Las singularidades de las sidras canarias abren la puerta a una futura Indicación Geográfica Protegida o incluso a una Denominación de Origen, según los resultados del estudio liderado por los investigadores del IPNA-CSIC, Eva Parga Dans y Pablo Alonso González, presentados en el IV Congreso de la Asociación Española de Profesionales del Análisis Sensorial.

Para realizar el primer estudio de tipos de la sidra canaria se emplearon 18 sidras: seis canarias, seis vascas y seis asturianas. Un panel de 16 jueces expertos en el producto llevó a cabo una prueba de agrupación basándose en la similitud sensorial de las muestras y un panel de once jueces entrenados realizó un perfilado con las seis sidras canarias junto con una asturiana y otra vasca tipo.

Ahora los pasos serán el desarrollo de las características químicas, además de las sensoriales

Asimismo, se analizaron los parámetros convencionales como grado alcohólico, acidez total, acidez volátil, pH o nivel de ácidos hidroxicinámicos, entre otros, y se determinó con técnicas estadísticas el efecto del origen de las sidras sobre dichos parámetros, recoge una nota del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología.

El estudio mostró que tanto la concentración de ácidos hidroxicinámicos como el grado alcohólico es mayor en las sidras canarias y los investigadores señalan que esto último podría estar relacionado con el clima subtropical en comparación con las sidras peninsulares.

Además, los resultados sugieren que, aunque hay tres perfiles sensoriales de las sidras canarias, uno de ellos es característico y está determinado por la presencia de las notas fruta compotada y pastelería. A la luz de estos resultados, los siguientes pasos del proyecto Sidracan se encaminarán hacia la determinación de características químicas y sensoriales que se deseen fomentar para definir un perfil típico de las sidras del Archipiélago.

En el estudio también participan otros dos científicos del IPNA-CSIC, Joan Roura Expósito y Jana Alonso Lorenzo, así como un investigador de la Universidad de La Laguna, Agustín Santana Talavera, y otro de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Manuel Zumbado Peña.