo cierto es que todos los empleados acogieron la nueva jornada con muchísima ilusión, según explica la responsable de comunicación. «Hemos cogido la medida con tantas ganas que todos han dado lo mejor de sí mismos para que salga adelante», asegura Silvera.

CIB Labs tuvo que adaptar la organización de la empresa, reducir reuniones, ajustar la agenda y establecer nuevas prioridades. La disciplina y el respeto de los horarios es ahora la prioridad de los trabajadores que cumplen con rigor las tareas establecidas de lunes a jueves. «Tenemos un día menos de trabajo por lo que intentamos ser mucho más eficiente y exprimir el tiempo que dedicamos a la empresa», aclara Silvera.

«La jubilación cada vez es más tarde, es necesario bajar el ritmo diario»

Ulrich Brandner - CEO de la compañía

decoration

«En tres días consigues desconectar totalmente y volver con las pilas cargadas al trabajo», reconoce Daniel Regatschnig, controller financiero de CIB Labs, quien asegura que la concentración de todos los empleados ha mejorado a raíz de la reducción de la jornada laboral. Brandner confirma que la empresa mantiene «sin cambios» la facturación que existía antes de implantar la medida y asegura que se ha producido un «efecto llamada» entre los candidatos a las ofertas de trabajo de la empresa. Precisamente fue la «elevada cifra de paro juvenil en Canarias» lo que llevó al director gerente a fijarse en las Islas para instalar, hace siete años, una sede de su empresa. «Desconocía que existieran ventajas fiscales, me enteré cuando ya estaba aquí», apunta el CEO de CIB Group quien asegura que ya ha recomendado a otras empresas alemanas su implantación en Canarias.

Recientemente, un estudio llevado a cabo en Islandia en el que participaron 2.500 empleados que vieron reducidas sus jornadas –a 35 o 36 horas semanales– manteniendo el mismo sueldo. Las conclusiones muestran que los trabajadores, gracias a que podían dedicar más tiempo a socializar, realizar planes de ocio que les satisfacían u organizar mejor las tareas del hogar, se sentían menos estresados y con más energía durante la jornada laboral. «La medida me ha permitido pasar más tiempo con mi bebé, disfrutar más de sus primeros años», explica Silvera, quien también ha utilizado el tiempo extra para «concentrar las visitas médicas y gestiones como ir al banco». La responsable de comunicación lleva seis años trabajando para CIB Labs y reconoce que la empresa alemana es la compañía que «mejores condiciones ofrece». Y es que la flexibilidad introducida por Brandner en cuanto a la reducción de jornada laboral no es la única medida. Los empleados de la empresa pueden trabajar desde casa, ya que acudir a las instalaciones no es obligatorio.

CIB Labs es filial de la firma alemana CIB Group, que ha aplicado el sistema en las siete sedes de toda Europa

decoration

Ir a la playa, realizar una pequeña escapada o una excursión a la cumbre, son los planes preferidos de Regatschnig para sus viernes libres. «La semana tiene dos partes: el trabajo y los días de desconexión», afirma este austriaco que llegó a las Islas hace cuatro años para escapar de su rutina y encontró en Canarias «el trabajo perfecto para disfrutar de la vida».

A partir de marzo los trabajadores de CIB Labs van a desempeñar sus tareas acompañados por personal de algunas universidades de Munich que buscan realizar «un acompañamiento psicosocial» para estudiar las consecuencias que ha tenido la implantación de la nueva jornada de cuatro días en los empleados. Y en septiembre de 2022 se medirán los resultados obtenidos.

La ley vigente en España establece que la jornada máxima de un trabajador es de 40 horas semanales de trabajo efectivo. Es un promedio anual, por lo que es legal trabajar 42 horas unas semanas, y otras, 38. El convenio sectorial puede definir un nuevo máximo, pero este nunca puede superar el límite que marca el Estatuto de los Trabajadores. En España no existe una ley que regule la jornada laboral de 32 horas. En este escenario, cobra especial importancia lo que se negocie en cada caso con las empresas. En 2020, Telefónica y Desigual redujeron la jornada de sus empleados bajo programas voluntarios. Sin embargo, la acogida no fue general pues la baja de los días de trabajo también se traducía en una reducción de sus vacaciones y pagos.

Compartir el artículo

stats