Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos buenas noticias para Ramis antes del playoff

El entrenador podrá contar en el partido del domingo ante el Cartagena con Samuel Shashoua y con Álex Muñoz

Luis Miguel Ramis. Andrés Gutiérrez

Con vistas al partido de la última jornada de Liga y, de paso, al playoff, Luis Miguel Ramis recupera a dos jugadores que habían perdido presencia en la competición por culpa de las lesiones. «Han evolucionado bien y han trabajado de forma parcial en los entrenamientos para que se adapten a la competición», avanzó ayer el técnico sobre la situación de Samuel Shashoua y Álex Muñoz, quienes ya están «disponibles» para jugar.

Falta saber si regresan para tener muchos o pocos minutos. Sam lleva cinco partidos seguidos sin ninguno. Ni siquiera fue convocado en ese tramo. Su última actuación se produjo el 17 de abril cuando salió al campo a falta de un cuarto de hora para el final del encuentro con el Fuenlabrada. Dos semanas antes, también en casa, había sido titular. Fue su única presencia en un once inicial en las dieciocho últimas jornadas, un vacío notable para un futbolista que fue protagonista en la primera vuelta del calendario con cinco goles –lleva un total de seis– y cuatro asistencias. Una pubalgia y unas molestias en el aductor izquierdo, han limitado al mediapunta londinense, que vuelve con la incógnita de si lo hará para ofrecer el nivel de la primera etapa.

Álex tampoco ha tenido suerte. Desde diciembre, el suyo ha sido un frecuente entrar y salir de la enfermería. Primero por una rotura en el bíceps femoral del muslo izquierdo, luego por una tendinitis en la pata de ganso de la rodilla izquierda, más tarde a causa de una rotura en el recto anterior del muslo derecho, últimamente por unas molestias en la pierna izquierda... El resultado, muy poca continuidad en la segunda vuelta. Lo máximo, cuatro partidos seguidos en febrero y dos en abril. Fue sustituido en el descanso del encuentro con el Huesca, del 22 de abril, y ahí tuvo que parar. Si todo va bien, este domingo podría reaparecer en ese mismo escenario.

«Mientras más seamos para aportar los minutos que sean, mucho mejor», aseguró el técnico.

Otro que se une a la lista de altas es Andrés Martín, aunque su ausencia fue más corta que las de Sam y Álex. El atacante cedido por el Rayo solo se perdió la visita al Eibar. Una luxación en el hombro izquierdo desaconsejó su inclusión en esa convocatoria. Una vez superada, el sevillano parece tener una plaza segura en una lista en la que no entrarán ni Pablo Larrea ni Javi Alonso, y en la que podría faltar Nahuel Leiva; en su caso, por una dolencia en un pie. Con una sesión por realizar, la del argentino es la única incógnita para Ramis en la presente semana.

Corredera y su dolor. Ramis reconoció que Alexandre Corredera lleva semanas jugando con dolor, aunque recordó que «es difícil encontrar a un futbolista profesional que no tenga alguna molestia». El técnico indicó que estos problemas provocan que el deportista no siempre consiga tener «los cinco sentidos» en el campo, porque se siente «preocupado». «Álex lleva bien ese dolor y mentalmente está muy bien. Todos sabemos cuál es el nivel que tiene y estoy seguro de que lo seguirá dando», afirmó.

La gestión de las tarjetas. Hasta seis jugadores llegan a la última jornada de Liga con el riesgo de perderse el primer partido de la semifinal del playoff si reciben una tarjeta amarilla. Son los casos de Jérémy Mellot, Sergio González, Nikola Sipcic, Carlos Pomares, Álex Bermejo y Samuel Shashoua. Sin desvelar sus planes, Ramis anticipó que intentará «proteger» a los futbolistas que pueda para no acumular bajas. «Pero al tener a tantos apercibidos, algunos riesgos vamos a tener que correr», asumió.

El rival. Aunque el Cartagena no pueda ni bajar ni subir del noveno puesto, despierta la misma desconfianza en el Tenerife que cualquier otro oponente. «Esperamos un partido difícil», avisó Ramis. Por ello no opinó que vaya a ser un encuentro trampa. «Las trampas nos las ponemos nosotros», señaló. «Sin ir muy lejos, lo hicimos en Eibar, donde cometimos demasiados errores que habitualmente no cometemos», reconoció antes de apuntar que «esas son las trampas» que sí le preocupan. «Ellos no van a bajar su rendimiento por haber conseguido su objetivo», insistió. «No vendrán a pasearse», garantizó Ramis tirando de su propia experiencia, ya que «los equipos profesionales, con sus técnicos al frente, siempre quieren demostrar que hay un trabajo detrás».

Un entrenamiento diferente. El Tenerife abrirá este sábado las puertas del estadio –la 8 de Herradura, para ser exactos– para que el entrenamiento que realizará el equipo cuente con presencia de público, algo que no ocurre desde antes del inicio de la pandemia. Ramis reveló que llevaba «un tiempo valorando esa posibilidad», pero no se presentó el «momento adecuado» para vivir esa experiencia. «Será especial para la afición y también para nosotros, por la posibilidad de estar juntos otra vez antes del partido del domingo y del que jugaremos la semana siguiente», destacó Ramis convencido de que los futbolistas necesitan «ese calor» y de que el tinerfeñismo «quiere dárselo».

Compartir el artículo

stats