Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amenaza de cierre en el derbi canario

El Tenerife suspende la venta de entradas para el clásico y el Gobierno se reúne hoy para decidir si el partido se disputa a puerta cerrada | En Las Palmas dan por hecho que el encuentro se celebrará sin público

21

Venta entradas CD Tenerife - UD Las Palmas Andrés Gutiérrez

El virus golpea al derbi y podría dejarlo huérfano de público. El Gobierno de Canarias reúne hoy a sus consejeros (8:30 horas) para decidir sobre el aforo del clásico del fútbol canario después de que la jornada de ayer estuviese marcada por la controversia, las dudas y las elucubraciones. Será a mediodía cuando el Ejecutivo adopte una determinación definitiva, pero en todo caso ya es seguro que será un derbi con restricciones. Tanto es así que el CD Tenerife decidió suspender anoche «temporalmente» la venta de entradas. No en vano, mañana se reúne el Comité Interterritorial para restringir aforos a escala nacional.

La jornada fue vertiginosa. Por un lado, la UD Las Palmas anunció que pospone la venta de localidades para la afición visitante ante el temor a que Sanidad prohibiese un desplazamiento masivo de seguidores amarillos, por cuanto las estrictas medidas de seguridad para un partido de estas características se antojan incompatibles con la distancia interpersonal obligatoria para contener el virus.

Tan elocuente como la determinación de los dirigentes grancanarios fue el posicionamiento público de Antonio Sierra, asesor del Gobierno de Canarias, quien se mostró partidario «de no cerrar el derbi, pero sí recortar el aforo porque las mascarillas no protegen al 100% en este tipo de eventos multitudinarios». En declaraciones a Radio Club Tenerife, aseguró que es lo prudente «dejar un asiento libre entre cada butaca ocupada, para así garantizar las distancias».

Pedro Martín, presidente del Cabildo, moduló ayer su discurso. Pasó de decir antes de Nochebuena que era inevitable la puerta cerrada a dejar la decisión en manos de las autoridades sanitarias –la corporación insular no tiene competencias para fijar el aforo– e instó al Gobierno de Canarias a definirse cuanto antes. «Para saber a qué atenernos», matizó Martín.

Las primeras pistas sobre las intenciones del Ejecutivo llegaron con las manifestaciones al respecto del consejero de Sanidad, Blas Trujillo. «Todo el mundo pregunta y es normal. Es evidente que en las circunstancias actuales, el 100% del aforo no puede mantenerse», manifestó. Para Trujillo, la situación epidemiológica invita «no a cancelar los partidos, pero las reglas del juego no pueden ser las que están encima de la mesa». Más tajante fue el epidemiólogo Amós García en Televisión Canaria: «A mí lo que me interesa es salvar vidas, no salvar derbis». En la UD dan por hecho que el del domingo será a puerta cerrada.

Ilusión e incertidumbre a partes iguales

Algunos se mostraban convencidos de que el derbi se jugaría con el Heliodoro a tope y otros muchos ya mostraban serias dudas respecto a las medidas que fuese a tomar el Gobierno de Canarias. El caso es que la amenaza de recortes en el aforo no ahuyentó a los seguidores blanquiazules que formaron colas desde primera hora de la mañana ante las taquillas del recinto capitalino. Se ponían a la venta las localidades para no abonados, que volaron. Las de Popular quedaron casi agotadas. Por la tarde, el club suspendió su venta.

Compartir el artículo

stats