Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valor de las últimas jornadas

El Tenerife romperá este domingo, ante el Cartagena, la monotonía de cierres carentes de alicientes en casi todas las Ligas más recientes

Jorge y Carlos Ruiz, en el triunfo en Zaragoza de 2017. LaLiga

El Tenerife completará el calendario de Liga este domingo con el objetivo de entrar en el playoff de ascenso como cuarto clasificado, igual que en la temporada 2016/2017. Los finales con algo en juego no han sido frecuentes en la historia reciente del equipo.

Desde que apuró sus opciones de permanencia en Primera División, sin éxito, en la última jornada de la Liga 2009/2010, los cierres del calendario del equipo blanquiazul han sido poco trascendentes. Como mucho, igual que pasará este domingo, una vez llegó a tener en juego la conquista de la cuarta posición de la tabla con vistas al playoff.

La despedida de Suso. Tras sumar los 50 salvadores puntos en la Nova Creu Alta, al Tenerife le sobraron las tres últimas jornadas de la Liga 2021/22. Ramis, fichado unos meses antes, en noviembre, había cumplido el objetivo básico de evitar el descenso con tiempo de margen. En el epílogo, una derrota ante el Mallorca (gol de Mollejo) y dos empates, en el campo del Espanyol y en el Heliodoro frente al Real Oviedo. En el duelo previo a las vacaciones, la noticia estuvo en la participación de Suso, quien sustituyó aVada y jugó sus últimos minutos como blanquiazul; además, marcando un gol (2-2). La retirada se hizo oficial dos días más tarde.

Descenso del rival. La temporada interrumpida por la pandemia del coronavirus acabó el 20 de julio de 2020 para el Tenerife. Un tropiezo en el Heliodoro en la jornada anterior, ante elLugo, había despertado al equipo de Rubén Baraja del sueño de la clasificación para el playoff. Para completar el calendario, le tocó visitar a un Numancia que se jugaba la permanencia. Los sorianos vencieron (2-1), pero ese resultado no fue suficiente para que mantuvieran la categoría. El postpartido trajo una sorpresa:Baraja no perdió el tiempo y anunció que había decidido no renovar.

Con el susto en el cuerpo. El descenso estuvo esperando por el Tenerife hasta la penúltima jornada de una temporada, la 18/19, iniciada por Etxeberría, continuada por Oltra y rematada por Luis César Sampedro. En una recta final angustiosa, el equipo selló la permanencia en la penúltima jornada con un 0-0 en el Anxo Carro que también salvó al Lugo. Como despedida, un 1-0 ante el Zaragoza con la sensación de alivio tras haber dado carpetazo a un curso para olvidar.

Fiesta ajena. En la Liga 2017/18, el efecto revulsivo transmitido por Joseba Etxeberría llegó a poner al Tenerife en la órbita de los aspirantes a jugar la promoción, pero la curva tuvo su punto de inflexión demasiado pronto y la trayectoria llevó al equipo a un final intrascendente. Para el visitante del Rodríguez López en la fecha número 42 fue todo lo contrario. El Albacete viajó obligado a sumar para no descender a la desaparecida Segunda División B. El 1-1 no dejó ninguna huella en el tinerfeñismo, pero sí fue festejado por los manchegos.

Adelantamiento. La última jornada de la campaña 2016/17 sí le ofreció un aliciente al Tenerife. El equipo entrenado por Martí ya había sellado su pasaporte para la promoción, pero todavía tenía la oportunidad de entrar en las eliminatorias con el factor campo a su favor, siendo cuarto. Y lo logró adelantando a un Cádiz que no pudo sumar en el campo del Real Valladolid. Los blanquiazules sí cumplieron. Vencieron en La Romareda por 1-2, con un golazo de Omar Perdomo y un segundo tanto de Carlos Ruiz, y llegaron al playoff con una ventaja que fue influyente en la primera eliminatoria, pues el duelo con el Cádiz –1-0 en Carranza y y 1-0 en el Heliodoro– se resolvió del lado tinerfeño por la posición que habían ocupado los dos equipos en la tabla. En la final, fue el Getafe el que se hizo con el gran premio.

