Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Derrota siete semanas después

Soriano volvió a recoger un balón de su portería 336 minutos después y el Tenerife vio rota su racha de seis partidos sin perder l> Hoy puede ceder la tercera plaza de la tabla

Soriano lamenta uno de los goles encajados ayer. | | E.D.

Punto y final a la buena racha. El aciago partido de ayer en Anduva dio carpetazo a la mejor racha del Tenerife en toda la temporada. El cuadro blanquiazul llevaba tres partidos consecutivos sin encajar un solo gol –dejó el portal a cero ante Leganés, Alcorcón e Ibiza– y sumaba seis sin conocer la derrota. El tanto de Imanol rompió la imbatibilidad de Soriano 336 minutos después del último balón que recogió de su propio marco. Fue un día infeliz para el representativo, que se alejó mucho de su mejor versión.

E

Dos goles antes del descanso.

Ocurrió en Miranda de Ebro lo que no había acontecido en toda la temporada. El cuadro isleño encajó dos tantos antes del intermedio. Ni en sus peores partidos había ocurrido un descalabro así en los primeros 45 minutos. Los tantos de Imanol y Carmelo dejaron encarillada la contienda para los locales en un abrir y cerrar de ojos. Escenario impropio para el Tenerife, que se ha caracterizado durante toda esta campaña por su fiereza defensiva y por las dificultades que encuentran todos sus rivales para batir a Soriano.

E

Segunda derrota del año.

El Tenerife estaba firmando un 2022 muy plácido. Desde su trasquilón contra Las Palmas no había perdido ningún partido y llevaba seis sin conocer la derrota: ante Amorebieta, Real Oviedo, Ponferradina, Leganés, Alcorcón e Ibiza. Además, el tropiezo en Anduva pone fin a más de 100 días sin tropiezos a domicilio. El último para los de Ramis se había producido en La Rosaleda, por la mínima (1-0) el 14 de noviembre del año pasado. Tras salir indemne del siempre difícil feudo de la Ponferradina, a la que además ganó el average particular, el cuadro isleño había vencido en el campo del colista. Ayer, en Miranda de Ebro, no pudo ser.

E

Peligra la tercera plaza.

Este contratiempo llega en el peor momento posible, en vísperas de un crucial envite contra el Real Valladolid (próximo sábado, 17:15 horas) y después de que justamente el Almería sí despachase con victoria su partido del viernes frente al Fuenlabrada. En función de lo que hoy ocurra en el Valladolid-Amorebieta, el conjunto de Ramis podría ceder su tercera plaza en favor de los blanquivioletas.

E

Su bestia negra.

Hasta ayer, solo la UD Las Palmas había sido capaz de vencer como local y como visitante al representativo. El duelo de Anduva confirma al Mirandés como la otra bestia negra de los blanquiazules. En la primera mitad del torneo, el equipo burgalés había sido el único capaz de remontar a los insulares (1-2 en el Heliodoro). Este sábado en su feudo, se mostraron intratables y fueron mucho mejores que el Tenerife en el estreno de Etxeberria en su campo. Mejor tarjeta de presentación ante su público, imposible.

E

Sin la reacción deseada.

Es verdad que el equipo blanquiazul lo intentó y lo peleó hasta el final, como así le reconoció Ramis a sus futbolistas en sala de prensa. Pero en esta ocasión no llegó un gol milagro en los últimos compases del duelo contra el Mirandés. Hasta el momento, el conjunto tinerfeñista había materializado diez dianas entre los minutos 75 y 90 de cada partido liguero; y que habían arrimado 13 puntos a su casillero. Sin los que estaban en litigio en la tarde de ayer, el sueño del ascenso se complica. Pero aún hay tiempo.

Compartir el artículo

stats