Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zahara Cantante

Zahara: «Fue terrorífico sufrir unos ataques que nunca entendí»

"Me impacta que en el año en el que estamos aún se intente censurar a una artista", afirma

Una imagen reciente de la artista polifacética Zahara. | | E.D.

Ha sido profesora de los alumnos de ‘Operación Triunfo’, le ha puesto música a la Vuelta Ciclista a España y ha recibido criticas feroces de la ultraderecha. Zahara es una creadora polifacética que en la actualidad promociona el catálogo de canciones que ha incluido en el álbum ‘Puta’.

¿Cómo es la puesta en escena para los conciertos que está ofreciendo en su última gira?

El proyecto se llama La Puta Rave, que nace del disco Puta, y está inspirado en las sesiones de los clubes de Berlín y Londres de música electrónica. Y por eso, inspirado por la electrónica, el objetivo era hacer una fiesta de hora y pico donde la gente pudiera bailar y expresarse libremente. Somos tres músicos y dos bailarinas. Hay música, movimiento, juego de luces, proyección, etc., para crear un show en el que te dejas llevar.

¿Solo las canciones exclusivamente de Puta?

El proyecto nace de ese disco y el formato surge por él, pero recorre toda mi carrera. Serán las canciones más electrónicas de Puta, pero también una adaptación de temas de todo mi repertorio con este sonido para que vayan adaptadas y tengan una coherencia. Lo más antiguo que tocaremos será de La pareja tóxica. Pero, sobre todo serán temas de los tres últimos discos: Santa, Astronauta y Puta.

¿Cómo recuerda su proyecto Zahara eléctrica de 2007?

Era todo lo contrario a lo que haremos aquí. Aquello era una banda de power trío con bajo y guitarra eléctrica, pero ahora es eso mismo con la electrónica.

Usted ha hecho música, pero también ha publicado libros, ha hecho cine, televisión, teatro.

Todo de alguna manera está relacionado. Es el arte, la creatividad, expresarme. Entonces utilizo todas las vías que dispongo para intentarlo al menos. Es verdad que estuve haciendo tele hasta el año pasado, con un programa muy bonito para Movistar llamado Historia de una canción que fue muy emocionante. Pero ahora, durante un tiempo, voy a dejar la tele una temporada porque quita muchísimo tiempo. Y, por otro lado, escribir novelas y poesía está relacionado con hacer canciones porque, de alguna manera, lo que intento es usar una manera de expresarme y utilizar para ello lo que tengo a mi alcance para conseguirlo.

Llama mucho la atención su eclecticismo. En sus discos cada canción es un mundo.

Sí, yo siento eso también. Al final me gustan músicas muy distintas y aunque, en su momento, sí tenía unas influencias más claras de la música americana o cantautora, al final mis canciones van bebiendo de la música que escucho que suele ser variada. Intento aprender de los distintos géneros y ponerlos en mi música. Por eso en mis discos puedes encontrar canciones que viajan de un sitio a otro constantemente.

Pero el concepto que a usted la define como artista, es claramente el de la música independiente o alternativa.

Sí, pero no solo mi música, sino mi manera de trabajar. Desde que monté mi propio sello estoy haciendo las cosas a mi manera.

¿Pero no es contradictorio ser alternativa y tener una canción como sintonía de La vuelta ciclista y ser profesora de cultura musical a los concursantes de Operación Triunfo?

