El campeón defiende su corona

El Lenovo Tenerife intenta revalidar el entorchado para sumar el que sería su tercer título en la Basketball Champions League | El Hapoel Jerusalem, vigente campeón de Copa en Israel, su rival en semifinales

Gio Shermadini y Marce Huertas, durante la sesión de fotos de ayer.

Gio Shermadini y Marce Huertas, durante la sesión de fotos de ayer. / E.COBOS

En 2017 lo hizo en su propia cancha, y hace apenas un año repitió éxito, igualmente dentro de territorio nacional, en Bilbao. Ahora, desde hoy viernes, el Lenovo inicia el asalto definitivo a la que sería su tercera corona en la Basketball Champions League. La verdadera defensa de su actual reinado. Y también con territorio español como escenario, concretamente Málaga. El conjunto aurinegro abre la Final Four de la ciudad andaluza con el Hapoel Jerusalem (16:30 horas) como primer escollo a salvar.

Se las verá el cuadro de Txus Vidorreta contra un rival enrachado –ha ganado 19 de sus últimos 21 encuentros–, actual campeón de la Copa de su país tras doblegar en la final al Maccabi Tel Aviv, al que también se impuso este pasado domingo, y que se planta en el Martín Carpena con un balance de 12-3 en la BCL 22/23. Guarismos sólidos que, sin embargo, no deberían generar más dudas de las necesarias en la escuadra isleña, básicamente porque los canaristas también llegan a esta crucial cita fortalecidos tras sobrevivir a un calvario de lesiones en su rotación exterior.

Refuerzo moral, el de los isleños, que se explica igualmente desde dos vertientes numéricas: la de resultados y la de efectivos para afrontar esta batalla. Y es que en el último mes y medio el Canarias no solo ha logrado plantarse en otra Final Four, sino que además lo ha hecho manteniendo –a falta de dos partidos– la cuarta plaza en la Liga Endesa, aquella que le daría el factor cancha en la eliminatoria de cuartos.

Tras vaciar la enfermería, aterriza el Lenovo Tenerife en Málaga con sus 13 jugadores disponibles. «Con el playbook al completo», como explicaba el miércoles Vidorreta. Y ahí, con su roster sin ausencias, el cuadro lagunero gana muchos enteros y alternativas para desplegar su baloncesto de memoria. Tanto delante como en labores defensivas. Así, la vuelta al ruedo de Sasu Salin devuelve a los aurinegros a su principal referente en el tiro exterior, ya que el finés es de los pocos integrantes de su plantilla al que se puede considedar amenaza constante desde el perímetro. Como igual de relevante debe ser la presencia de Bruno Fitipaldo en el manejo del balón y en las labores defensivas sobre los pequeños del Hapoel, quizá su mayor fuente de peligro.

Persigue el CB Canarias en el Martín Carpena la que sería su cuarta final consecutiva, toda vez que alcanzó el duelo decisivo por el título hace tres meses en la Copa del Rey, una semana antes en la Copa Intercontinental, e igualmente por estas fechas, pero en 2022, cuando doblegó al Hapoel Holon en las semifinales de la anterior BCL. Ahora, los de Vidorreta quieren ampliar su racha en busca de un poker que también lo sería de choques definitivos dentro de la Final Four del torneo auspiciado por la FIBA. Lo hizo en el Santiago Martín hace seis años, repitió en Amberes en 2019, lo mismo que en Bilbao hace algo más de un año. Y solo en la ciudad belga no se alzó el título.

Se las ve el Lenovo Tenerife en estas semifinales con un Hapoel Jerusalem que por fin ha podido asomar la cabeza entre los cuatro mejores. Atrás quedaron varias intentonas fallidas en las que los israelitas habían conformado plantillas de mucho nivel, incluso con jugadores mediáticos, pero sin el resultado esperado. De nada les sirvió tener en sus filas a hombres de postín como el rutilante Amar’e Stoudemire, James Feldeine, J’Covan Brown, TaShawn Thomas y Retin Obasoham.

En este ejercicio 22/23, bajo la dirección del serbio Aleksandar Dzikic, el Hapoel parece rendir por fin a la altura de sus aspiraciones. Lo hace, de nuevo, gracias a una plantilla de muchos kilates y, esta vez sí, con la química necesaria. Un roster en el que destaca especialmente su batería exterior, la encargada de generar buena parte de su juego y en la que brillan Speedy Smith, Brandon Brown, Khadeen Carington y, en el tres, Levi Randolph, nombrado recientemente MVP del mes de abril. Su faro interior es Zach Hankins, un pívot muy móvil, rápido y efectivo en los dos lados de la pista, y que se podría convertir en un quebradero de cabeza para Gio Shermadini. Libra a libra y por profundidad de banquillo, el Canarias debe hacer valer su mayor calidad y plantarse en la final del domingo.

[object Object]

Uno de los puntos débiles de este Hapoel Jerusalem se pone de manifiesto cada vez que tiene que comparecer en el tiro libre. Y es que el conjunto israelí es, con diferencia, el peor de toda la competición desde el 4,60, ya que su efectividad apenas llega a un 63,4 por ciento. El equipo que más se le acerca en errores es el Limoges, con un 72,3% de acierto. En las antípodas queda la fiabilidad del Lenovo Tenerife, que con su 79,2% es el tercero dentro de esta faceta, moviéndose en números muy similares a los que presenta en Liga Endesa.

El hándicap es, si cabe, mayor para el Hapoel Jerusalem al ser el tercer conjunto de la competición continental que en más ocasiones acude a la línea. Prácticamente 20 veces por duelo. Y en este punto de mira desajustado hay un nombre que sobresale por encima del resto, el de Zach Hankins, tan contundente en las finalizaciones cerca del aro, como desacertado en los libres, donde apenas llega al 40% de tiros convertidos. La tara aumenta a tenor que el poste lanza casi cinco por encuentro: 29/71. En la serie de cuartos ante el AEK Atenas firmó un 5/13, y ni en la fase regular ni en el Round of 16 llegó a la mitad de aciertos, dejando partidos para olvidar, como ante el Darussafaka (2/7) y el Bakken Bears (4/11). Solo Levi Randolph (43/53, 81,1%) parece ofrecer cierta fiabilidad en el rival canarista de esta tarde. Que el Hapoel vaya hoy con frecuencia al 4,60 podría ser, en caso de que las cosas se le pongan feas, una solución de urgencias para que el Canarias salga airoso de su semifinal.