Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gesto que inspiró al 'Chacho'

Cuando tenía ocho años, el actual entrenador del Tenerife llevó a un menudo Sergio Rodríguez a la guagua del equipo para que pudiera obtener los autógrafos de sus ídolos

Ramis atiende a un joven aficionado el pasado domingo en el Heliodoro.

«Desde entonces, siempre que se ha acercado un niño a pedirme una foto o un autógrafo, he tenido presente aquel gesto de Ramis». Lo cuenta Sergio Rodríguez Gómez, único tinerfeño que ha sido campeón mundial de baloncesto y también el único que ha pasado por la NBA.Se refiere a una anécdota que contaba por vez primera en público el pasado jueves en un directo en la plataforma Twitch y que en los días posteriores se ha hecho viral en las redes. Hasta el punto de que la historia ya ha llegado a oídos de su otro protagonista, el entrenador del Tenerife.

Ocurrió lo siguiente y así lo recuerda el Chacho para EL DÍA. «Por aquel entonces yo no era abonado. En casa íbamos más a los partidos del Canarias o del Tenerife de baloncesto, pero en los tiempos de la UEFA por supuesto estábamos muy, muy pendientes», explica Sergio. «Y en aquella época los jugadores del CDTenerife eran ídolos en la Isla. Ese es el primer recuerdo que tengo que ellos», afirma.

La historia que le conectó con Ramis tuvo lugar en la víspera de un partido de los blanquiazules en el Heliodoro Rodríguez López. «Mis tíos vivían muy cerca del hotel donde se concentraban los jugadores y un día me dijeron:vente a la hora que salen para el campo y así los conoces. Pero ya fui a quedarme con ellos la noche antes, con la suerte de que estuvimos dando un paseo y saludamos a los futbolistas. Para nosotros era algo muy especial».

«Y al día siguiente volvimos. El objetivo era conseguir el autógrafo de todos; y creo que el papel con todas las firmas aún lo tengo en casa. Igual que ahora se piden selfis, antes se pedían firmas. Había que ir a toda mecha, porque apenas íbamos a tener unos segundos», relata como si la secuencia hubiese tenido lugar ayer. Entonces, ocurre lo que contaba Sergio el pasado jueves en Twitch.

«Había algunos futbolistas que iban muy cargados y no les apetecía estar firmando. Y en uno de esos momentos, me agarró Ramis y me dijo:tú eres mi amigo y te vienes conmigo. Me había reconocido de la noche antes, me llevó agarrado hasta la guagua y conseguí todos los autógrafos», explica el jugador del Olimpia de Milano y antes del CSKA deMoscú, Real Madrid, Sacramento Kings, New York Knicks y otros tantos importantes clubes españoles y extranjeros.

«Desde entonces, Ramis fue siempre uno de mis ídolos. Para mí estaba Raúl –siempre fue del Real Madrid– y luego Ramis. De hecho, una vez los Reyes Magos me dejaron un regalo de parte suya, porque así lo quisieron mis padres», destaca Sergio, a quien le ha hecho «mucha ilusión que se haya convertido en entrenador del equipo». Hasta el jueves, esta anécdota había permanecido en el baúl de intimidades que solo comparte con los más cercanos. Entre ellos, Dani Hernández, amigo suyo desde hace años y ahora próximo a lograr el tan anhelado sueño del ascenso con el Tenerife. «Ojalá lo logren;sería un alegrón para todos», completa Sergio.

Más allá de la anécdota y de la inesperada repercusión que ha tenido en las redes, Sergio destaca la esencia de aquel momento. «Esas pequeñas cosas son muy importantes. Es complicado para el jugador cuando estás en un momento de tanta tensión mantener la concentración y evadirte un momento para atender a un niño. Pero esa reacción espontánea, que tuvo Ramis conmigo, puede marcarte para siempre. A mí me marcó. La ilusión que me hizo y cómo me trató... siempre que ha venido un niño, la he tenido en mente», señala. Y dicho todo lo cual, espera que alguien «tan inspirador»para él como el míster blanquiazul tenga suerte en las jornadas que faltan. «Espero que que los resultados sean todos buenos de aquí al final, porque tenemos muchas opciones de playoff... sin descartar nada», asegura Rodríguez desde Milán. También cuenta que no tiene nada claro su futuro profesional y que su situación «puede cambiar en cuestión de semanas, porque el deporte a estas escalas es muy variable». En todo caso, entre sus múltiples preocupaciones está su Tenerife, al que sigue «aún más» desde que está Dani en el equipo. «Tengo los marcadores activados para enterarme de lo que hacen cada fin de semana; lástima que por fechas no me cuadre para ir a la promoción».

Compartir el artículo

stats