Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

2000: el año del Carnaval de mayo

La plaza de España acogió un baile de Carnaval, que dio paso a un coso por la Avenida de Anaga, con 150.000 participantes

Dámaso Arteaga, edil de Fiestas de Santa Cruz entre 1995 y 2001. MARÍA PISACA

Un total de 180 delegados de 25 países secundaron del domingo 21 al sábado 27 de mayo de 2000 la convención de la Federación de Ciudades Europeas del Carnaval. La organización, dirigida por Dámaso Arteaga, llevó a los participantes a los locales de ensayo y hasta organizó un coso.

Santa Cruz de Tenerife se convirtió desde el domingo 21 al sábado 27 de mayo de 2000 en la capital de la XX Convención de la Federación Europea de Ciudades del Carnaval (FECC), en la primera vez en la historia que se recreaba el Carnaval fuera de fecha. La capital arrancó el siglo XXI con doble ración de Carnaval, uno en la fecha tradicional –que viene marcada por la Cuaresma– y una segunda convocatoria que le permitió reunir en las calles chicharrera a representantes de las principales carnestolendas del mundo, organizando con éxito un coso por la avenida de Anaga, en el que participaron 50.000 personas y hasta recreando un baile de Carnaval, para 150.000 asistentes.

Un delegado de la embajada holandesa, entre comparseras de Santa Cruz Tenerife en el ‘coso de mayo’. | | RAMÓN DE LA ROCHA

Bajo la dirección de Dámaso Arteaga, quien fuera concejal de Fiestas desde 1995 a 2001, la celebración del Carnaval en mayo le costó a Santa Cruz 40 millones de pesetas, el equivalente a 240.000 euros, casi el mismo presupuesto que destinaba a la organización de los Juegos Municipales o la mitad asignado a las Fiestas de Mayo de ese año.

Domingo 21 de mayo, acogida. El hotel Mencey de la capital tinerfeña acogió una cena de bienvenida a los 180 representantes de las delegaciones que secundaron en la XX Convención de la FECC.

Lunes 22, inauguración. El Mencey acogió por la mañana la inauguración del encuentro de ciudades europeas en Santa Cruz de Tenerife, para seguir al mediodía con la inauguración de la exposición Carnavales del mundo que tuvo lugar en la sala de La Recova Vieja. Ya en horario de tarde, representantes de Barranquilla, Cartagena y Helsinki impartieron sus respectivas ponencias sobre los atractivos de sus fiestas.

«Fue inolvidable. Santa Cruz demostró su capacidad de organización»

Dámaso Arteaga - Concejal de Fiestas 1995-2001

decoration

Martes 23, visita a los locales. Los talleres de trabajo y la recepción oficial en el Ayuntamiento, con Miguel Zerolo al frente, dieron paso por la tarde a la visita a algunos locales de grupos del Carnaval, mientras Cádiz y Brasil protagonizaron las conferencias de por la tarde. El concejal de Fiestas de Cádiz Juan Antonio Guerrero disfrutó del encuentro con Enrique González Bethencourt en la sede de la propia Afilarmónica Ni Fú-Ni Fá. Director del Coro La Salle-La Viña fundado en 1978, le reconoció al padre de las murgas de Canarias que «en 1981 copiamos a la Fufa con el montaje Entre pitos y flautas y dimos el pelotazo».

Miércoles 24, candidaturas. Tras la excursión al Teide por la mañana, se presentaron por la tarde las candidaturas a acoger la convención de la FECC en 2003, que recayó en Ovar (Portugal). San Petesburgo desveló su programa de actos para la FECC en 2001. Santa Cruz de Tenerife y Rijeka centran las charlas de la tarde.

Jueves 25, fiesta holandesa. La Federación Europea de Ciudades del Carnaval celebra por la mañana su asamblea general que da paso a la fiesta Happy orange hour que organizó la delegación llegada desde Holanda.

Viernes 26, baile de Carnaval en la plaza de España. Las orquestas Los Guanches, Maquinaria Band y Sarao Latino animaron el baile de Carnaval de mayo que se desarrolló en el centro de la capital donde no faltaron entonces tradicionales disfraces de peluches, entre geisas, enfermeras... según las crónicas de la época. La cita comenzó a medianoche y se prolongó hasta bien entrada la madrugada.

Sábado 27, coso. Los 180 representantes de 25 países presentes en la convención europea celebrada en Santa Cruz se vieron sorprendidos por la convocatoria del coso bajo la tutela de Dámaso Arteaga. Aunque se llegó a anunciar la presencia de una chirigota gaditana y hasta una pequeña representación de una escuela de samba, la única embajada foránea fueron seis máscaras de estilo veneciano llegado del Carnaval italiano de Lignano, mientras que los dos delegados llegados de Río de Janeiro desfilaron con Danzarines Canarios. Junto a los grupos chicharreros, desfilaron comitivas en representación de las carnestolendas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote. Un grupo de Olot, de Barcelona, fue la única representación peninsular, mientras el presidente de la FECC, Henry Van der Kroon, mostró su sorpresa por la calidad de la exhibición, que combinó el baile de las comparsas con el desfile de las rondallas, en un solo bloque, al ritmo del pasodoble Islas Canarias. Y la joya, la exhibición del Carnaval chicharrero, que reunión a 150.000 personas en la calle.

Una cita histórica

«Santa Cruz organizó en mayo los actos propios de febrero como sede la convención europea de la FECC. Conseguimos cuadrar un fin de semana diferente; a parte del congreso, se montó un Carnaval en la calle. Fue una experiencia inolvidable y una demostración del poder de convocatoria y movilización de Santa Cruz, que demostró su músculo y capacidad de organización, con un municipio volcado. Tuvo una repercusión importante un mes poco habitual y los grupos respondieron fantásticamente y permitieron promocionar el Carnaval de Santa Cruz como una potencia a nivel mundial. Un éxito».

Compartir el artículo

stats