La nueva aerolínea Canarian Airways se presentó el miércoles en el Cabildo de Tenerife. En el accionariado de la compañía figuran 14 empresarios hoteleros y el propio Cabildo, que aporta 700.000 euros para controlar el 25% del capital social. En el acto se anunció que Canarian Airways conectará a partir de junio el aeropuerto de Tenerife Sur con cuatro destinos nacionales –Madrid, Barcelona, Bilbao y Vigo– y tres europeos: Múnich, Glasgow y Cardiff. Según anunciaron el director ejecutivo de la aerolínea, Óscar Trujillo, y su presidente, Jorge Marichal –promotores del proyecto–, la empresa empezará a volar en la segunda quincena de junio con un Airbus A319 con la venta de billetes y reservas desde marzo. Sin embargo, la compañía no tiene el certificado de operador aéreo (AOC, por sus siglas en inglés) para volar con este aparato. Tampoco dispone de slots –franja horaria de una aerolínea para determinadas operaciones, que incluyen el despegue y el aterrizaje–, ni de avión, ni está autorizada para vender billetes y hacer reservas. En la documentación oficial aparece que su sede está en el aeropuerto Reina Sofía, donde no tienen ningún local ni espacio.

Canarian Airways es la marca comercial de la sociedad anónima Lattitude Hub, que es la empresa creada por Trujillo, Marichal y los 14 empresarios de Tenerife y La Palma para, con el apoyo financiero del Cabildo y una participación minoritaria de la patronal hotelera Ashotel, financiar a la nueva compañía aérea. One Airways, firma del sector de la aviación fundada en 2009 por Trujillo y de la que este es CEO, socio y administrador único, será el operador aéreo.

“One Airways, empresa de capital 100% canario, será el operador aéreo, ya que dispone de las certificaciones internacionales para realizar las operaciones y poner en marcha los vuelos comerciales”, se especifica en el dosier entregado a los medios de comunicación en la presentación de la aerolínea. No obstante, One Airways no tiene AOC para el Airbus A319, la aeronave con la que pretenden volar a partir de junio. Lo confirma la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), el organismo adscrito al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana –a través de la Dirección General de Aviación Civil– encargada de la seguridad de la aviación en España.

Toda aerolínea que aspire a hacer operaciones de transporte aéreo comercial con aviones o helicópteros –ya sea transporte de pasajeros, de mercancías o incluso de correo– debe cumplir con una serie de requisitos legales establecidos por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) a través del Reglamento 965/2012.

Las normativas europea y nacional exigen como requisito imprescindible el certificado de operador aéreo (AOC) para poder volar. En España, el órgano encargado de expedir los AOC es la AESA, en concreto su Dirección de Seguridad de Aeronaves.

Este documento es el que permite a las compañías operar en condiciones seguras para las actividades especificadas en el AOC. El AOC que se concede a una empresa acredita que esta posee capacidad profesional y los medios técnicos y económicos para las actividades que en él constan. El certificado de operador aéreo de One Airways –su número de AOC es el ES.AOC.124– no la habilita para volar con un Airbus A319.

La empresa sí tiene autorización o licencia para trabajar con flotas de aviones de la familia Cessna 500/501. Se trata de aviones ligeros, usados sobre todo en vuelos de negocios, propulsados por un par de motores turbofán y fabricados en Kansas, Estados Unidos, por la firma Cessna, de ahí su nombre.

En el modelo 501 es suficiente con un único piloto. Nunca, en cualquier caso, como anuncia Canarian Airways, para operar con un Airbus A319 “en rutas oceánicas del Atlántico Norte para conectar países como Islandia, Reino Unido o Irlanda en vuelo directo con Canarias”. “One Airways [operadora aérea de Canarian Airways] no tiene en su AOC la flota A319”, advierte la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

El A319 es una aeronave fabricada por el consorcio europeo Airbus diseñado para transportar entre 124 y 156 pasajeros. Nada que ver con los aviones Cessna para los que One Airways sí cuenta con el permiso de la AESA. Así pues, cuando en la información suministrada por la empresa se lee que “el proyecto cuenta ya con un AOC español, la licencia que permite operar comercialmente aeronaves de transporte público de pasajeros”, a lo único a lo que se puede referir es a un AOC, certificado o licencia para avionetas Cessna, no para un Airbus A319.

