Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste de los transportes asfixia a los importadores del Archipiélago

Los distribuidores pagan ya un 6% más por llevar los productos a tiendas y supermercados

Varios camiones en el Puerto de Santa Cruz. Maria Pisaca

La extraordinaria subida del coste de los transportes está asfixiando a los importadores de Canarias. Ya no solo se trata de los fletes para traer los productos desde Europa, África o Asia, que se han disparado hasta máximos históricos, sino que se encarece también la factura por mover las mercancías dentro de las Islas. Los transportistas de la región ya han anunciado que no les queda más remedio que subir las tarifas a sus clientes por el alto precio de la gasolina, de modo que los importadores y distribuidores tendrán que pagar más por llevar sus productos hasta las tiendas, los supermercados o las grandes superficies.

El presidente de la Asociación Canaria de Empresarios Importadores y Distribuidores de Productos de Consumo (Adican), Pedro Peña, explicó ayer que el coste del transporte local de las mercancías, ya sea por mar –entre islas– o por carretera –dentro de una isla–, se ha encarecido entre un 5 y un 6%, básicamente por la notable subida de los carburantes. Si los precios siguen incrementándose, los importadores no tendrán más remedio que repercutir el aumento en sus tarifas, que es justo lo que los transportistas están haciendo con ellos. De modo que la cadena comienza a escala global con la carestía de la energía y los carburantes –una carestía que el conflicto en Ucrania amenaza con agravar aún más– y termina a escala local con los canarios pagando más por los productos en el súper o en el comercio de la esquina. El propio presidente de Adican puntualizó que al sector no le queda otra que repercutir los sobrecostes.

Con más razón si cabe en el caso de los importadores, para quienes el encarecimiento del transporte local es solo un factor más dentro de una vorágine de contratiempos que los tiene contra las cuerdas. Los fletes marítimos, esto es, lo que hay que pagar por subir los productos al buque en un puerto asiático, por ejemplo, y transportarlos a Santa Cruz de Tenerife o a Las Palmas de Gran Canaria, se han duplicado en el mejor de los casos y triplicado en el peor.

Los camioneros suben sus tarifas para compensar el encarecimiento de los carburantes

decoration

Y eso dependiendo de la ruta marítima, ya que para determinados trayectos la subida es más del triple. Con todo, lo peor no es el histórico encarecimiento de los fletes, sino que ni siquiera pagando tres o cuatro veces más hay garantías de encontrar un contenedor y un hueco libre en el buque para traer los productos hasta las Islas. En definitiva, el anuncio de los transportistas canarios de una nueva subida de sus tarifas es solo un problema más, uno entre muchos, para los importadores.

La Federación de Empresarios de Transportes de Canarias (FET) comunicó esta misma semana que el sector va a tener que afrontar una subida de precios a corto plazo debido a los sobrecostes por la escalada de los carburantes. No solo el diésel ha sufrido un incremento del 32% en solo un año –por lo que llenar el depósito de un tráiler con mil litros de combustible cuesta hoy 275 euros más– sino que también el coste de los neumáticos ha subido un 20%.

El alza del transporte por carretera afectará tanto a pequeñas como a grandes empresas, que verán cómo trasladar sus productos desde los muelles –a través de donde llega la gran mayoría de la mercancía al Archipiélago– hasta las superficies comerciales será todavía más caro. Así lo asume Alfredo Medina, secretario general de la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de Distribución (Asodiscan), quien asegura que el aumento de las tarifas anunciado por los transportistas canarios «sí o sí va a tensionar los precios», la cuestión es cuándo.

Medina explica que los grandes almacenes de las Islas aún tardarán un poco en ver esa subida de las tarifas, ya que «normalmente trabajamos con contratos a medio y largo plazo» algo que les garantiza cierta estabilidad de precios, aunque advierte que pueden incluir cláusulas que permitan algo de flexibilidad «sobre todo por razones sobrevenidas».

Respecto a si estas subidas se acabarán notando pronto en el bolsillo de los canarios, Medina se muestra convencido de que los empresarios «no trasladarán el 100% al precio final» sino que se detraerá de la rentabilidad de los productos. Por lo que estima que solo afectará a aquellos artículos en los que el margen sea ya demasiado exiguo.

Más allá del reparto de mercancía

A los transportistas canarios no les ha quedado más remedio que subir sus tarifas ante la histórica subida de los carburantes, que acumulan un alza del 24% en apenas doce meses. El precio tanto de la gasolina como del gasoil se encuentra en máximos históricos en Canarias, algo que encarecerá el coste del traslado de mercancía a los diferentes puntos de las islas pero cuyos efectos van mucho más allá. Guaguas escolares y turísticas, ambulancias o taxis también se están viendo afectados por el precio disparado de los carburantes y muchos no tendrán más opción que subir el precio de sus servicios. El aumento se nota también en la cartera de los conductores particulares del Archipiélago que ahora deben pagar doce euros más para llenar el tanque. | D. G. /M. Á. M.

Compartir el artículo

stats