Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

El Lenovo Tenerife muestra una gran capacidad de recuperación tras una debacle como la del Joventut

En las temporadas que lleva Txus Vidorreta al frente, tras peder por más de 30 puntos, su equipo reacciona con una victoria

Tras un gran batacazo, los equipos de Txus Vidorreta suelen reaccionar positivamente. Carsten Lauritsen

La derrota del Lenovo Tenerife ante el Joventut de Badalona por 100-68 supuso el pasado jueves un duro palo para la parroquia aurinegra, no solo por la diferencia de 32 puntos en contra, sino por los argumentos de juego exhibidos en un momento en el que se disputa el cruce de playoff por el título. Lo cierto es que el técnico Txus Vidorreta reconoció tras el pitido final estar «decepcionado», señalando la concentración de sus jugadores que más bien habían enfocado el partido como un choque de pretemporada.

Pero si por algo han destacado los equipos del vasco desde que entrena el Canarias es por su gran capacidad de recuperación, su orgullo para reinventarse y mutar tras dolorosas derrotas por más de 30 puntos. En los seis años al frente de los amarillos sus equipos han respondido con victoria. Tras una hecatombe, un triunfo sanador.

Temporada 2020/21. Este año el Lenovo sufrió dos serios correctivos. El primero de ellos en la jornada 35 contra el Urbas Fuenlabrada y un resultado de 98-65, 33 puntos en contra que se pueden justificar, por decir algo, porque se encontraba a las puertas del Final Eight de la BCL y su partido contra el Estrasburgo, que también perdió (86-86), con lo que sumó algo más de frustración. No obstante, tras competición europea le metió un +19 al Bilbao Basket (86-67) y un +31 al Zaragoza (60-91).

Quedó tercero en liga regular, pero en semifinales del playoff le tocó en suerte el Barça, contra el que el Lenovo sufrió la mayor cuerada de la época Vidorreta, 112-69, un doloroso -43. ¿Cuál fue su reacción? Pues vencer en el segundo encuentro del cruce al todopoderoso Barcelona por 80-68, un +12 puntos que enfadó mucho Sharunas Jasikevicius. Los aurinegros reaccionaron y de qué manera, demostrando que el primero de los encuentros fue simplemente una pájara, aunque sí bastante grande.

Temporada 2019/20. Un año antes, también el Barça fue su verdugo. En la jornada 11, los catalanes jugaban en casa e infringieron a los isleños otro serio correctivo, un 103-71, o lo que es lo mismo, una paliza de -32 puntos. En la siguiente jornada el Canarias se recompuso y venció, no sin sufrimiento, al UCAMMurcia por 85-78 (+7); al Andorra, 76-86 (+10); y Gran Canaria, 100-79 (+21).

Temporada 2015/16. En la última jornada de esta temporada, como no podía ser de otra forma, el entonces Iberostar Tenerife se la tuvo que jugar contra el Barça de visitante y el grupo de Txus Vidorreta, en su primer año al frente del Canarias, sufrió el segundo mayor correctivo de su jefatura aurinegra, un 93-58. Un -35. Como era la última jornada, no pudo refrendar una reacción positiva.

En las seis temporadas de Vidorreta los suyos sumaron partidos perdidos por diferencia, pero no basados en resultados escandalosos como los referidos de más de 30 puntos, aunque supo responder en la gran mayoría de las ocasiones.

Algunas de ellas están referidas, al margen de la ACB, a partidos vinculados a la BCL. Es el caso del resultado obtenido contra el Dinamo de Sassari y que perdió por 92-72, choque en el que reconoció Vidorreta no fue nada bueno por un entorno muy flexible con el covid en Italia, pero que con posterioridad supuso 8 victorias seguidas entre las dos competiciones. También el años pasado cedieron ante el San Pablo Burgos y sumaron nueve enfrentamientos más ganados.

Compartir el artículo

stats