Los errores propios condenaron al Sanaya Libby’s durante el partido, para ir siempre a remolque, y en el decisivo tie break para quedarse sin billete para la final ante un Olímpico CCO 7 Palmas con más recursos y más estable en los momentos de duda.

La diferencia inicial estuvo en el saque, dañino para la recepción visitante (10-6), y un lastre con hasta cuatro ejecuciones erradas para las visitantes. Foucher incrementó la renta hasta límites irrecuperables (18-9) propiciando que Juan Diego García agotara tiempos muertos. Con la primera manga en el bolsillo, las amarillas se relajaron en el inicio de la segunda (0-4). Foucher, acertada en el arranque, salió al rescata para equilibrar la contienda (6-6), pero Suárez tomó el mando de la ofensiva visitante para devolver la ventaja a las suyas (14-18).

Para entonces, Llabrés sostenía a su equipo en defensa a la espera del bloqueo. Ni el servicio de Varela, que recortó distancias, evitó la igualada. El dominio del Sanaya Libby’s se mantuvo en el inicio del tercero (2-5, 8-11, 11-14). Habían aparecido Wagner y Jordan con la mejoría en recepción. El servicio de Manzano fue el principio del fin. Varela lo remató en su turno ante la impotencia rival, con Jeanpierre sin acierto. Ni el arreón final de Arredondo (21-20) sirvió ante un resolutivo CCO 7 Palmas.

El cuarto fue para el Haris, dominador casi desde el inicio (4-8, 12-17), pese a la aparición en escena de una acertadísima Arbos (20-19). El intercambio final sonrió a las tinerfeñas. Pero en el quinto volvieron los errores no forzados (4-1, 8-3, 10-5), alfombra roja para las amarillas.

García, orgulloso de sus jugadoras

Juan Diego García, entrenador del Sanaya Libby’s, valoró el partido como “un triunfo del voleibol canario, con puntos muy largos y muy disputados en todo el duelo”. A su juicio, “la intensidad del saque fue una de las claves del partido”. Pese a la derrota, aseguró sentirse “superorgulloso” de sus jugadoras y del rendimiento que habían ofrecido y prefirió pensar “en las siguientes metas, como el playoff, para seguir jugando bien y colarnos en la final de la Liga Iberdrola”.