Benito Cabrera, autor del Himno del Centenario del representativo blanquiazul, hizo partícipe a una veintena de murgueros de la grabación de la banda sonora de un año histórico para el Tete.

Fiel al secreto mejor guardado, máxima que preside la labor con la que diseñadores y componentes de los grupos oficiales del Carnaval encaran sus fantasías y repertorios, así se desarrollaron los preparativos del Himno del Centenario del CD Tenerife que le encargó la Fundación blanquiazul al músico y compositor Benito Cabrera, que se presentó el pasado 1 de enero como la banda sonora de los próximos 365 días.

A la música y letra que elaboró antes de verano el míster de las cinco cuerdas, se suma la interpretación, tarea en la que Benito Cabrera –quien fue director musical de Chinchosos, y también Chinchositos, en 1992 y 1993– contó con su segundo entrenador Alberto Méndez El Naranja, que asumió los arreglos, así como de la instrumentación con bajo y guitarras. Como mejor jugador, el cantante lagunero Árgel Campos, una apuesta segura que juega arropado por componentes de murgas de Tenerife, en los coros.

Para cubrir la alineación, Benito Cabrera, en colaboración de Paco Chinea, del estudio Multitrack, confió en Primi Rodríguez, director de Bambones, accionista y fanático del Tenerife desde los 4 años, que hizo las veces de ojeador, para que todas las murgas estuvieran representadas.

Primi se encargó de negociar la cesión con todas las murgas para la grabación de los coros, y finalmente acudieron Pedro Correa El Chino, Pablo Moreno y Lolo Tavío, de Bambones; Pedrito García, de Mamelucos; Víctor Asensio y Acaymo Correa, de Diablos Locos; Alberto Lucas Barrera, de Mamelucos; y Yelén Nolasco, Sonia Armas y Begoña Peña, de Burlonas, quienes integran la alineación para cubrir los puestos de bajo, barítonos y tenores. 

Primi Rodríguez: «Un trabajo de todos». Reitera que el objetivo es que el resultado del trabajo fuera una muestra representativa de todas las murgas de Tenerife, y recuerda que la grabación se cuando la isla se encontraba en nivel 4 –el 22 de junio– por la crisis sanitaria, por lo que se extremaron las medidas de seguridad tales como distanciamiento social y mascarilla, y nunca se superó el número de tres personas en el estudio de grabación. Primi, también miembro del equipo de letristas de Bambones, elogia la letra. «Está genial», admite este incondicional del Tenerife

Víctor Asensio: «La letra llega». El director musical y letrista de Diablos en los últimos 27 años admite que le gusta la letra, después de explicar que la grabación se hizo sobre la marcha. «El Tenerife es el único equipo al que le grito a la tele», afirma desde su condición de aficionado «única y exclusivamente del CD Tenerife», algo que lleva en el ADN. En tono murguero, afirma que «no me importa haberle dado los seis puntos de los derbi a Las Palmas si nosotros subimos a Primera».

Pablo Moreno: «Mejor que el himno de la Sinfónica». Es más murguero que futbolero. Cuando escuchó por primera vez la referencia musical que les puso Benito Cabrera para los coros no llegó a intuir la repercusión, pero tiene claro que este himno es mucho mejor que el que hace unos años realizó Ni 1 Pelo de Tonto, también para Tenerife. Colaborar con Benito Cabrera ha sido una de las mejores experiencias.

Alejandro Lucas Barrera: «Grabamos sobre la marcha». No abonado pero sí aficionado al Tenerife. Había participado en grabaciones de otros temas junto a Pablo Moreno o Pedro Correa. «Primero nos pusieron el arreglo y sobre la marcha aprendimos unos coros sencillos y se grabaron en pocos minutos, por cuerdas», Bajo la supervisión de Benito Cabrera, admite que el trabajo se llevó en secreto, sin divulgar en las redes sociales fotografías hasta que fuera público, como se solicitó. 

Pedro García: «Tenía dudas de que el arreglo llegara a ser el himno». «Estoy orgulloso de ser el desafinaitor del coro», cuenta Pedrito, de Mamelucos, con el humor que le distingue, un abonado de toda la vida, condición que heredó de su abuelo y su padre. «Tenía dudas de que el arreglo que estábamos grabando llegara a ser el Himnos del Centenario», admite, porque solo tuvieron la referencia de las frases que les explicó sobre la marcha Benito Cabrera. Como todos los aficionados, lo escuchó por primera vez el 1 de enero, cuando se estrenó. Elogia la voz del tenor Árgel Campos y se siente está satisfecho por ser copartícipe de este acontecimiento para la historia de su equipo.

Lolo Tavío: «La canción está guapa». Es de los pocos que puede presumir que ha grabado los dos himnos del Tenerife, el del Ni 1 Pelo de Tonto y el del Centenario, de Benito Cabrera, a quien conoce de las murgas, porque fue su director musical en Chinchositos. Acostumbrados a componer y hacer arreglos musicales, este maestro de los pasacalles admite que no fue un reto complicado, en una experiencia enriquecedora.

