Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Muñiz Compositor, creador de la ópera ‘Fuenteovejuna’

«Todos nos hemos encontrado algún Comendador en nuestras vidas»

«Admiro a Mozart por su perfecto balance entre la simplicidad y la profundidad», reconoce el compositor, creador de la ópera ‘Fuenteovejuna’

Jorge Muñiz. E. D.

El compositor Jorge Muñiz recibió el encargo de Ópera de Oviedo para adaptar a la ópera Fuenteovejuna con motivo de los 400 años de la creación de la obra de Lope de Vega, una de las obras maestras del Siglo de Oro español. La pieza se representará por segunda vez los próximos 18, 20 y 22 de octubre en el Auditorio de Tenerife en el que será el arranque de la nueva temporada de Ópera de Tenerife.

En Fuenteovejuna el pueblo se rebela contra la tiranía, encarnada en el Comendador y sus tropelías. El argumento, sin duda, merecía contar con su propia ópera ¿Cómo acabó liderando este proyecto?

Cuando propuse una colaboración con la Ópera de Oviedo para desarrollar una nueva ópera tuve carta blanca para poder seleccionar la temática y la historia, algo por lo que les estaré siempre muy agradecido, en particular al director artístico en aquellos años, Javier Menéndez. Por otra parte, para mí, como compositor siempre ha sido muy importante que la música tenga una implicación directa con nuestra sociedad y que exprese una temática muy contemporánea. Siendo el primer encargo de Ópera de Oviedo, quería también que esta obra representara la tradición literaria que nuestro idioma ha desarrollado en la historia. Lope de Vega y su Fuenteovejuna me parecieron perfectos, pues su obra representa unos problemas que por desgracia son tan presentes hoy como lo fueron hace cuatro siglos cuando él la escribió. Además, en el año del estreno de mi Fuenteovejuna se cumplieron los 400 años de la publicación de la gran obra de Lope.

¿Qué considera que fue lo más complicado de esta tarea?

Mi intención nunca fue representar una historia de más de 500 años (los hechos originales se remontan a la última parte del siglo XV), sino el traer la historia a nuestro momento actual. Esto quizá fue el desafío mayor, pues implicaba un acercamiento a la composición que conectara con nuestro público de hoy. Al mismo tiempo, la obra creo que tenía que tener un anclaje en la tradición literaria y operática. Javier Almuzara fue el libretista perfecto, por sus conocimientos profundos de nuestra literatura clásica, su grandísimo talento como poeta y dramaturgo y también por su profundo estudio de la tradición operística.

Ha comentado que su creación es un homenaje a Mozart. ¿Por qué?

Ciertamente mi Fuenteovejuna es mi humilde homenaje al maestro vienés, particularmente en su faceta como compositor de ópera, la cual considero que es la que le mejor define como compositor. Admiro a Mozart como compositor por su perfecto balance entre la simplicidad y la profundidad del mensaje musical. En Fuenteovejuna, me propuse una historia desde el punto de vista Mozartiano de esta manera: ¿Qué pasaría cuando las cosas en Las bodas de Fígaro se vuelven terribles? En cierta manera, mi Fuenteovejuna es una combinación de caracterización, e incluso de la historia de Don Giovanni y Las bodas de Fígaro.

Fuenteovejuna es una ópera del siglo XXI e incluye música actual como el funk o hip-hop. ¿Cómo emplea estos recursos en la partitura?

La estructura de Fuenteovejuna es en arias, escenas, y conjuntos. Esta estructura permite las posibilidades de incluir los géneros populares. Los géneros del folclore contemporáneo me permiten además definir más claramente los personajes. Por ejemplo, el aria cavatina de Laurencia en el primer acto tiene muchos elementos de funk, que es una música muy, como dicen aquí en Estados Unidos in your face, que muestran a una Laurencia muy segura de sí misma.

¿Cree que Fuenteovejuna puede ser una buena forma de atraer hasta las casa de ópera a público más joven?