Óscar Trujillo, CEO de Canarian Airways. El CEO de Canarian Airways es también CEO y fundador de One Airways, a su vez empresa fundadora de Lattitude Hub y que pretende actuar como operador aéreo de la nueva compañía  canaria. Su biografía, colgada en la web de Canarian Airways, detalla que lleva treinta años en el sector aeronáutico. Tras fundar su propia empresa en el año 2009, desarrolló un plan de conexión que ha servido para el transporte sanitario de órganos, transfusiones y recientemente en logística para EPI con la crisis de la Covid-19. Ahora se ha centrado en la apertura de nuevas rutas aéreas internacionales, reza su currículum.

Óscar Trujillo, CEO de Canarian Airways. El CEO de Canarian Airways es también CEO y fundador de One Airways, a su vez empresa fundadora de Lattitude Hub y que pretende actuar como operador aéreo de la nueva compañía canaria. Su biografía, colgada en la web de Canarian Airways, detalla que lleva treinta años en el sector aeronáutico. Tras fundar su propia empresa en el año 2009, desarrolló un plan de conexión que ha servido para el transporte sanitario de órganos, transfusiones y recientemente en logística para EPI con la crisis de la Covid-19. Ahora se ha centrado en la apertura de nuevas rutas aéreas internacionales, reza su currículum.

Sin ‘slots’

En septiembre One Airways solicitó la ampliación de su certificado de operador aéreo para incluir los vuelos con un Airbus A319, según ha confirmado la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Pero la solicitud de la compañía no se ha resuelto todavía.

“Se está tramitando el expediente”, informaron desde el organismo adscrito al Ministerio de Transportes. Antes de conceder la licencia, la solicitud pasa por un complejo trámite burocrático que dura como mínimo de seis a nueve meses, y en algunos casos hasta años, y para el que se requieren avales financieros solventes y estrictos controles técnicos.

Al no disponer de esta licencia, ni One Airways ni, por lo tanto, Canarian Airways cuentan con slots autorizados. Es decir, los promotores de la nueva compañía canaria anuncian vuelos para este mismo verano, pero no tienen reservadas las franjas de tiempo, esos slots, para ejecutar las operaciones aeroportuarias, como el despegue y aterrizaje. Aunque hubiera dispuesto de la licencia o del permiso, la compañía no podría tampoco volar en la temporada de verano a los destinos nacionales e internacionales anunciados porque las reservas para poder disponer de los slots concluyeron el 31 de enero.

La Asociación Española para la Coordinación y Facilitación de Franjas Horarias (Aecfa) es la entidad que en España se ocupa de prestar este servicio a los aeropuertos y compañías aéreas. El apartado dos del artículo 14 del Reglamento 95/93 del Consejo Europeo, relativo a normas comunes para la asignación de franjas horarias en los aeropuertos comunitarios donde consta que el coordinador de slots, expone: “Se retirará la serie de franjas horarias asignadas provisionalmente a una compañía aérea en proceso de establecimiento y las devolverá al fondo de reserva el 31 de enero, para la siguiente temporada de verano, o el 31 de agosto, para la siguiente temporada de invierno, si la empresa no posee una licencia de explotación o equivalente en esa fecha o si la autoridad competente para la concesión de la licencia no declara que se concederá probablemente una licencia de explotación o equivalente antes del inicio del período de programación de que se trate”.

Pese a que One Airways y Canarian Airways no disponen ni del correspondiente certificado de operador aéreo –que le permitiría volar con Airbus A319– ni de slots asignados, la aerolínea anuncia que comenzará en marzo la programación de reservas y la venta de billetes.

La nueva compañía aérea canaria tampoco tiene ningún local, ni despacho, ni mostrador reservado en el aeropuerto de Tenerife Sur, base de sus operaciones. Tanto la sede social como la comercial de Lattitude Hub, la matriz de Canarian Airways, están en una urbanización residencial del municipio de El Rosario, en el área metropolitana de Tenerife. Sin tener el AOC necesario, y por tanto sin slots, las compañías no pueden comercializar billetes.

“Cualquier organización cuyo centro de actividad principal esté localizado en territorio español y desee llevar a cabo operaciones a cambio de remuneración o de cualquier otro tipo de contraprestación económica debe cumplir las regulaciones nacionales en función del alcance del AOC”, insisten desde la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

En el sitio web de la aerolínea –www.canarianairways.com– de momento solo se informa de que las ventas comenzarán “próximamente”, sin fijar una fecha concreta -marzo- como sí se hizo en el acto de presentación del miércoles en el Cabildo de Tenerife.