Colgando las botas. Sin sospechar que en el ejercicio posterior iba a conducir al Tenerife al playoff de ascenso a Primera, Martí cerró la Liga 2015/2016 supervisando al equipo blanquiazul en Lasesarre, en un partido carente de estímulos para unos y para otros, pues el Bilbao Athletic era colista y no tenía escapatoria. El 2-0 no tuvo ningún peso en la clasificación. Ese día, el 4 de junio de 2016, Ricardo León colgó las botas. Ahora forma parte de la dirección deportiva del Tenerife.

Descompresión en Soria. El Tenerife de la Liga 2014/2015 no pudo garantizar su continuidad en Segunda División hasta la penúltima fecha. Lo hizo con un triunfo en el Heliodoro ante un Betis de resaca por su ascenso como campeón. En un estadio con más de 19.000 espectadores, Suso y Diego Ifrán acabaron con el sufrimiento del representativo gracias a sus goles. La jornada posterior, la última del curso, fue disputada por el equipo de Raúl Agné sin la carga de tensión que había soportado durante semanas en su carrera para sumar los puntos necesarios para no bajar. El 3-3 (Aridane, Carlos Ruiz y Juan Carlos Real) en Los Pajaritos fue el fiel reflejo de las concesiones que se pudieron permitir ese día los dos conjuntos.

Peor, imposible. En la 2012/13, un Tenerife de regreso a Segunda División después de dos años en la categoría inferior estuvo a punto de convertirse en el equipo revelación del campeonato, pero una serie de siete derrotas en las siete últimas jornadas alejó a la escuadra preparada por Álvaro Cervera del sexteto de cabeza. Tras seis partidos perdidos de manera consecutiva por 1-0 o 0-1, el Tenerife amplió su nefasta serie con un 3-0 en El Molinón. El Sporting contaba con el incentivo de colarse en la fase de ascenso a Primera, y lo consiguió.

Transición hacia el ascenso. El Tenerife que volvió a Segunda División en 2013 no se jugó nada en la última jornada. Ya tenía más que amarrado el acceso a las eliminatorias de ascenso como campeón de grupo y Cervera pudo gestionar la visita al Salamanca pensando solo en ese playoff. Aridane aprovechó esa cita para ampliar su cuenta anotadora firmando un doblete en el estadio El Helmántico. Esa fue la última presencia del representativo en ese histórico campo, y también su última coincidencia con un club que tuvo que cerrar sus puertas por quiebra. El Tenerife siguió adelante y logró el ascenso al superar al Hospitalet en el duelo de campeones.

Con la mirada en el ‘playoff’. El aparatoso primer intento de salir de la Segunda División B, en la temporada 2011/12, arrancó la última hoja del calendario con una visita del Alcalá al Heliodoro. Los locales, entrenados por Quique Medina, ya sabían que iban a disputar la promoción de ascenso sin opciones de ser campeones de grupo. Su rival, al filo del abismo, dio la sorpresa, ganó con dos tantos de Szymanowski (1-2) y evitó la caída a Tercera. Los blanquiazules continuaron hacia las eliminatorias. Dejaron en el camino al Badalona y al Linense, pero no pudieron con la Ponferradina.

El pasillo, a la inversa. Tras una breve estancia en Primera, de una sola temporada, el Tenerife inició la Liga 2010/2011 convencido de que iba a recuperar de inmediato su puesto en la máxima categoría. Su presidente, Miguel Concepción, incluso llegó a expresar su deseo de que la UDLas Palmas le hiciera el pasillo de campeón en la última jornada, en el estadio de Gran Canaria. Nadie pudo imaginar en ese momento que el destino del representativo iba a ser totalmente opuesto. En ese ocaso de la temporada, disputó el derbi ya descendido (1-0).

Adiós a Primera. El paso del Tenerife más reciente por la ahora llamada LaLiga Santander duró un solo curso, el 2009/2010. El equipo de José Luis Oltra estiró todo lo que pudo sus opciones de cambiar ese final. De hecho, llegó a la fecha definitiva con algo de vida. Pero perdió en Mestalla y bajó a Segunda. Esa fue su última jornada de Liga cargada de valor.

Compartir el artículo

stats