Luis Miguel Ramis casi no habló del partido ante el Real Oviedo, aunque sí se refirió a detalles que fueron importantes y que llevaban nombre propio, como el papel de Suso y el poco tiempo que estuvo sobre el campo, o la lesión de Jorge Padilla, que se retiró en camilla, aunque solo tiene un golpe, «he hablado con el doctor y se ha ido por su pie».

El técnico, en sus últimas respuestas dejó lo mejor de su última comparecencia de la temporada. Presentó las bases que desea para el Tenerife de la próxima campaña, en una rueda de prensa centrada en la cuestión de su continuidad. «Sé lo que quiero para este club y así lo he transmitido, pero es mi opinión. A nivel deportivo, lo que quiero es crecer y mejorar sobre el año anterior. Para mí, es clave tener confianza en un cuerpo técnico y cierta sensación de seguridad en el tiempo. Echen la vista a técnicos que han tenido continuidad, suelen funcionar bien. Pero para eso, hace falta paciencia. En el aspecto deportivo, toca mucho trabajo de cara a la temporada que viene. Hasta ahí, puedo leer. Considero la necesidad de cambios. Creo que la afición y este club lo merece, ya que en tantos años desde su regreso a Segunda División, solo ha estado una vez en playoff. No es fácil conseguirlo, pero de acuerdo a esa idea, creo que el club tiene capacidad para intentarlo», reflexionó el entrenador, que dio por sentado que las dos partes tienen voluntad de llegar a un acuerdo y avanzó que «el lunes quedará todo resuelto, no he hablado con mi representante, porque estaba en dinámica de partido», respecto a su continuidad. «Tenemos que esperar. Todos tenemos nuestro punto de negociación», añadió el tarraconense.

Buena parte de la rueda de prensa giró sobre la figura de Suso y la controvertida decisión de su continuidad en la plantilla. Ramis invitó a los medios a preguntar al jugador sobre su futuro. «Eso se lo tienen que preguntar ustedes a él», aseguró. «Si soy entrenador la próxima temporada, tendré que hablar con la dirección deportiva para ver qué queremos y qué no. Pero no voy a opinar ahora sobre si Suso o no tiene cabida en el próximo proyecto. Tengo una idea, conozco este club y tengo mi propio dibujo. Sé lo que quiero para el Tenerife y así lo he transmitido, pero es mi opinión. Luego, existe la otra parte. A nivel deportivo, uno quiere crecer y mejorar sobre el año anterior. No descubro nada y creo que toca traer a buenos jugadores para conseguir lo que quiero conseguir de este club», dijo.

Ramis admitió que su desempeño no guste a todo el mundo y dijo que «hay crítica, pero entendemos que forma parte de nuestra profesión». Eso sí, fue rotundo al asegurar que se sentía valorado. «Sí, querido y valorado. Nos hemos exigido siempre al máximo. Hemos intentado exprimir siempre al máximo a este grupo de jugadores, con una energía que no queríamos abandonar. Cuando te duermes, podías meterte en problemas, como le ha sucedido a otros equipos. El trato de la isla ha sido sensacional, pero es una pena no haber tenido con nosotros a la afición», añadió el entrenador.

«Al final nos vamos contentos»

El técnico navarro del Real Oviedo hizo una amplia comparecencia en la que se centró en el análisis de la temporada, más que en el partido que acababa de terminar. “El balance que hago de la temporada es el partido de hoy. Hemos visto el resumen de todo el año. Empezamos bien, marcamos, lo teníamos controlado y llega ese tipo de penaltis de VAR, que no digo que probablemente lo sea. Con el partido que hemos hecho, nos vamos con un empate y contentos», lamentó el entrenador asturiano. «Al final, cuando todo estaba en contra, lo hemos empatado porque el equipo nunca se rinde, eso es verdad». Ziganda, más en clave de su propio equipo, valoró que con lo que ha hecho durante toda la temporada no le alcanzó. « No nos ha dado para meternos arriba, pero sí para no estar del todo abajo. Cuando hemos necesitado ganar para engancharnos arriba, no hemos sido capaces. Aún así, el equipo tuvo momentos con chispa y transmitiendo. Nos hemos agarrado al final a la categoría con mucho compromiso y sacrificio, terminó diciendo el técnico visitante.