De momento, Canarian Airways tampoco dispone de ningún avión. Trujillo detalló el miércoles que está previsto que el Airbus A319, que según dijo estrenará la empresa canaria, llegue a Madrid a comienzos de junio, para desde el aeropuerto de Barajas realizar el viaje inaugural hacia Tenerife Sur, donde tendrá su base por más que hasta ayer no tenían alquilada ninguna instalación en el complejo aeroportuaria de AENA.

Un Airbus modelo A319 cuesta unoss 90 millones de dólares, si bien el alquiler o leasing de aeronaves es habitual en el sector de la aviación comercial. Es esta la fórmula de las pequeñas compañías.

Jorge Marichal, presidente de Canarian Airways. Jorge Marichal es administrador mancomunado de Lattitude Hub y presidente de Canarian Airways, la marca comercial de la aerolínea canaria. El también presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), y desde diciembre de 2019 presidente de la patronal hotelera nacional, es el principal valedor de este proyecto. Marichal insiste desde 2013 en la necesidad de crear una compañía aérea canaria, que debía contar con apoyo público, para reducir la dependencia que el sector turístico de las Islas tiene hacia empresas extranjeras en la conectividad.

Jorge Marichal, presidente de Canarian Airways. Jorge Marichal es administrador mancomunado de Lattitude Hub y presidente de Canarian Airways, la marca comercial de la aerolínea canaria. El también presidente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), y desde diciembre de 2019 presidente de la patronal hotelera nacional, es el principal valedor de este proyecto. Marichal insiste desde 2013 en la necesidad de crear una compañía aérea canaria, que debía contar con apoyo público, para reducir la dependencia que el sector turístico de las Islas tiene hacia empresas extranjeras en la conectividad.

Apoyo público

Lattitude Hub SA tiene como accionistas, según la información suministrada por la propia sociedad, a 14 empresarios del sector turístico de Tenerife y de La Palma; a One Airways como futuro operador aéreo de Canarian Airways –la marca comercial de Lattitude Hub–; a la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), que es la patronal sectorial de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y que participa de forma minoritaria; y al Cabildo de Tenerife.

A la presentación oficial de la aerolínea canaria en el Cabildo acudieron el consejero insular de Turismo, José Gregorio Martín Plata; la portavoz en la corporación insular de Sí Podemos Canarias, María José Belda; y el presidente del Cabildo, el socialista Pedro Martín.

En los presupuestos del Cabildo de Tenerife aprobados para 2021 se consigna una partida de 700.000 euros para controlar el 25% del capital social de la compañía aérea.

Aunque esta participación accionarial convierte a la institución insular en un socio de referencia de Lattitude Hub-Canarian Airways, en Sí Podemos Canarias creen que es insuficiente, según expresó Belda durante su intervención en el acto de presentación de la compañía aérea.

María José Belda, quien se atribuyó la responsabilidad política de haber implicado al Cabildo en la operación financiera, llamó a otras instituciones públicas del Archipiélago –cabildos, ayuntamientos y Gobierno de Canarias– a incorporarse al proyecto, para convertir a Canarian Airways en una compañía pública, o al menos de capital mixto. Una propuesta a la que no es ajeno el viceconsejero de la Presidencia del Gobierno de Canarias, Antonio Olivera, quien desde hace dos años, cuando One Airways se instaló en la Zona Especial Canaria (ZEC), ha apadrinado iniciativas, con contactos y reuniones, para lograr la financiación pública para la aerolínea. Algo que ya daba por hecho el 30 de mayo en una entrevista a El País.

“Tenemos que tomar las riendas de nuestro destino turístico. Hemos dado apoyo para impulsar el proyecto. Los hoteleros van a invertir en la creación de la aerolínea y el Gobierno de Canarias lo apoyará con el aval y las primeras operaciones”, garantizaba Olivera hace siete meses.

Pese a ese aval del Gobierno regional que Antonio Olivera daba por hecho en mayo, cuatro meses antes de que incluso se iniciara la solicitud ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea para que Canarian Airways pudiera volar, nada se sabe desde entonces de la participación pública del Gobierno de Canarias en la aerolínea. La única financiación pública anunciada hasta la fecha es la del Cabildo de Tenerife con esos 700.000 euros.