Con lo primero no porque en ese momento yo no era nada independiente. Justo ahí estaba con Universal, y ese fue mi primera disco no autoeditado, mi única incursión en el mundo de las multinacionales. Fue hace ya como trece años y salí bastante desencantada, y de hecho eso me motivó a crear mi propio sello, así que imagínate como acabó. Lo de OT sí que creo que no tiene nada que ver porque lo que yo intentaba instruir o inspirar a los alumnos eran precisamente hacer un viaje por la historia de la música, por aquella que yo consideraba relevante, haciéndoles preguntas que yo consideraba relacionadas con la filosofía musical más que con la historia pura y dura de la música. Me pareció una oportunidad preciosa para liberarme de los prejuicios, que es algo que primero intento siempre aplicarme y luego inculcar. Y creo que fue fantástico por eso. Porque alumnos que en realidad querían hacer canciones, que les gustaba la música, pudieran descubrir cosas que quizás por su propios medios no llegarían nunca. Por eso creo que fue una experiencia preciosa que me llena de aprendizaje también a mí.

¿Le afectaron los ataques que recibió de la ultraderecha por la imagen que presentaba en la gira del disco Puta?

Aunque parece que ese es su modus operandis, atacar sin ningún tipo de criterios, sí, me hizo daño. Al margen de que fueran ataques a mi misma, lo que realmente me produjo impacto fue el que en el año en el que estamos todavía se estuviera intentando censurar una obra artística o un concierto. Me pareció una cosa de otro siglo que habíamos superado y me produce pavor que sigan vigentes prácticas que deberían estar totalmente denostados como es la censura al arte. Reconozco que tuve un apoyo multitudinario y bestial por parte de artistas, de personas de todas las artes, la televisión, el cine. fue un apoyo inconmensurable y precioso que recibí. Pero también se generó como un odio infundado en seguramente seguir la dinámica de odio que estaban promoviendo este partido político. Y en ese sentido sí que fue un poco terrorífico porque me empezaron a venir como unos ataques que no entendía muy bien por qué ya que, al fin y al cabo, lo que yo estaba haciendo con esa imagen era denunciando la presión y la violencia con la que vivimos las mujeres, y el insulto que recibimos constantemente. Y que en lugar de centrar el foco en eso fue sacar de contexto lo que yo estaba expresando sin nigún tipo de base en la realidad. Y por eso fue triste en ese sentido.

Su propio sello, Gozz Records, cuida además al máximo la presentación de sus vinilos.

En un mundo en el que la industria musical funciona tan aceleradamente, en el que parece que todo está basado en el streaming y que la música tiene que ser de consumo rápido, yo sigo apostando por el consumo físico porque creo que te lleva a otra experiencia, a conectar con la música de otra manera, aunque no digo que lo otro esté mal. Pero si al final solo pruebas un único tipo de comida, te estás perdiendo continuos matices y placeres. Y con la música pasa lo mismo. Aunque consumo en formato streaming, sigo comprando vinilos, que es todo un rito ponerlos en casa y por eso invito a los que les gusta mi música que también participen en esos pequeños rituales de placer.

¿Cuál será su nuevo proyecto artístico?

Será con Juno que es un proyecto paralelo que tengo con Martin Perarnau. Y justo el año que viene saldrá nuestro segundo disco. La idea es que Juno se mantenga y de hecho es un proyecto que para mí es especial ya que con él compongo de otra forma, es todo a medias con Martín. Y en este nuevo disco además lo hemos mezclado nosotros. Ha sido un proceso de aprendizaje, de ingeniería de todo y me encanta además que conviva al margen de mis discos más personales, los de Zahara. Y justo ahora, que acaba esta era de Puta y Reputa, que llegue Juno me hace muy feliz.

¿Repetiría su experiencia cinematográfica y teatral?

Fue algo que hice por pura ingenuidad y diversión, Pero a medida que me hago mayor, veo lo difícil que es. Respeto el arte de la interpretación, pero no sé si seré capaz de repetirlo. Me encantó hacerlo, pero por ahora no me veo repitiendo a no ser que sea algún proyecto e concreto.

Suele venir mucho a las Islas.

Me hace mucha ilusión ir. Tengo a mi mejor amiga viviendo allí, Celia, y es un motivo más para alegrarme y tenerla cerquita. Pero es que además, en Canarias siempre me han tratado muy bien.

Compartir el artículo

stats