Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Hay alguien por ahí?

Canarias, territorio ovni

Los cielos isleños han sido escenario para algunos de los fenómenos extraños más estudiados del país P Defensa ha desclasificado 20 informes secretos del Archipiélago

Numerosos testigos alertaron en septiembre de 2017 de la presencia de un cuerpo sospechoso en el cielo de Santa Cruz de Tenerife. Era una nube. | ELD

Canarias es tierra de ovnis. Desde hace décadas en los cielos del Archipiélago se han registrado sucesos de, en principio, origen indeterminado que muchos vinculan a los avistamientos de objetos volantes no identificados. De hecho, de los cerca de cien informes que a lo largo de los años ha desclasificado el Ministerio de Defensa sobre ovnis en España alrededor de una veintena pertenecen a avistamientos en las Islas lo que convierte a esta comunidad en la región con más sucesos UFO (siglas del término inglés Unidentified Flying Object) del país.

(L)

De entre todos los casos investigados en Canarias destaca el acaecido durante la noche del 22 de junio de 1976 en una carretera de las inmediaciones del barrio de Las Rosas, en la localidad grancanaria de Gáldar, donde un vecino se topó presuntamente con una esfera de 30 metros de diámetro en cuyo interior dijo haber visto «a dos seres de cerca de tres metros de altura, con ceñidos trajes rojo». El relato del testigo, que fue recogido al día siguiente en las páginas de la provincia, añadía que vislumbró el objeto a unos 15 o 20 metros de distancia y, además, dijo que flotaba «muy cerca del suelo». Aquella fue, sin duda, una jornada histórica en materia ovni en el Archipiélago.

El informe secreto elaborado por el Ministerio de Defensa —debajo, primera página del expediente 76D622— sobre el avistamiento en 1976 de dos extraterrestres en una carretera de Gáldar (Gran Canaria) incluye un dibujo de dicho contacto —arriba—.

«Anoche [publicaba el diario el 23 de junio], alrededor de las diez y media, un objeto extraño se divisó desde distintos puntos de nuestra geografía, de forma especial en la zona de Gáldar y Telde (Gran Canaria), desde donde más llamadas telefónicas al respecto fuimos recibiendo» en la redacción del periódico. «Nuestros interlocutores nos indicaban que se trataba de un objeto redondo y a medida que iba ascendiendo iba creciendo enormemente con claridad perfecta hasta difuminarse. El citado fenómeno comenzó con dos objetos rojos que se movían en zig zag, formando una especie de espiral, en cuya parte inferior quedaban tres franjas a distinto nivel, superpuestas y con cierta separación entre sí. Eran de un intenso color rojo y fueron desapareciendo paulatinamente. Encima de estas franjas había una especie de dos potentes focos de color azul, que luego comenzaron también a disminuir de intensidad hasta convertirse en una débil bruma».

Misiles Poseidón

Un suceso similar se describió el 22 de noviembre de 1974 —«Un resplandor rojo fue visto ascender a gran velocidad, para luego extender su luminosidad de forma circular»—; se repitió la antes mencionada noche del 22 de junio de 1976 y volvieron a denunciarse el 19 de noviembre de ese año —«Un punto luminoso fue visto elevarse hacia el cielo en espiral y expandirse hasta adquirir un diámetro gigantesco»—; el 24 de marzo de 1977 —«Un objeto rojizo que pareció salir del mar se elevó rápidamente, efectuando piruetas, dejando atrás un enorme resplandor que duró diez minutos»— y el 5 de marzo de 1979 —«Unos círculos concéntricos multicolores fueron divisados en el horizonte, del donde salió disparado al cielo un punto de luz que soltaba un chorro luminoso, que se fue dilatando hasta formar una campana luminosa gigantesca»—. Ya en la década de los años 90 del siglo XX diversas investigaciones demostraron, sin embargo, que aquellas luces y esferas vislumbradas en las Islas habían sido originadas por los lanzamiento de misiles de tipo Poseidón desde un submarino de Estados Unidos, en distintas fases de prueba de un proyecto secreto de la OTAN en la costa de África, muy cerca de Canarias.

Otro avistamiento destacable en los cielos de Canarias tuvo lugar el 12 de febrero de 1985, según se recoge en la Biblioteca Central del Ejército del Aire (BCEA). El suceso tuvo lugar en el cielo del municipio lanzaroteño de Yaiza, en playa Blanca, sobre las nueve de la noche. Aquella jornada fueron agentes de la Policía Municipal quienes alertaron a la torre de Control del Aeropuerto de Lanzarote sobre la presencia «de un objeto luminoso no identificado», según consta en el informe. Posteriormente, el comandante de un vuelo que se dirigía de Arrecife a Las Palmas de Gran Canaria confirmó que dicho cuerpo «siguió al vuelo entre 3.000 y 10.000 pies» para luego desaparecer.

A raíz de aquel suceso surge una figura inédita hasta entonces: el juez informador y recopilador de lo concerniente a la posible aparición de un ovni en Lanzarote, responsabilidad que recae en un coronel del Ejército español. Sin embargo, con el paso de los años se descubre que ningún informe al respecto figuraba en la documentación que guardaba el Mando Operativo Aéreo (MOA) pese a que el militar confirmó que sí había redactado un dosier sobre dicho acontecimiento. En 1992, el jefe del Estado Mayor solicitó la documentación existente y se recopiló por parte del Estado Mayor del Aire todo lo relativo a ese avistamiento que obraba en poder de los diferentes mandos, material que tras su estudio se decidió desclasificar por parte del Ministerio de Defensa.

Desencuentros en la tercera fase en el Teide

Como no podía ser de otra manera, las historias que se cuentan sobre avistamientos de ovnis e, incluso, de contactos con seres extraterrestres en Tenerife tienen como escenario principal el Parque Nacional del Teide. A la sombra del mítico volcán se suceden no sólo relatos de presencias alienígenas sino sucesos cuanto menos curiosos como el acaecido en junio de 1989 cuando 10.000 personas (cifra que algunos estiman en 40.000) se reunieron en torno a la montaña para dar la bienvenida a naves marcianas, un hecho que, lógicamente, no sucedió.

Hace tan solo dos años y también en Tenerife, concretamente en el Puerto de la Cruz, tres mujeres dijeron haber visto en la tercera semana de marzo de 2020, en una noche «muy oscura», tres objetos voladores no identificados surcando el cielo de la localidad tinerfeña. Un cuarto testigo logró fotografiar aquellos supuestos cuerpos extraños, que calificó como naves espaciales de procedencia extraterrestre». Dijo, asimismo, que estaban perfectamente alineados entre ellos y separados por una distancia idéntica, añadiendo que sintió «auténtico terror» ante esa imagen. «La única diferencia era que el que se situaba en la posición central daba la impresión de que había desplegado una especie de escalera o ascensor», apostilló.

Para cerrar este breve repaso a los sucesos de origen extraño registrados en Canarias, en diciembre de 2021 y durante la erupción volcánica en La Palma, un vecino de la isla grabó en el cono principal de Cumbre Vieja un enorme objeto lumínico en forma de bola de fuego que parecía salir del interior del volcán, y que a los pocos segundos se disipó en el aire. Y a ese presunto hecho paranormal se suman las supuestas caras demoníacas que algunos testigos aseguraron apreciar entre las nubes de ceniza y gas o entre las llamaradas de lava emitidas por el volcán.

Compartir el artículo

stats