Creo que él público joven se puede involucrar en los temas de más repercusión de nuestro tiempo por medio del arte y creo que la ópera, por su concepción artística total tiene grandes posibilidades de comprometer a las nuevas generaciones en nuestras cuestiones sociales más importantes. Mozart, como en el caso de su Don Giovanni, ya incluía los géneros populares en sus operas por esta misma razón. En el caso de Fuenteovejuna, creo estos géneros musicales pueden ayudar también al mensaje de la partitura como catalizador social.

¿Cómo fue la respuesta del público en su estreno en Oviedo en 2018?

¡No olvidaré nunca esas funciones! La respuesta del público fue muy emotiva y calurosa, pero también la respuesta de todo el equipo, de nuestra familia de artistas. Me acuerdo que algunos presentes en el público me comentaban que después de las ovaciones al final de las representaciones, y cuando ya había bajado el telón, el público podía escuchar los aplausos y los gritos de bravo entre la compañía (detrás del telón), un testamento de lo unidos que todos estuvimos durante aquellas semanas de trabajo.

La representación en Tenerife será la segunda en la historia de esta ópera del siglo XXI, ¿qué opina de Ópera de Tenerife?

Ópera de Tenerife tiene una magnífica propuesta de programación de gran diversidad y muy atractiva. Su apuesta por la música contemporánea es muy clara. El año pasado programaron una gran opera que a mi juicio se debería oír en más teatros en el mundo, Florencia en el Amazonas, de Daniel Catán. Es de gran inspiración para todos nosotros como compositores el poder ver el auge de la nueva ópera y la música contemporánea en general, tal y como la Ópera de Tenerife está haciendo. Su gran labor en diversificar y acercar la ópera a todos los públicos a través de una programación variada y actual es muy importante. Estoy también muy entusiasmado con la oportunidad de trabajar con la Orquesta Sinfónica de Tenerife, con la que nunca he trabajado antes.

Algunos de sus intérpretes originales repetirán también en Tenerife, ¿es una pieza exigente vocalmente?

¡Estoy muy contento de volver a trabajar con nuestros compañeros de la producción de 2018! En mes y medio de ensayos nos convertimos en una familia y es un honor para mí que interpreten mi música de nuevo. Sí, la obra tiene gran exigencia vocal aunque en diferentes maneras para cada personaje debido a su caracterización. El elenco que Ópera de Tenerife ha escogido es de grandísima solvencia. He de mencionar también no solo a los cantantes, pero también al equipo de producción y musical. Volver a trabajar con el Maestro Santiago Serrate y Miguel del Arco es un lujo, como también lo es trabajar con Sandra Espinosa, Paco Azorín y Juanjo Llorens. Y por supuesto compartir de nuevo el proceso creativo con el escritor Javier Almuzara me llena de satisfacción.

¿Cómo fue trabajar codo con codo con Javier Almuzara, autor del libreto?

Trabajar con Javier durante los tres años de proceso creativo fue una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido en mi vida como compositor. Nos entendemos a la perfección y su conocimiento de la voz y la ópera favorece nuestra colaboración. Recuerdo con gran cariño las múltiples charlas que tuvimos sobre su libreto. Nuestras conversaciones me facilitaron enormemente las escritura vocal con unos versos que son tan bien construidos y tan musicales de por sí.

¿Cómo animaría al público a acudir a la cita de Fuenteovejuna en Auditorio de Tenerife?

Quisiera transmitirles el hecho de que la música contemporánea, y en este caso la ópera pueden establecer una comunicación muy directa con el público. Les invito a que vengan a ver Fuenteovejuna con todos sus sentidos abiertos de par en par, para así poder sentirse inmersos en una historia y unos personajes que son reales como nuestra vida misma. Todos nos hemos encontrado algún Comendador o alguna Laurencia en nuestras vidas. ¿Cúantas veces hemos sentido la necesidad de clamar por justicia por los atropellos que hemos visto? Les invito a todos a disfrutar de una Fuenteovejuna actual, llena de emociones y mucha fuerza.

Compartir el artículo

stats