El presidente del Cabildo destacó el miércoles como “un día importante” en el calendario de la historia de Tenerife no solo porque se pone en marcha una compañía aérea 100% canaria, sino porque además es un símbolo de la capacidad del tejido empresarial de la isla para enfrentarse a la adversidad de la situación actual, marcada por la pandemia de la Covid-19. Pedro Martín se mostró convencido de que en el futuro se podrá ver la importancia que tiene esta aerolínea, en la que el Cabildo va a participar con un 25% y a aportar la “solidez” de la institución, así como la experiencia que tiene en el ámbito de la promoción turística.

Martín añadió que con la participación del Cabildo en esta aerolínea se busca que volar no sea solo una opción, sino también un derecho; con tarifas a precios razonables no sometidas a la especulación.

“Los precios no se podrán subir tan alegremente al haber una compañía capaz de ofrecer mejor calidad y mejor servicio a un mejor precio”, dijo Martín.

Jorge Marichal, presidente de Ashotel, presidente de la patronal hotelera nacional (Cehat) y administrador de Lattitude Hub junto con Óscar Trujillo, ha sido uno de los empresarios que más ha defendido la necesidad de que las Islas tengan una aerolínea propia. Marichal, ahora también presidente de Canarian Airways –el cargo de CEO o director ejecutivo lo ejerce Trujillo–, lleva años buscando los apoyos necesarios para el proyecto. Fue en junio de 2013, menos de un año después de la desaparición de Spanair, cuando el hotelero puso sobre la mesa esta posibilidad. El objetivo: depender menos de los turoperadores. En otras palabras: que el sector turístico regional no viviera en el riesgo de perder pasajeros cuando a alguna gran firma de la turoperación le vinieran mal dadas. La quiebra de Thomas Cook reforzó el argumento, ya que desaparecía la multinacional que traía cada año al Archipiélago a más de dos millones de turistas.

Todo ello tomó cuerpo el 23 de diciembre de 2019, cuando One Airways y su director ejecutivo, Óscar Trujillo constituyeron Lattitude Hub. En junio de 2020, Ashotel se sumó al proyecto y se abría la participación al empresariado, hasta conseguir los 14 accionistas entre empresarios del sector turístico. El capital inicial será de, aproximadamente, cuatro millones de euros.

Vivienda donde está fijado el domicilio social de Lattitude Hub. D.P.


Domicilio social: una vivienda en El Rosario sin cartel ni letrero

Lattitude Hub Sociedad Anónima es la empresa que está detrás de Canarian Airways. Esta última es la marca comercial escogida para operar. Lattitude Hub se fundó el 23 de diciembre de 2019 por Óscar Trujillo y One Airways. Hasta el 31 de agosto del año pasado, One Airways era el socio único y Trujillo, el administrador único. Es a partir de esa fecha, a partir del 31 de agosto –una vez ya habían fructificado las conversaciones con la patronal hotelera Ashotel–, cuando Trujillo pasa a ser administrador mancomunado junto con Jorge Marichal, presidente de Ashotel y de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat).

El proyecto ha seducido también a 14 empresarios turístico y al Cabildo de Tenerife, que aporta 700.000 euros. En el dosier entregado el miércoles a los medios de comunicación, los socios de la aerolínea explican: “Es finalmente en junio de 2020 cuando el proyecto empieza a fraguarse en su afán de integrar de forma vertical el negocio turístico”.

En ese momento, One Airways, que ejercerá de operador aéreo de la nueva compañía, ni siquiera había solicitado el certificado de operador aéreo (AOC) para poder volar con un Airbus A319, que es la aeronave con la que pretenden despegar en la segunda quincena de junio. Aunque en la presentación Óscar Trujillo insistió en que su empresa ya dispone de un AOC para operar, no aclaró que este AOC no la habilita para hacerlo con un Airbus. Solo tiene permiso para volar con avionetas.

Lattitude Hub tiene como domicilio comercial y social, según figura en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, la avenida del Pacífico, 17, urbanización Costanera, en El Rosario. Como se puede apreciar en la imagen superior, en la vivienda no aparece ningún cartel ni señal indicativa de la sede de Lattitude Hub o de Canarian Airways. En apariencia es un edificio de viviendas y no un local ni una sede comercial de una compañía aérea.