Sonia Armas, de Burlonas. El Día

Sonia Armas: «Benito nos lo puso fácil; es un artista». Acostumbrada a los montajes de Raquel García y luego Adela Peña, agradece la oportunidad y las facilidades dadas por Benito Cabrera, «que es un artista». Aunque incluso trabajó en el estadio Heliodoro Rodríguez López, es más murguera, pues no le agrada algunas reacciones de los aficionados al fútbol.

Yelén Nolasco: «Me encantó la experiencia». La también componente de Burlonas elogia el trato exquisito dispensado por Benito Cabrera en una grabación que fue «súper amena y súper rápida» A sus 29 años, llega toda su vida en murgas, desde que con seis se inició en la infantil Pita-Pitos.

Acaymo Correa: «Me impresionó el solista». Codirector musical de Diablos Locos, mano a mano con Víctor Asensio, admite la sorpresa que le causó escuchar al solista del Himno del Centenario, natural de La Laguna. Acaymo admira a Benito Cabrera porque es «súper buena gente y sencillo; lo respeto como es un currante». «Creo que al contar con las murgas quería trasladar la sensación de que era la grada quien canta». 

Begoña Peña: "Intuí que iba a pegar". Componente de Burlonas –con la que ha escrito la historia de la última década–, está curtida en grabaciones de las canciones para las últimas galas. Aunque estuvo un poco nerviosa porque no se había adelantado trabajo, celebra las facilidades que les dio Benito. Desde que escuchó el estribillo, intuyó que iba a pegar.

Pablo Moreno, de Bambones; Pedro El Chino, de Bambones, y Pedrito, de Mamelucos, en la grabación de las voces.

Pablo Moreno, de Bambones; Pedro El Chino, de Bambones, y Pedrito, de Mamelucos, en la grabación de las voces. El Día

Al césped

La premisa de que sea un himno de todos presidió también los preparativos de la grabación del vídeo. Así, junto a quienes prestaron su voz, otros representantes de murgas fueron los encargados de dar la cara con el Tenerife en el año de su centenario.

Cinco meses después de la grabación del audio, que se llevó a cabo el 22 de junio de 2021 en el estudio de Multitrack, se llevó a cabo el montaje a pie de césped, que tuvo lugar el 16 de noviembre, cuando fueron convocados. «Holaaaaaa... Recuerdo que mañana quedamos en la calle de Tribuna frente a la puerta central. En vez de 19:30 a las 20:00. Lleven algo del equipo. Graciaaaas por todo». Fue el whatsapp que remitió a los convocados para el vídeo el ojeador del Himno del Centenario.

Luis Maya 'El Medusa', de Mamelucos. El Día

La docena de murgueros que acudió a la cita coincidió en los preparativos con cuatro veteranos de lujo del representativo blanquiazul que también sortearon la correspondiente prueba del PCR previa. Allí estaban César Gómez, Toño Hernández, José Juan y Cristo Marrero, que de nuevo se reencontraron con hinchas como Luis Maya, El Medusa de Mamelucos, y el socio 831 del CD Tenerife, «el único equipo que me hace cantar goles», y al que incluso ha acompañado por diferentes lugares de la geografía insular, explica este murguero ramista, defensor del actual entrenador.

Luz García, de Tras Con Tras El Día

Junto al Medusa, también acudieron a dar la cara por el Tenerife Sonia Armas, de Burlonas, la única murguera que hizo doble en la grabación de audio e imágenes, junto a Eva, de Triquikonas; Jesús Canino, de Ni Pico-Ni Corto; Xerach Ramos, de Diablos Locos; Zeben Arteaga, de Bambones; María Plasencia, de Marchilongas; Luz García, de Tras Con Tras; Fran Herrera, de Desbocados, o José Miguel Otero, director artístico de Triqui-Traques, la formación murguera más antigua en concurso.

Fran Herrera, de Desbocados. El Día

«Toda la grabación duró unos 45 minutos», tanto como uno de los dos tiempos de un partido de fútbol, precisa Luis Maya, quien evita que su pasión blanquiazul le ciegue. «Prefiero ir partido a partido, como el Cholo», explica cuando se le pregunta por el ascenso.

Zeben Arteaga, de Bambones. El Día

El equipo de murgueros que grabó el vídeo tuvo la exclusiva de escuchar el estribillo ya montado del Himno del Centenario de Benito Cabrera, un montaje que llevaron a cabo los profesionales de la imagen Pablo Quintana y José Antonio Jorge, «dos genios» en estos trabajos, según le reconocen.

Primi Rodríguez hace suyo el anhelo de los aficionados: que el año del Centenario coincida con la cuarta oportunidad en la que el representativo asciende a la máxima categoría del Fútbol español.

A diferencia de la plantilla de la voz, que sobre la marcha se aprendió el estribillo sin más referencias musical, el equipo de la imagen tuvo la primicia de escuchar la estrofa que será más coreada en este año: «Tenerife/llevas mi isla en tus pies./Vamos, Tete/ánimo, vas a vencer./Eo, Eo.../¡Blanquiazules a vencer!». La mejor prima, que sea la canción del ascenso.